Tag Archives: Flota la Macarena

AUTOBUSES AGA 45 AÑOS: UNA HISTORIA CONTADA POR LOS MODELOS DEL FABRICANTE BOYACENSE

MODELOS FAMOSOS DE LA INDUSTRIA CARROCERA LOCAL

Retrovisor Revista Latinobus No. 51 – William Marroquín

El crecimiento de la actividad siderúrgica durante los años cincuenta en Boyacá, llevó de la mano al sector transportador, pues la población comenzó a desplazarse del campo a los centros urbanos. Las empresas incorporaron buses más modernos, con carrocerías metálicas e importados de Norteamérica.

Posteriormente, hombres de la región desarrollan localmente carrocerías metálicas, ofreciendo  mayor resistencia y confort, adaptándose a las vías de aquel entonces. Don Armando Gutiérrez Acevedo, fue uno de esos visionarios que quería construir autobuses de alta calidad y formar una cooperativa de industriales en Duitama.

AGA Premium – Chevrolet CHR7.2 / Foto: William Marroquín

En el corazón de Boyacá, en las afueras de Duitama, nacen simultáneamente ambos proyectos: la Ciudadela Industrial que acogería esos empresarios y Autobuses AGA, fabricando su primer autobús, entregado un 10 de junio de 1977.

Desde ese entonces han quedado historias de confiabilidad, resistencia, buenos viajes y también la capacidad de una compañía para sobreponerse a momentos difíciles. Demostrando que, por encima del fabricante de autobuses y autocares, existe un proyecto basado en las personas, que en estos 45 años cuentan sus creaciones.

1977 – COMIENZA UNA HISTORIA

1977 – AGA de Lujo – Chasis Dodge P900 / Foto: Autobuses AGA

Atendiendo un pedido de Copetran, se hizo realidad el sueño de Don Armando Gutiérrez de tener su propia fábrica de buses e impulsar el proyecto de la Ciudadela Industrial en Duitama. Amplios ventanales rectos, la ventanilla triangular que acompañaba al escalón de techo y marcaba las dos alturas, unidades ópticas frontales rectangulares, panorámico curvo, asientos reclinables y tapizados en hule que simulaba el cuero fueron tan famosos como su resistencia. Carrozado sobre Dodge P900, el primer chasis de motor trasero concebido para Colombia.

1978 – MÁS VERSATILIDAD

1982 – AGA versión bus “Trompón” – Chasis Chevrolet B60 / Foto: Autobuses AGA

Un año después del primer autobús, aparecen las versiones sobre plataforma de camión Dodge 600 ubicando al conductor sobre el eje frontal para más espacio “machaca” y las busetas para servicio urbano acopladas al Dodge 300. Con el cambio de Chrysler a General Motors en Colmotores, el bus tipo trompón con chasis Chevrolet B60, recibe al modelo de AGA, que también destacaba por su ventana triangular entre la puerta de acceso y demás ventanales.

1989 – Chasis Chevrolet CHR580 / Foto: Autobuses AGA

Para 1984 desaparece la ventana triangular que marcaba las dos alturas en los buses Pullman y se hace una actualización para acoplarse al legendario chasis Chevrolet CHR580, que aceleró el desarrollo de modelos de lujo en la época En 1988 se actualiza la planta, incorporando nuevas máquinas para corte y doblado de láminas.

1990 – SUPERAGA

AGA SuperAga – Chevrolet CHR580 modelo 1991 / Foto: Daniel Santamaría

Queriendo estar dentro de la tendencia de fines de los ochentas e inicios de los noventa, el SuperAGA se distinguía por un nuevo frente más redondeado y aerodinámico, sin necesidad de grandes voladizos delanteros, garantizando la estabilidad. Atenta al crecimiento de los servicios preferenciales de la época, con mayores comodidades a bordo, AGA ofrecía la opción del sanitario ubicado detrás de la puerta de acceso de pasajeros.

