Tag Archives: Transaire

SUPERPOLO ENVIARÁ OTROS 80 BUSES ARTICULADOS CON CHASIS VOLVO AL OPERADOR SUBUS DE SANTIAGO

CARROCERÍA GRAN VIALE BRT Y CHASIS B8R NO CAMBIAN

Redacción Colombiabus – William Marroquín

SuBus, operador del sistema Red Metropolitana de Movilidad de Santiago de Chile, que tiene a cargo los corredores de la Unidad de Negocio 2, sigue trabajando en la renovación de su flota de buses. Para continuar con esa actualización, ha apostado nuevamente por la combinación de carrocería Marcopolo con el chasis Volvo y pronto recibirá 80 autobuses articulados adicionales, carrozados en Colombia por Superpolo.

Estos nuevos buses, se agregan a los 200 que fueron carrozados en el año 2020 en las instaciones de Marcopolo-Superpolo, en su planta localizada en Cota, a las afueras de Bogotá. El proceso relacionado con confirmar el pedido y preparar los detalles de la línea de producción, se definió a finales de 2021 y los autobuses están prácticamente listos para ser enviados a Chile.

Los vehículos tienen la misma configuración de chasis-carrocería de las 200 unidades previas construidas en Colombia. La plataforma Volvo B8R LEA (entrada baja – articulado) se acopla a la carrocería Marcopolo Gran Viale BRT. Los propulsores cumplen con la norma de emisiones Euro 6, recordando que Chile fue el primer país de Latinoamérica en implementar este estándar en 2017, haciéndolo una norma para la incorporación de nuevos autobuses en el sistema BRT de la capital Santiago.

El chasis de entrada baja favorece la accesibilidad y se adapta a la altura de las estaciones de parada, complementándose con el sistema de arrodillamiento y la suspensión neumática nivelada electrónicamente. El motor diésel Euro 6 D8K de 7,7 litros de desplazamiento, entrega 350HP y 1.400Nm de torque constantes entre 1.200 y 1.600 vueltas. Para cumplir con todas las reacciones químicas y liberar la menor cantidad de emisiones a la atmósfera, está equipado con: sistema de postratamiento SCR (Requiere AdBlue), filtro de partículas DPF, catalizador de oxidación DOC y la mejora de las reducciones de monóxido de nitrógeno NOx, con el componente ASC.

Para entregar la potencia a las ruedas, el B8R está equipado con la transmisión automática Voith DIWA 864.6, con convertidor de par y 6 marchas para máxima suavidad, confort y productividad. Asimismo, si se busca aprovechar todas las funciones del autobús y profesionalizar a los operadores, el Volvo I-Coaching contribuye con informar de las oportunidades de mejora en los hábitos de conducción e integrarse con una gran cantidad de funciones de la telemática y gestión de flotas Volvo.

Otro componente destacado es el sistema de climatización desarrollado por la colombiana Transaire, que tiene instalado un sistema para buses de 12 metros en un vagón y otro para unidades de 9 metros en el segundo. Esto permite entregar una capacidad de enfriamiento que supera las 200.000 BTU/hora, permitiendo una adecuada extracción del calor y la emisión de aire fresco y seco en el interior, que podrá alojar 34 pasajeros sentados y 116 de pie.

Las unidades ópticas adelante y atrás incorporan la tecnología LED, que son de muy fácil reposición en el mercado de posventa, se usan en otros modelos de Marcopolo como el Torino, ayudando a un costo de operación bajo. El acceso es muy fácil gracias a la plataforma baja y para las personas en condición de movilidad reducida, en la puerta central, se encuenta la rampa de acceso manual, de operación muy sencilla y que ofrece gran practicidad, además comunica directamente con los espacios dispuestos en el interior para quienes viajan en silla de ruedas.

El conductor se encuentra totalmente aislado del salón de pasajeros, gracias a la división cabina completa, que fue mejorada, cambiando la disposición de algunos cristales, que generaban reflejos. Los controles de luces y chasis están a la mano derecha del operador, que desde esta posición puede controlar el sistema multiplex y la climatización.

Las sillas están equipadas con descansabrazos y acolchamiento, una gran cantidad de manijas y asideros para la sujeción de quienes viajan de pie. También existen códigos de color y texturas distintas para los pasamanos y manijas cercanos a los asientos preferentes en rojo. En esta zona los botones de timbre tienen lenguaje braille para invidentes.

