Archivo de la etiqueta: Volvo B420R

MARCOPOLO PRESENTA SU BUS BIOSAFE EN COLOMBIA

Redacción Colombiabus

EXPRESO BRASILIA HA ELEGIDO EL VOLVO B420R COMO CHASIS

Existe una gran preocupación entre los usuarios del transporte de pasajeros sobre los riesgos de transmisión de Covid-19 y otras enfermedades, que pueden resultar de los diferentes agentes patógenos que pueden circular en los autobuses. Adicionalmente, la pandemia ha cambiado la forma como los pasajeros valoraban a las empresas de transporte y ahora, uno de los elementos fundamentales para elegir con quien viajar, será las compañías que ofrezcan la mejor desinfección, los vehículos equipados con el mayor equipamiento de dispositivos y medidas de bioseguridad.

Con la pandemia Marcopolo aceleró los desarrollos de medidas de bioseguridad y con su divisón de proyectos especiales Next, creó todo el conjunto de soluciones BioSafe que incluyen dispositivos, identificaciones, sistemas de desinfección, divisiones y equipos para mantener distancia social, entre muchas soluciones. En Colombia, Superpolo también ha recibido la transferencia de esas tecnologías y con el apoyo de los proveedores locales que siempre le han acompañado en la fabricación de sus carrocerías, presenta ese conjunto de elementos de bioseguridad en los buses de carretera. Para ello ha escogido el Paradiso 1200 New G7, el autobús de largas distancias más vendido en Colombia, para su mejor cliente del segmento intermunicipal en el país: Expreso Brasilia, que eligió el chasís Volvo B420R que combina respeto por el medio ambiente, alta seguridad y desempeño.

Desde finales de 2019, Expreso Brasilia tomó la decisión de incorporar a su flota que supera los 500 autobuses (inclyendo cerca de 110 vehículos de su filial Unitransco), el chasís Volvo B420R. Actualmente varias unidades ruedan en las rutas de media y larga distancia de la empresa barranquillera. Dotado de un motor diésel Euro 5 de 10,8 litros, con 420HP de potencia y 1989Nm de torque, mueve al vehículo entregando con gran solvencia en todos los terrenos, gracias a un conjunto más liviano en relación a sus competidores. Se combina con la transmisión automatizada I-Shift, y fiel a los valores de seguridad de todo bus Volvo, se complementa con el sistema de frenado electrónico EBS (que controla el ABS, el ASR para regular la tracción, el programa de estabilidad ESP, el retarder y el freno de motor VEB) que reduce además las distancias necesarias para detener el bus y aumenta la vida útil del material de frenos, que cuenta con discos en todas las ruedas.

Exteriormente se distingue de cualquier autobús, por sus adhesivos BioSafe que lo identifican como un vehículo que ofrece un conjunto de dispositivos orientados a la bioseguridad, tanto en el frente como en sus costados. Al abordar se hace una extensión de las medidas de tamizaje y control, con el lector de temperatura automático al acercar la mano al sensor y dispensador de gel antibacterial.

El conductor cuenta con una separación antifluidos en un material de fácil mantenimiento que no le impide la visibilidad y le permite guardar la distancia tanto con el segundo conductor, como los pasajeros. En el pasillo central, marcas de piso indican dónde se encuentra el sanitario y el otro dispensador de gel. Para los viajeros existen dos opciones de separación entre cada silla desarrolladas por el programa BioSafe: una en material flexible del mismo empleado para el conductor y otra con mayor rigidez, en ambas se buscó transparencia para no entorpecer la visibiliad, mantener la separación, eliminar sensaciones de claustrofobia y fácil limpieza. La división más rígida ha sido diseñada para evitar fragmentación o cortaduras en caso de impactos, aunque siempre deben combinarse con el cinturón de seguridad. Para complementar los dispositivos desarrollados por Marcopolo para los asientos de conductor y pasajeros, se ofrece un recubrimiento en una membrana antibacteriana, cuyo ingrediente activo resiste hasta 30 lavadas.

El tratamiento del aire al interior de las cabinas, ha sido considera como uno de los elementos neurálgicos de cara a prevenir la proliferación de bacterias en la zona de pasajeros, debiendo garantizar la inyección de aire renovado con la mayor frecuencia posible y extrayendo el viciado. Por eso en la rejilla de retorno del sistema de climatización, cuenta con un dispositivo de electroplasma que se encarga de eliminar cualquier bacteria, permitiendo que el aire se mantenga limpio y además complementando la capacidad de ingresar aire fresco cada tres minutos.