1993 – ROYAL CLASS

1993 – AGA Royal Class – Chevrolet CHR580 / Foto: Autobuses AGA

Resultado de investigaciones realizadas en Europa, el AGA Royal Class creó una tendencia seguida por otros constructores locales: Superior, Invicta, Suprema, Jota Jota, Laser, Indubo, Satélite y JGB, todos ellos desarrollaron sus versiones “europeas”. Ideas como los trazos rectos, sanitario en la mitad, interior sin división cabina, enorme panorámico, ventanales sin paral ni correderas y forrado exterior sin remaches, lo convirtieron en una de las creaciones más famosas de la historia colombiana del autobús.

1995 – DINAPOLIS

AGA Dinapolis – Mercedes Benz O1318 / Foto: Charlie Rodríguez

Desarrollado a partir del concepto Royal Class, adelantándose a los sistemas masivos que pocos años después llegarían para quedarse. Pasillo central amplio, gran luminosidad interior, asientos de alta resistencia, pasamanos y manijas al alcance de todos, se convirtieron en soluciones ahora comunes en los buses de transporte masivo. También tuvo aceptación en servicio especial e intermunicipal; carrozado sobre Mitsubishi RP118, Chevrolet LT500 y CHR660 y Mercedes-Benz O1318 (algunos con transmisión automática Allison MT643).

1997 – DIFERENTES SEGMENTOS, UN MISMO ESTILO

Una actualización del Royal Class con un frente menos inclinado, ventanales sellados, nuevos conceptos de diseño estructural aplicados por primera vez en el país y uso intensivo de dispositivos de conformado. Uno de los buses de carretera preferidos por el transportador de final de siglo, también sería exportado a Venezuela.

AGA Premium – Chevrolet CHR660C / Foto: Autobuses AGA

Los conceptos aplicados en los modelos Royal Class y Premium continuaron ampliándose a toda la gama; primero, con la buseta Futura de gran versatilidad, apto para segmento urbano, pero también aceptada en servicio turístico e intermunicipal de cortas distancias, los grandes ventanales en una sola pieza y el enorme panorámico siguieron marcando personalidad.

AGA Futura – Mercedes-Benz LO814 / Foto: Autobuses AGA

Esos detalles también estaban presentes en el bus Hércules, con el arquetipo del bus trompón sobre el Chevrolet B70 combinando fortaleza y confort en las carreteras. La llegada de estos tres modelos coincide con la gran crisis económica y de orden público de final de siglo veinte, que mermaron a su mínima expresión, el interés de los transportadores por los buses de carretera.

AGA Hércules – Chevrolet B70 / Foto: William Marroquín

1998 – PRISMA

AGA Prisma – Chevrolet NPR / Foto: Óscar Flórez

Un modelo que debe su nombre a los trazos rectos, sus formas angulosas y los grandes ventanales planos en todas las esquinas, combinándolas con acabados funcionales y resistentes al trato diario, para el servicio urbano y cercanías. Gran ajuste de carrocería, bajo peso y adaptabilidad a las necesidades de las ciudades con economía de operación.

1999 – MASTER

AGA Master – Chevrolet LT500 / Foto: Autobuses AGA

Una versión económica del Premium con interiores más funcionales, puerta de pasajeros plegable, concebida para transporte de cercanías que tuvo mejor acogida en servicio especial, escolar y empresarial. Con los chasises Chevrolet LT500 y su sucesor CHR7.2 combinaría resistencia, sencillez y confiabilidad insuperables.

2000 – VENUS

AGA Venus – Mercedes Benz Sprinter 412D / Foto: Autobuses AGA

Las vans de origen norteamericano hicieron furor iniciando los noventa, pero a finales de la década su alto consumo, sus condiciones de marcha aptas para rutas diferentes a las colombianas y sus problemas de soporte, las desplazaron por los vehículos europeos. La Sprinter 412D en versión chasis, serviría para el desarrollo del microbús Venus, para rutas cortas.

2002 – IDEA

AGA Idea – Chevrolet NPR / Foto: William Marroquín

Los efectos de la crisis llevarían a decretar la liquidación de Autobuses AGA por parte de la Superintendencia de Sociedades, sin embargo, dentro de la compañía existían personas que se negaban a rendirse y a ver el final del fabricante duitamense. La buseta Idea, fue el primer modelo desarrollado por el diseñador Andrés Gutiérrez, hijo de Don Armando, quien definió el ADN formal de la marca en ese entonces. Otro modelo versátil, visto en urbano, intermunicipal y especial mostraba trazos de lo que estaba por venir para el resurgimiento de AGA.