El interior también cuenta con puertos USB para recargar los dispositivos móviles, unos espacios para guardar el celular y gran luminosidad aprovechando la luz natural. Cámaras dispuestas en todo el salón de pasajeros y en el puesto del operador para informar todo lo que sucede en viaje, sistema de amplificación interna y conexión para micrófono. También está equipado con señalética y mensajes de advertencia sobre la altura del bus, el manejo del aire acondicionado, y accesos al vehículo.

SuBus, operador chileno que los recibirá, es una compañía que inició actividades en 2004, cuenta con cerca de 5.600 colaboradores y 1.300 autobuses, para atender más de 50 recorridos por la capital chilena. Conformada por capital colombiano, pues tiene el respaldo de Fanalca, desde sus inicios ha confiado en los chasises Volvo para su flota de vehículos padrón y articulado. Por otra parte, los autobuses han sido carrozados mayoritariamente por Marcopolo, provenientes tanto de la planta de Caxias do Sul (Brasil) como de la fábrica de Superpolo en Cota (a las afueras de Bogotá).

Este pedido de ochenta unidades, reafirma la capacidad de las instalaciones colombianas para atender grandes volúmenes de operadores del exterior. Recordemos que en 2011 Marcopolo Superpolo, entregó cerca de 1.200 autobuses para el sistema MiBus en Panamá sobre chasis Volvo. Siguieron otras órdenes importantes como los 80 Torino biarticulados para Quito, que se enviaron en 2016 y los 200 articulados que salieron de la planta de Cota con destino a SuBus en Chile, todos ellos con una gran cantidad de proveedores y mano de obra locales, que contribuye a la generación de empleos de calidad.

POLARIS: EL MODELO QUE SALVÓ A UNA CARROCERA DE SU DESAPARICIÓN

RETROVISOR REVISTA LATINOBUS – EDICIÓN 46

Redacción Latinobus – William Marroquín

Hace veinte años la situación para muchos carroceros nacionales era muy difícil, pues el país venía recuperándose de la peor crisis social, de orden público y económica de la historia hasta la derivada de la pandemia, ocurrida a final del siglo 20. Los constructores que se habían concentrado en la producción de autobuses de carretera, vieron como su actividad se redujo a su mínima expresión, mientras otros gracias a su portafolio para el segmento urbano no perdieron ritmo. Justamente en esta época, los grandes fabricantes brasileños llegan a Colombia, trayendo su conocimiento y capacidad de fabricar grandes volúmenes en todos los segmentos del autobús.

En la ciudad de Duitama, en el corazón de Boyacá, su constructor más grande y representativo, con casi 25 años de historia, se resiste a morir. La crisis económica, social y de orden público de 1999 la había obligado a reducir el tamaño de la empresa, su producción y adicionalmente, a solicitar admisión en concordato para honrar compromisos con acreedores y definir un plan de salvación. La situación empeoró al no llegar a ningún acuerdo y el fabricante entró en proceso de liquidación en septiembre de 2001.

En 2002 llega el Gerente Liquidador nombrado por la Superintendencia de Sociedades, obviamente con la intención de cerrar la compañía, pero al interior de ella, existían personas que consideraban que la empresa podía ser viable en un futuro, pese a las dificultades del momento.

En 2003, el fabricante consigue una autorización especial del ente de control para producir carrocerías en medio de ese proceso, también aceptada por el liquidador. Y en septiembre del mismo año, se convoca nuevamente a los acreedores presentándoles una nueva propuesta, logrando ser aprobada por las partes implicadas.

UN BUS PARA ASEGURAR EL FUTURO

Pese a todas las dificultades y a la amenaza permanente del cierre definitivo, siempre se mantuvo la apuesta por un mejor futuro. Por eso la visión y el conocimiento a través de un proyectista externo, trabajaron en la investigación de las formas, el desarrollo y la maduración de un proyecto que permitiría tanto la recuperación como el fortalecimiento de la compañía en los años venideros: el Polaris.

Un modelo completamente nuevo que compartía pocas piezas con su modelo predecesor, el famoso Premium. Resistencia y durabilidad del conjunto, piezas termoformadas, interior sin cabina para separar espacios de conductor y pasajero, nueva gama de tapices, y los portapaquetes en cristal templado, fueron rasgos distintivos.