Los sanitarios podrán utilizarse, considerando que en esta situación de pandemia y el inicio de la reactivación, los viajes deben realizarse de terminal a terminal, sin paradas de servicio, ni detenciones en ciudades intermedias. Cabe recordar que el servicio Premium Plus de Expreso Brasilia se caracteriza por recorrer distancias medias como los 430Km entre Bogotá y Medellín, los 350 Km entre Montería y Barranquilla o las largas como los 960 kilómetros que separan a Bogotá de Santa Marta o los casi 1.300 hasta Maicao, por citar algunos ejemplos. «En estos sistemas BioSafe, se buscó desarrollar soluciones comprobables y de aplicación rápida al menor costo posible, para facilitarle a los transportadores la implementación de los equipos, sin afectar de manera significativa sus finanzas» indicó Juan Carlos Santamaría, Gerente de Ingeniería de Marcopolo-Superpolo.

HEMOBÚS DE URUGUAY: PORQUE LA VIDA VALE

William Marroquín – Fotos: Pablo Chagas

UN PROYECTO ÚNICO EN SU TIPO SALVA VIDAS EN URUGUAY

El límite es el cielo y siempre nos hemos referido a la gran capacidad de los diseñadores para construir «buses a la carta», vehículos pensados para operar como aulas móviles, consultorios, almacenes y todas las aplicaciones que un cliente desee, donde ingenieros y diseñadores ponen a prueba toda su capacidad para construir vehículos funcionales y que pueden llegar a donde otros ni siquiera se atreven a intentarlo.

Una de las aplicaciones donde los vehículos especiales demuestran más su versatilidad, es cuando se construyen para operar como consultorios y hospitales móviles, como el caso del Hemobús, un autobús que opera en Uruguay que fue resultado de un deseo de mucho tiempo de la Fundación Hemovida y el Hemocentro de Maldonado, en el país del este de sudamérica.

Los directivos de la Fundación Hemovida y el Hemocentro de Maldonado, se dieron cuenta que era más fácil ir a buscar a los donantes que esperar a que ellos llegaran a los centros de salud, por eso empezaron a buscar la forma de contar con un vehículo que les permitiera esa facilidad de desplazarse y prestar el servicio de toma de muestras de sangre en cualquier población.

UNIENDO FUERZAS

El hemocentro naturalmente es rodante, pero para permitir que los donantes disfruten de un amplio espacio y con la calidad de atención, para quienes no podían acudir a los lugares para toma de muestras. Para completar los 350.000 dólares que costó la fabricación del autobús, La Fundación Hemovida lideró el proyecto en representación de la comunidad, haciendo aporte de sus propios recursos que sumados a las donaciones, cenas solidarias y carreras deportivas organizadas para recaudar fondos pemitieron la apropiación de recursos para encargar un autobús único en su tipo.

Un chasís Volvo B420R, de los mismos que ruedan en Colombia en configuración 6X2 permite el balance entre desempeño, economía y seguridad para que los médicos, pacientes y equipos se transporten con máximo confort. Cuenta con el motor Volvo D11C Euro 5, de 10.8 litros de desplazamiento que entrega 420HP y 1989Nm de torque, que se entregan a las ruedas a través de la transmisión automatizada I-Shift que hace muy cómoda la operación del autobús doble piso, con todo los sistemas de seguridad activa de Volvo ofrecidos en Latinoamérica.

Para tener el máximo espacio y confort se confió a Marcopolo la carrocería, construida en su planta de Caxias do Sul, cuyo interior fue armado por los especialistas de Noronha Pinturas en Brasil, según las especificaciones del equipo de Hemocentro.

MÁXIMO ESPACIO PARA TRABAJAR

Foto: Gastón Britos

El diseño ha tenido en el recorrido de los donantes desde que abordan hasta que dejan el autobús: en el primer piso, cuenta con sala de espera, seis sillones donde los médicos toman las muestras de sangre de los pacientes, además de un sitio para la recuperación tras el procedimento de recolección de sangre; mientras que en el nivel superior se ubican dos consultorios.

También está equipado con tres heladeras para conservar las donaciones, siete equipos de aire acondicionado, pantallas ambientales de entretenimiento, sistema de audio múltiple, iluminación interior en LED, además del cableado y conexiones a red para garantizar la transmisión de datos. Todo este equipo permite el trabajo con máximo confort de los dos conductores que operan el vehículo, un médico, cuatro profesionales especialistas en hemoterapia y personal administrativo.

El autobús rueda por las carreteras uruguayas durante cuatro días a la semana, en los que puede recolectar en una jornada diaria cerca de 80 donaciones de personas entre los 18 y 65 años de edad. A través de las redes sociales se publica la programación para conocer las provincias que recorrerá y las poblaciones donde se recibirán a los donantes. Asimismo se aprovecha el tiempo de los pacientes para que reciban conocimientos sobre seguridad vial, toda vez que los accidentes de tránsito son una de los principales eventos donde se requieren transfusiones sanguíneas. Un proyecto único en el mundo, que está siendo monitoreado por la Organización Panamericana de la Salud, para extender su aplicación en otros países de Latinoamérica.