2003 – POLARIS

AGA Polaris – Chevrolet LV150 / Foto: William Marroquín

El bus que salvó a la marca de su desaparición y puso las cifras en negro. Pese a las dificultades, la investigación y el espíritu innovador nunca se perdieron; piso a doble altura, piezas termoformadas y millaré en fibra de vidrio, portapaquetes en cristal templado, espejos en forma de oreja y alta resistencia le permitieron llegar incluso a empresas que jamás habían estrenado un AGA en sus flotillas. Confiabilidad insuperable, versatilidad y buena reventa son aspectos más que nunca presentes en este modelo, que siempre han sido valorados por el transportador.

2007 – CAMINO

AGA Camino – Mercedes Benz OH1420 / Foto: Autobuses AGA

Saludó los 30 años de historia de AGA y su total recuperación económica, pensado para el servicio escolar, turismo y cercanías. Nominado al Premio Lápiz de Acero 2008, el reconocimiento más importante al diseño colombiano. Nuevos detalles de consola de techo; paragolpes integrados a la cara frontal del bus, con unidades ópticas que simulaban una “sonrisa” y panel de instrumentos rediseñado.

2009 – MIDIBUS

AGA Midibus – Hino FC9J / Foto: William Marroquín

Combinaba el estilo de un autocar de gran tamaño con la flexibilidad que se necesita de un modelo de carretera para distancias cortas y medias, capaz de transportar hasta 39 pasajeros con 9,7 metros de longitud. Pionero en el desarrollo de busetones con puerta adelantada y plataforma estructural levantada, que permitían tanto mayor espacio en las bodegas semipasantes, como en capacidad de ocupantes.

2011 – SPIRIT

AGA Spirit2 – Volvo B420R / Foto: William Marroquín

Ganador al Premio Lápiz de Acero en 2012 en la categoría de producto. Toma los elementos ganadores del Polaris y los actualiza, también amplía las opciones de chasises pues logra la aprobación para carrozar versiones en configuración 6X2. Su resistencia, confiabilidad, adaptabilidad, economía en operación y buen precio de reventa lo mantienen como uno de los preferidos por el transportador Colombiano. En 2017 un retoque en el frente, nuevos tonos de interior y cambios en los portapaquetes llegan al mercado con el Spirit 2.

2018 – POESIS

AGA Poesis Integral – Foto: William Marroquín

La apuesta para construir un bus integral a tono con las tendencias mundiales,  con chasis y carrocería desarrollados en casa, facilitando la operación y la posventa  incorporando los mejores elementos del mercado: Motor y ejes MAN, transmisión ZF, dirección Bosch, retardador Voith, frenos de disco en las 4 ruedas y suspensión neumática. Un autocar mediano de 10.400mm de longitud, con propulsor trasero, amplia capacidad de bodega y el confort que los chasises de motor delantero no pueden ofrecer. En 2019 llega la versión para acoplarse a las plataformas más de 12 metros de largo disponibles en Colombia (Mercedes O500RS, Scania Serie K, Volvo B420R y Chevrolet LV152/452).

2022 – CREO

AGA Creo – Scania K400 / Foto: Miguel Papagayo

Otro modelo que muestra la capacidad de AGA para sobreponerse a las dificultades, pues fue definido a finales de 2019 y su proceso de fabricación se desarrolló durante las restricciones derivadas de la pandemia. Conserva solamente los ventanales curvos y el forro en aluminio de modelos previos; ofrece visibilidad mejorada, interior más claro, controles más cerca del conductor, mayor anchura del salón de pasajeros y la carrocería más liviana del mercado. Símbolo de la confianza en el transportador  una vez cliente, siempre un amigo que desea llevar experiencias de viaje inolvidables.