Siempre en su ADN formal los trazos rectos y angulosos hacían parte del diseño, mezclados con detalles curvos y orgánicos; los espejos en forma de oreja, el panel de instrumentos en fibra de vidro y el piso a doble altura, sumaban a la ecuación que apuntaba a convertirse un éxito en ventas.

Un primer bus que fue entregado un 7 de diciembre de 2003 al mejor cliente de la carrocera a lo largo de la historia: Copetran, compañía que le apostó con toda confianza a este nuevo desarrollo, en medio de las dificultades económicas del constructor. Tan marcadas, que no tenía recursos para acceder al chasis que sirviera para montar el prototipo. La cooperativa santandereana nunca perdió la fe en el constructor duitamense, poniendo a su disposición un chasis Chevrolet LV150 que permitió al modelo ver la luz.

ALTA ADAPTABILIDAD

El nuevo Polaris se convirtió rápidamente en uno de los estandartes de la respuesta nacional a los grandes constructores brasileños que habían iniciado con el suministro de carrocerías para los sistemas BRT de las ciudades colombianas, pero que también estaban ganando importante aceptación en el segmento de buses de carretera.

El modelo gustó de inmediato y tras Copetran (que recibió la primera unidad), fueron llegando pedidos de otras de las compañías que siempre tuvieron autobuses del constructor duitamense en sus flotillas: Expreso Bolivariano, Coflonorte, Expreso Brasilia y Cootransbol montaron sus órdenes de inmediato.

Gracias a esa aceptación por parte de los transportadores de carretera, el carrocero boyacense pasó de vender 35 unidades en 2003 a lograr un número que les permitió alcanzar el suficiente flujo de caja para contribuir con el pago de las deudas y aumentar la planta de personal de 60 a más de 200 colaboradores, para cumplir con los pedidos que iban aumentando.

Adicional al chasis LV150 de Chevrolet, también llegaron bastantes órdenes sobre el Mercedes-Benz OH1636 para las rutas largas y en servicio especial, pedidos para CHR7.2 y Hino RK1J. Inicialmente se fabricaron con el sanitario en la mitad, manteniendo la propuesta del constructor duitamense desde los tiempos del famoso Royal Class de 1993.

El Polaris fue la primera carrocería de un constructor 100% colombiano, que logró montarse sobre los chasises Scania. En 2005 un K124IB, ordenado por Flota Occidental saldría de la planta y rápidamente, recibirían la aprobación de la marca sueca para incorporar al catálogo de opciones el K360.

“La mayor dificultad para lograr la homologación de Scania, es que nos veían muy pequeños, la carrocera tiene mucho prestigio y peso en Colombia, pero a nivel internacional tenemos poco reconocimiento. Ese fue el problema para acceder a ellos y que nos permitieran siquiera comenzar el proceso de homologación, tuvimos que perseguir mucho, pero una vez que estuvieron en la planta, las cosas fueron relativamente fáciles porque a nivel técnico nos encontrábamos muy bien”. Recordaba Leonardo Gutiérrez en visita realizada por Colombiabus a las instalaciones de la carrocera en marzo de 2008.

CIFRAS EN NEGRO

2006 continuó en esa tendencia de reactivación del transporte por carretera, el interés de los empresarios para renovar las unidades que aún tenían de los años noventa en sus flotillas y con pasos firmes hacia la recuperación económica del carrocero boyacense. Un ligero retoque frontal para el Polaris, con nuevo juego de luces delanteras y definitivamente la reubicación del sanitario en la parte trasera.

Tres nuevos chasises engrosan las opciones para el transportador con el Volvo B7R y el Mercedes-Benz O500RS (que convivió por cerca de un año con su predecesor OH1636) y el OH1420 para rutas cortas y servicio especial. La resurrección de la carrocera (Que estuvo al borde del cierre) llegó en 2007, con su total recuperación económica y alcanzando niveles históricos tanto de unidades producidas como vendidas que permitieron pensar con más tranquilidad en el futuro.