LICITACIONES: CON LOS PANTALONES ABAJO

LAS EMPRESAS SIEMPRE DEBEN ESTAR PREPARADAS

Editorial Revista Latinobús – Número 48

Ha llegado a su etapa decisiva el proceso licitatorio que puso a disposición de las compañías de transporte de mediana y larga distancia del país, la posibidad de acceder a nuevas rutas bajo la modalidad de “pliegos tipo”. Un acontecimiento que ha mantenido atentos a empresarios, fabricantes y comercializadores de vehículos, así como a los pasajeros, dada la oportunidad para ampliar la oferta de movilidad en regiones con carencia de frecuencias, y así mejorar las finanzas de las ya golpeadas operadoras del servicio.

Los documentos a presentar incluían características técnicas de los autobuses a ofertar según la tipología de cada ruta, registros de capacitación de conductores, seguridad vial y planes de mantenimiento al interior de las compañías, además de certificaciones que demostraran las experiencia en la operación de rutas similares y estados financieros. Nada complicado, pensaría cualquiera ajeno al medio, dada la basta trayectoria de la mayoría de empresas del sector, algunas con 70 o más años de actividad en el territorio nacional. Creíamos que con facilidad, alcanzarían puntajes cercanos a 100 (el tope de calificación), haciendo de la subasta una interesante y reñida competencia empresarial.

Qué amarga sorpresa nos hemos llevado al conocerse los informes que ha publicado Mintransporte con resultados de la puja (en la cual participaron 44 firmas buscando quedarse con alguna de las 14 rutas licitadas), dado el pésimo puntaje obtenido por compañías de gran renombre y reputación, algunos de ellos estando más cercanos al cero, que a alcanzar los lugares más destacados de la clasificación. ¿Cómo puede suceder esto, después de décadas de servicio, la evolución de las tecnologías de información y hasta la implementación de costosos (y de paso, tediosos) sistemas de gestión de calidad en las empresas?

De otro lado, un aspecto que también vale la pena tener en cuenta, es que uno de los componentes que también influía a la hora de presentar los pliegos y asignar la calificación a las propuestas (otorgaba 20 puntos), era la edad del parque automotor. De los 44 oferentes, 40 entendieron “cómo se juega a licitar” y se postularon con equipo cero kilómetros, para lo cuál indicaron las características técnicas y en algunos casos, incluyeron las cotizaciones de los fabricantes de chasis y carroceros que respaldaran la oferta.

Pues llama la atención que, primero, cuatro postulantes creyeran que podían ganar puntos ofreciendo flota de hasta cinco años de uso, y segundo, que los proponentes con la mayor puntuación tuvieran la misma marca de carrocería y chasis en los documentos presentados. ¿Acaso ningún otro carrocero se dio a la tarea de conquistar a las empresas con ofertas de valor lo suficientemente atractivas para ir de la mano a las licitaciones? ¿Qué pasó con los importadores de chasises que incluso teniendo productos competitivos, se dejaron tomar ventaja de los demás?

La respuesta a las anteriores inquietudes es muy sencilla, y tan simple como preocupante: capacitación, organización y humildad. Es increíble que empresas de renombre, con décadas de evolución, que mueven millones de pasajeros al año y manejan miles de empleados, aún tengan prácticas arcaicas y se manejen cual negocios de barrio y no como verdaderas compañías organizadas, responsables y eficientes.

No se trata de dar “palo” a las empresas y hacer leña del árbol caído. Queremos invitar a reflexionar y abrir los ojos de quienes lideran algunas de las más importantes organizaciones de transporte del país, haciéndoles ver que la solución no es contratar un asesor de licitaciones para los concursos venideros; la respuesta está en planear, hacer, documentar y ejercer el servicio con disciplina, de tal manera que mañana mismo, la tarea de la próxima puja ya esté hecha.

FLOTA LA MACARENA ENCABEZA PUNTAJES EN LICITACIÓN PARA RUTAS EN LOS LLANOS ORIENTALES

UN RESULTADO QUE NO DEJÓ MUCHAS SORPRESAS

Redacción Colombiabus – William Marroquín

La gran mayoría de las catorce rutas que se han ofertado en los concursos licitatorios que iniciaron en diciembre de 2021, han muchas sorpresas: empresas que han llegado a regiones nunca imaginadas, las de mayor poderío y tradición han encajado derrotas a manos de otras empresas de menor tamaño y más jóvenes, compañías que cometieron errores de principiante con el manejo de la documentación, algunas excluidas, varias lograron resultados de gran impacto mediático, entre otros.