Pese al éxito del modelo, la gran aceptación del mismo con empresas que por primera vez incorporaban autobuses construidos por el fabricante boyacense, surgían rumores respecto a actualizaciones y cambios. Pero la fábrica sabía muy bien todo lo que podía seguir ofreciendo su propuesta “El Polaris fue el que nos salvó de la muerte, no lo queremos cambiar pronto, sí queremos mejorar cosas basándonos en resultados de lo que nos cuentan los clientes, de quienes recibimos información todo el tiempo”. Recuerda Leonardo hace 14 años.

LA INTERNACIONALIZACIÓN

Coincidiendo con esa recuperación, comienzan a rodar varios proyectos de alianzas internacionales y desarrollo de modelos para otros segmentos. En ese tiempo, se asumía la distribución y el soporte para Colombia de las unidades de climatización Hispacold (fabricadas por el grupo Irizar español), que también estuvieron instaladas sobre el Polaris.

Aunque la demanda de autobuses de carretera en Colombia disminuyó en 2009, la compañía se puso a trabajar en la recuperación de sus negocios en el exterior, con la mirada a Venezuela y Ecuador principalmente, si bien el entorno político frenó la iniciativa, sí se lograron ventas en Centroamérica, concretamente en Costa Rica.

Polaris sería la base del Spirit, que lo sucedería, siendo presentado a finales de 2011 y aún en producción. Continuó con su gran adaptabilidad, pues se ofreció con dormitorio del conductor contiguo al eje trasero, estuvo disponible en versiones más largas alcanzando los 13,2 metros de longitud, para quienes buscaran máxima capacidad. Los chasises Scania K360 y K400 con transmisión automatizada Opticruise, así como el Chevrolet LV152 que también sirvió de base para la carrocería.

Copetran, Expreso Bolivariano, Coflonorte, Autoboy, Flota Sugamuxi, Cootransbol (Líneas Concorde), Omega, El Rápido Duitama, Flota Magdalena, Continental Bus, Transipiales, Cootranar, Expreso Palmira, Flota Occidental, Coonorte, Rápido Ochoa, Cootransuroccidente, Profesionales del Transporte, Trasan, Flota La Macarena, Autofusa, Cootranshuila, Velotax, Cootransmagdalena, Cotrans (Málaga), Expreso Brasilia, Unitransco, Transportes Arimena, Tax Meta, Berlinas del Fonce, Costa Line, Trans Cables, Lidertur, Transturismo, Empresa Arauca, Especiales Cóndor, Flota Valle de Tenza, Cootragua (Super Star), Gómez Hernández y Cooperativa Torcoroma, entre otras, fueron las empresas Colombianas que durante los 13 años que estuvo el modelo en producción, se dieron el gusto de tenerlo en sus flotillas. Muchos de esos Polaris, siguen activos y con buena aceptación en el mercado del usado.

El último Polaris, saldría se la línea de producción en octubre de 2016, sobre el chasis Scania K400, encargado por Flota Occidental, curiosamente la primera compañía que había apostado por esa combinación, en 2005. Un modelo cuyos valores de confiabilidad, resistencia, sencillez, aceptación en todas las regiones y buen valor de reventa le han permitido perdurar por casi 20 años, estando vigente en las flotillas de muchas empresas de transporte.

Un autobús que salvó al constructor boyacense de su desaparición y la devolvió a sus mejores resultados económicos, fue uno de los super ventas de su categoría por varios años y marcó una filosofía para la marca, al transformarla en Un Proyecto Basado en las Personas.

ARTISTA JOAQUÍN GUILLER ESTRENA BUS MARCOPOLO NEW SENIOR 680

Reportaje Revista Latinobus – Charlie Rodríguez

OTRA FORMA DE VER LOS MINIBUSES DE MARCOPOLO

Joaquín Guiller siempre estuvo cerca del espectáculo, aunque viendo los toros desde la barrera. Por cosas de la vida, su camino se alejó de los escenarios, y se convirtió en árbitro de fútbol, siendo el juez más joven de la liga nacional en el año 2002. A pesar de ello, el destino tendría una sorpresa adicional para este antioqueño de pura cepa, que hoy en día se destaca como figura de la canción popular, alcanzando amplio reconocimiento por éxitos como “Te lo perdiste”, en cuyo video aparece como protagonista Faustino “El Tino” Asprilla.

Gracias a su reconocimiento, las giras a nivel nacional no dan tregua, y que mejor inversión para poder llegar con estilo a sus presentaciones, que un vehículo hecho a la medida, en este caso, un Marcopolo New Senior 680, montado sobre el chasis NPR de Chevrolet.