El concurso CR-MT-004-2021 tiene como particularidad, ofertar cuatro corredores en los llanos orientales, dos rutas buscan comunicar a la región con la capital del país en nivel de lujo y ampliar las frecuencias disponibles, mientras las otras están orientadas a comunicar poblaciones del departamento del Meta en servicio básico.

El primer corredor, busca unir las poblaciones de La Uribe con Mesetas, en un servicio básico que puede prestarse en camionetas, cuyas poblaciones están separadas por una distancia de 55 kilómetros. En este concurso, se presentaron nueve empresas, que obtuvieron la siguiente puntuación:

Para este corredor, se autoriza ampliar la capacidad transportadora en dos unidades tipo camioneta, que de acuerdo con el equipo ofertado que presentó Flota la Macarena, serán unidades Renault Trafic diésel 1.6, con capacidad 8+1. Estas vans, atenderán la ruta en los siguientes horarios:

El segundo corredor ofertado, busca mejorar la conexión entre el municipio de El Dorado, ubicado a 175Km de Villavicencio y a orillas del río Ariari. Las tres empresas con la mejor puntuación, son las que tendrán derecho a una frecuencia, presentándose 10 compañías, a las que el grupo evaluador del Ministerio de Transporte asignó la siguiente calificación:

Para este corredor, Flota La Macarena ofertó van Renault Master con capacidad 15+1, Autoboy optó por la combinación de chasis Chevrolet NKR y carrocería Marcopolo New Senior. Por su parte, en la propuesta presentada por Líneas Pereiranas, no se pudo establecer con qué tipo de vehículo nuevo atenderán la ruta. Los horarios quedaron fijados de la siguiente manera:

Una de las rutas que más interés tenía por parte de empresas de todo el país, es la que conecta a Bogotá con San José del Guaviare, que ha sido exclusividad de Flota La Macarena. Y lo seguirá siendo, pues esta compañía obtuvo la mayor puntuación tanto para este lote, sino de todas las catorce rutas que hemos revisado, de estos tres concursos:

La empresa optó por la combinación preferida por los transportadores en el segmento de grandes buses de carretera en Colombia: el chasis Scania K400 con carrocería Marcopolo Paradiso 1200 New G7, con su vistoso color naranja, adicionando una frecuencia que tendría el siguiente horario:

En el corredor Cumaral-Bogotá, Flota La Macarena tendrá compañía y pues será naturalmente uno de los grandes ganadores de estos tres concursos licitatorios: Autoboy, que curiosamente obtuvo mejor resultado que Flota Sugamuxi, empresa que opera bajo el paraguas del nombre Libertadores y que históricamente conecta a Arauca y Yopal con Villavicencio y la capital del país.

El grupo evaluador del Ministerio de Transporte, que preparó el informe preliminar, asignó la siguiente puntuación a las empresas concursantes:

Ambas compañías han optado por la combinación Marcopolo Paradiso 1200 New G7, sobre el chasis Scania K400 para atender este corredor, con punto de paso por la capital del Meta, en los siguientes horarios:

Quedan varias instanacias por resolver en este concurso: recibir las observaciones a los informes por parte de los postulantes y naturalmente dar contestación; posteriormente, generar el informe definitivo de evaluación con el acta de adjudicación. Este último documento, indicará los plazos que tienen las compañías ganadoras, para inciar la operación de las rutas.

Por lo pronto, quinees deseen presentar las observaciones, podrán hacerlo antes del 15 de marzo de 2022, a más tardar las 23:59 de ese día.

LAS EMPRESAS HUILENSES PIERDEN EN SU PROPIO TERRITORIO EN CONCURSO POR LA RUTA ISNOS – BOGOTÁ

INFORME PRELIMINAR DE EVALUACIÓN CON NUEVAS SORPRESAS

Redacción Colombiabus – William Marroquín

Otra de las rutas que está siendo sometida a licitación, en los concursos publicados a finales de 2021, es la que conecta a la población de San José de Isnos (Huila) con Bogotá. Un recorrido de aproximadamente 540 kilómetros, que para ser cubierto requiere de alrededor de once horas de viaje.