El microbús, con capacidad para 22 pasajeros más conductor, ha sido
preparado con dos lugares especiales, dotados de sillas tipo Leito (las mismas que se usan en el primer piso de los buses de dos plantas) y 20 asientos Ecosoft 960, además de portapaquetes, puntos de carga tipo USB en cada laza, aire acondicionado y ventanas polarizadas.

Este microbus esta dotado de todo el espacio y confort para que viaje el artista y su banda. Justamente pensando en ellos, las bodegas laterales y posterior han sido maximizadas en capacidad, con el fin de poder llevar los equipos, vestuarios y todo el material que requieren las presentaciones del artista, quien ahora podrá llegar con confort y seguridad, a los más apartados lugares de la geografía antioqueña y por
supuesto, a todos los rincones del país.

Con este vehículo, Superpolo da una muestra más de su capacidad de adaptación y de el ingenio de su equipo de desarrollo para entregar
soluciones a la medida.

BUS ANTI-COVID DE TRANSTEC, TAMBIÉN SOBRE CHASIS FUSO 7.5

Redacción Colombiabus

RENOVACIÓN DE AIRE IGUAL COMO OPERA EN UN AVIÓN

Después de más de un año de pandemia, muchas son las enseñanzas que nos ha dejado la “nueva normalidad”. Entre ellas, que el manejo del aire al interior de los espacios cerrados es vital para mantener un ambiente sano y así garantizar la salud de quienes lo ocupan.

Automotores La Floresta, concesionario Daimler para las marcas Mercedes-Benz, Freightliner y Fuso, de la mano del carrocero local Non Plus Ultra, se han tomado en serio la protección de los pasajeros, ofreciendo el primer microbús Fuso 7,5 equipado con el sistema avanzado de renovación de aire Biobus de Transtec, Diseño e Ingeniería.

Este sistema emula el manejo del aire acondicionado que se hace en los aviones, generando un flujo vertical que “barre” los aerosoles producidos por la respiración de los pasajeros, expulsando el aire viciado hacia el exterior del autobús, de acuerdo con intervalos cíclicos, que coordinados electrónicamente con el sistema de aire acondicionado, permiten mantener una adecuada temperatura al interior del habitáculo, mientras se libera el ambiente de partículas bacterianas y virales.

“Biobus cuenta con una serie de ductos en la parte inferior del autobús, que absorben en cuestión de segundos, el aire contenido al interior del habitáculo. Este sistema puede ser instalado tanto en vehículos equipados con aire acondicionado, como en unidades que no cuenten con la unidad de climatización. Biobus no altera el espacio interior del vehículo, no reduce la capacidad de los portapaquetes, ni requiere de complejas modificaciones al interiores de la carrocería” afirma Nelson Perilla, Director de Ingeniería de Transtec.

Como sistema complementario, Biobus cuenta además con dispositivos de tamizaje a la entrada del autobús, como termómetro infrarrojo, dispensador de gel antibacterial activado por sensor y hasta un sistema de desinfección de calzado, que pueden ser instalados a pedido del cliente, no sólo en el microbús de 19 pasajeros, sino en cualquier vehículo de la línea de pasajeros de Daimler, ya sea Bus, Buseta o Microbús, para servicio urbano, especial e intermunicipal.

Biobus Fuso, tecnología al servicio del transportador, y una iniciativa de Automotores La Floresta para acompañar a los transportadores en los procesos de reactivación del sector.

Para conocer más detalles de Biobus, les invitamos a ver este video:

VOCES ENCONTRADAS EN PROPUESTAS PARA LICITACIÓN DE SISTEMA RED EN CHILE

SORPRENDIÓ AUSENCIA DE ENEL Y ENGIE EN LAS PROPUESTAS

Redacción Colombiabus – Portal Movilidad

Hace pocos días fueron presentadas las distintas ofertas para la licitación de provisión de flota para el servicio complementario del Sistema Red, en Santiago de Chile, con cerca de 23 proponentes. Dentro del proceso, hay datos que llaman la atención tras conocerse el tipo de tecnologías que concursarán y quienes estarán en la pelea por adjudicarse el suministro de los autobuses.