Curiosamente, fue ofertado para que por lo menos en su primer año de operación, las empresas ganadoras lo atiendan con vans, cuando por distancia del trayecto el deber ser, correspondería atenderlo con bus de tamaño grande. Como se ha visto, las empresas de gran tradición, renombre y poderío económico han tenido que enfrentarse con las de tamaño más pequeño, las cuales han sabido aprovechar estos procesos celebrados bajo la modalidad de pliegos tipo.

Esta ruta, que hace parte del concurso CR-MT-003-2021 ha arrojado grandes sorpresas, pues las empresas que han obtenido los mayores puntajes, no son del departamento del Huila, como lo muestra el siguiente cuadro:

En un final muy cerrado, Flota la Macarena obtuvo la mayor puntuación entre las catorce empresas que se postularon, logrando una mínima ventaja de menos de un punto respecto a Autoboy, que alcanzó el segundo lugar. Líneas Pereiranas (LIPSA) y Expreso Brasilia también estuvieron muy cerca, mostrando que la empresa risaraldense se encontraba muy bien preparada y por eso se le midió a postularse a todos los corredores ofertados.

Otra sorpresa es la combinación chasís-carrocería ofertada por las empresas punteras: Brasilia atenderá la ruta con el Fuso 7.5 con carrocería Marcopolo New Senior, Flota la Macarena se postuló con van Renault Master y Autoboy, en su documentación soporte, ha apostado por el Chevrolet NKR junto al Marcopolo New Senior.

Así las cosas, Flota la Macarena, por primera vez uniría al Huila con la capital del país, teniendo una frecuencia con dos capacidades transportadoras, en los siguientes horarios:

Hubo empresas que pudieron estar más cerca, como Expreso del Sol, pero unos errores en algunas fichas de revisión de vehículos le restaron puntos importantes, considerando la puntuación perfecta que logró en el concurso por la rutas sabaneras en Bogotá. Las compañías de la región, no pudieron hacer valer su experiencia específica en la zona, pues fueron penalizadas en los apartados de ficha técnica de mantenimiento preventivo y correctivo, así como en la capacitación de conductores.

Adicionalmente, se encontró que varios conductores estaban inscritos en más de una empresa, de acuerdo con los términos del concursos, si esto sucede, no serán tenidos en cuenta para la evaluación y eso reducirá el puntaje.

Cootransmayo y AutoLíneas las Acacias, no cumplieron con el requerimiento de responder al informe de Requisitos Básicos de Participación, publicado el 08 de febrero y que otorgaba un plazo máximo para subsanar requisitos hasta el 15 de febrero. Las empresas que no lo atendieran o lo hicieran de manera extemporánea, no serían tenidas en cuenta para asignar puntuación alguna.

Las empresas que obtuvieron puntajes bajos, quedan con una larga lista de tareas para hacer, de cara a mejorar sus procesos internos, para presentarse con calidad a próximas licitaciones, aunque ya varias empresas les han tomado ventaja en los concursos mediante la modalidad de Pliegos Tipo. Esta forma de adjudicar rutas, se empezó utilizar desde junio de 2019, con base en la Resolución 6184 de 2018.

De acuerdo con lo establecido en los términos del concurso CR-MT-003 2021, se podrán recibir observaciones al Informe Preliminar de Evaluación, únicamente hasta el próximo catorce (14) de marzo de 2022, a las 23:59.

MÁS DE 40 EMPRESAS COMPETIRÁN POR LAS 14 RUTAS INTERMUNICIPALES LICITADAS POR MINTRANSPORTE

VARIAS SORPRESAS ENTRE LAS EMPRESAS PROPONENTES

Redacción Colombiabus – William Marroquín

Los tres concursos de licitaciones publicados por el Ministerio de Transporte a mediados de diciembre de 2021 y cuyas propuestas, fueron recibidas el pasado 17 de enero de 2022, han llegado a las etapas de decisión. Lo anterios la publicación por parte del ente estatal del Informe de Verificación de Requisitos Básicos de Participación, para cada uno de los procesos en curso.

Este informe, está orientado a la verificación de los documentos de tipo jurídico (conocidos como Requisitos y Documentos Básicos de Participación), los cuales quedaron definidos en los términos de cada una de las licitaciones. Es importante aclarar que no otorgan ninguna puntuación, pero su cumplimiento le permite a la empresa que se postuló para alguna de las rutas, obtener el derecho para que su propuesta pase a la etapa de calificación, donde se revisan los aspectos que sí otorgan puntaje.

Cada uno de los informes de verificación, indica qué clase de documentos debe corregir cada una de las empresas, esto también permite saber los nombres de las compañías que se postularon a las diferentes rutas. Para los tres concursos, cerca más de 40 empresas presentaron sus propuesta a través de la plataforma SECOPII del portal Colombia Compra Eficiente, con grandes sorpresas pues, muchas de ellas están interesadas en llegar a zonas del país que no se hubiesen imaginado antes.

Hemos hecho un listado de las empresas que competirán por cada uno de los corredores ofertados:

CONCURSO CR-MT-003-2021

Las empresas que presentaron sus propuestas en este concurso y fueron requeridas para presentar aclaración al Ministerio de Transporte, deberán entregar los soportes a más tardar el próximo 15 de febrero de 2022, a las 23:59.

CONCURSO CR-MT-004-2021

Las 20 empresas que se postularon en los cuatro lotes de este concurso, tendrán hasta el próximo 16 de febrero antes de las 23:59 horas, para presentar las aclaraciones y hacer alguna corrección a los documentos que haya requerido el Ministerio.

CONCURSO CR-MT-005-2021

Para responder a los requerimientos formulados por el Ministerio de Transporte, las empresas tendrán hasta el próximo 17 de febrero, antes de las 23:59 horas para registrar los ajustes a los documentos básicos de participación, en la plataforma SECOP II del portal Colombia Compra Eficiente.

Analizando cada uno de los concursos y empresa por empresa, se encuentra que las principales aclaraciones deben hacerlas en los documentos relacionados con las pólizas de seriedad de oferta, el compromiso de transparencia y los aportes a la seguridad social de los últimos 6 meses. En las pólizas se encuentran errores como documentos que no tienen la cuantía de los vehículos a amparar, la designación de los tomadores o asegurados, los términos de vigencia de las mismas, imprecisiones respecto a los valores amparados, principalmente.

Respecto al compromiso de transparencia, la aclaración principal es especificar si las empresas realizaron o no pago por la elaboración y presentación de la propuesta, tales como bonificaciones o sumas adicionales al salario ordinario que hubiere para sus empleados o consultores externos. Adicionalmente, aclarar si se realizarán o no pagos similares en el evento de salir favorecido en el concurso.

Nunca antes se había visto tanta competencia por corredores, ni tampoco la posibilidad de seguir con tanto nivel de detalle, las etapas de cada uno de los concursos con proponentes inesperados y el interes de todos por expandir rutas, además de conseguir aumentos en sus capacidades transportadoras. El juego está abierto y será muy disputado.

POLARIS: EL MODELO QUE SALVÓ A UNA CARROCERA DE SU DESAPARICIÓN

RETROVISOR REVISTA LATINOBUS – EDICIÓN 46

Redacción Latinobus – William Marroquín

Hace veinte años la situación para muchos carroceros nacionales era muy difícil, pues el país venía recuperándose de la peor crisis social, de orden público y económica de la historia hasta la derivada de la pandemia, ocurrida a final del siglo 20. Los constructores que se habían concentrado en la producción de autobuses de carretera, vieron como su actividad se redujo a su mínima expresión, mientras otros gracias a su portafolio para el segmento urbano no perdieron ritmo. Justamente en esta época, los grandes fabricantes brasileños llegan a Colombia, trayendo su conocimiento y capacidad de fabricar grandes volúmenes en todos los segmentos del autobús.

En la ciudad de Duitama, en el corazón de Boyacá, su constructor más grande y representativo, con casi 25 años de historia, se resiste a morir. La crisis económica, social y de orden público de 1999 la había obligado a reducir el tamaño de la empresa, su producción y adicionalmente, a solicitar admisión en concordato para honrar compromisos con acreedores y definir un plan de salvación. La situación empeoró al no llegar a ningún acuerdo y el fabricante entró en proceso de liquidación en septiembre de 2001.