“Es positivo que una autoridad se organice para realizar una licitación y que tenga propuestas”, Indicó Támara Berríos, Country Manager de BYD Chile, quien además manifestó que la primera gran barrera son las ofertas y en este caso está superada.

También hay que mencionar que las ofertas que se presentaron corresponden marcas que ya tienen tradición y experiencia, no hubo mucho espacio para nuevas y las postulantes dominan las calles de Santiago. La mayoría ofrecen tecnología diésel con vehículos diésel de fabricantes europeos y brasileños, junto a dos marcas chinas de buses eléctricos.

Las exigencias de la licitación demostraron que estaba hecha para empresas maduras en el mercado y que tienen la posibilidad de conseguir el financiamiento a la altura de lo que se pidió. Es lo que finalmente ocurrió, tanto para el caso electromovilidad como para diésel. Lo anterior confirma el interés tanto de mantener la convivencia con los dos tipos de tecnologías que más le interesan a los actores del proceso, dejando de lado al gas.

También parece evidenciarse que la licitación está orientada a que las marcas con mayor respaldo económico y con más músculo para enfrentar la contracción económica mundial son las que concursarán por quedarse con los contratos. Así las cosas, será una competencia de viejos conocidos, con dos de las cinco marcas de buses eléctricos que ruedan en Chile.

Lo más sorprendente de este primer capítulo en la pelea por la provisión de la flota de buses de la capital chilena, es encontrar que no se presentó ninguna de las empresas energéticas que están metidas en electromovilidad, es decir, ni Enel ni Engie. Estas multinacionales, que han estado acompañando proyectos de electromovilidad en otros países, que además históricamente fueron parte de ese negocio y anteriormente habían manifestado su intención de participar.

“Un posible agotamiento de un modelo financiero asociado a empresas que no son del área financiera o una segunda etapa en esta misma área financiera donde se requiere una robustez, que solo la tienen inversionistas o instituciones financieras” manifiesta Barrios. Sus palabras ratifican un reto en esa licitación chilena y es convencer a los financiadores de aportar recursos para los proyectos sin que exista total claridad sobre la cantidad de buses que pueden pedirse.

TRANSAIRE LLEVA BUEN CLIMA A CHILE

William Marroquín – Redacción Colombiabus

SU EQUIPO PARA BUSES ARTICULADOS NACE CON ÉXITO

Transaire, el fabricante colombiano que inició operaciones en 1992, dedicándose a la distribución y soporte de unidades de aire acondicionado para buses Thermo King y Carrier, y desde hace varios años líder absoluto en el segmento de climatización para transporte de pasajeros en C, ahora muestra sus pretensiones como gran aliado de los sistemas BRT de las ciudades latinoamericanas que buscan una óptima temperatura de las cabinas de sus autobuses.

La respuesta de Transaire es su unidad K4-3LT pensada para los autobuses articulados que, basa su efectividad en el compresor Bock FKX40/755, ofreciendo cerca de un 18% más potencia que el compresor de su tamaño inmediatamente anterior. Asimismo el equipo está pensado para instalarse en autobuses que se caracterizan por su bajo nivel de giro del motor durante su operación, ayudando a generar la menor cantidad posible de emisiones.

Foto: Transaire

Gracias al compresor, el sistema en un bus articulado puede ofrecer una capacidad de intercambio de calor de hasta 225.000BTU/h, lo que supera la capacidad un acondicionador de aire de un bus de 12 metros, sumada con la de una unidad para autobús de 9 metros. El sistema también puede ofrecer en opción sistema de calefacción para el área del operador.

El sistema ha sido estrenado en las 200 unidades Volvo B8RLEA articulado carrozadas en Colombia con el modelo Gran Viale BRT de Superpolo, que están siendo entregadas en Chile a SuBus, operador del Sistema Integrado de Movilidad (RED) de Santiago, donde se cumple la premisa de un bus urbano de bajo nivel de giro del motor y muy bajas emisiones, gracias al propulsor Euro 6 que equipa la nueva flota de vehículos articulados.

Las nuevas unidades también equipan un grupo de nuevas unidades de autobuses articulados que incorporó GIT Masivo, operador del sistema MIO de la ciudad de Cali, en este caso teniendo al chasís Volvo B340M como plataforma, con el mismo modelo de carrocería Marcopolo que las unidades entregadas en Chile.