En 2002 llega el Gerente Liquidador nombrado por la Superintendencia de Sociedades, obviamente con la intención de cerrar la compañía, pero al interior de ella, existían personas que consideraban que la empresa podía ser viable en un futuro, pese a las dificultades del momento.

En 2003, el fabricante consigue una autorización especial del ente de control para producir carrocerías en medio de ese proceso, también aceptada por el liquidador. Y en septiembre del mismo año, se convoca nuevamente a los acreedores presentándoles una nueva propuesta, logrando ser aprobada por las partes implicadas.

UN BUS PARA ASEGURAR EL FUTURO

Pese a todas las dificultades y a la amenaza permanente del cierre definitivo, siempre se mantuvo la apuesta por un mejor futuro. Por eso la visión y el conocimiento a través de un proyectista externo, trabajaron en la investigación de las formas, el desarrollo y la maduración de un proyecto que permitiría tanto la recuperación como el fortalecimiento de la compañía en los años venideros: el Polaris.

Un modelo completamente nuevo que compartía pocas piezas con su modelo predecesor, el famoso Premium. Resistencia y durabilidad del conjunto, piezas termoformadas, interior sin cabina para separar espacios de conductor y pasajero, nueva gama de tapices, y los portapaquetes en cristal templado, fueron rasgos distintivos.

Siempre en su ADN formal los trazos rectos y angulosos hacían parte del diseño, mezclados con detalles curvos y orgánicos; los espejos en forma de oreja, el panel de instrumentos en fibra de vidro y el piso a doble altura, sumaban a la ecuación que apuntaba a convertirse un éxito en ventas.

Un primer bus que fue entregado un 7 de diciembre de 2003 al mejor cliente de la carrocera a lo largo de la historia: Copetran, compañía que le apostó con toda confianza a este nuevo desarrollo, en medio de las dificultades económicas del constructor. Tan marcadas, que no tenía recursos para acceder al chasis que sirviera para montar el prototipo. La cooperativa santandereana nunca perdió la fe en el constructor duitamense, poniendo a su disposición un chasis Chevrolet LV150 que permitió al modelo ver la luz.

ALTA ADAPTABILIDAD

El nuevo Polaris se convirtió rápidamente en uno de los estandartes de la respuesta nacional a los grandes constructores brasileños que habían iniciado con el suministro de carrocerías para los sistemas BRT de las ciudades colombianas, pero que también estaban ganando importante aceptación en el segmento de buses de carretera.

El modelo gustó de inmediato y tras Copetran (que recibió la primera unidad), fueron llegando pedidos de otras de las compañías que siempre tuvieron autobuses del constructor duitamense en sus flotillas: Expreso Bolivariano, Coflonorte, Expreso Brasilia y Cootransbol montaron sus órdenes de inmediato.

Gracias a esa aceptación por parte de los transportadores de carretera, el carrocero boyacense pasó de vender 35 unidades en 2003 a lograr un número que les permitió alcanzar el suficiente flujo de caja para contribuir con el pago de las deudas y aumentar la planta de personal de 60 a más de 200 colaboradores, para cumplir con los pedidos que iban aumentando.

Adicional al chasis LV150 de Chevrolet, también llegaron bastantes órdenes sobre el Mercedes-Benz OH1636 para las rutas largas y en servicio especial, pedidos para CHR7.2 y Hino RK1J. Inicialmente se fabricaron con el sanitario en la mitad, manteniendo la propuesta del constructor duitamense desde los tiempos del famoso Royal Class de 1993.

El Polaris fue la primera carrocería de un constructor 100% colombiano, que logró montarse sobre los chasises Scania. En 2005 un K124IB, ordenado por Flota Occidental saldría de la planta y rápidamente, recibirían la aprobación de la marca sueca para incorporar al catálogo de opciones el K360.

“La mayor dificultad para lograr la homologación de Scania, es que nos veían muy pequeños, la carrocera tiene mucho prestigio y peso en Colombia, pero a nivel internacional tenemos poco reconocimiento. Ese fue el problema para acceder a ellos y que nos permitieran siquiera comenzar el proceso de homologación, tuvimos que perseguir mucho, pero una vez que estuvieron en la planta, las cosas fueron relativamente fáciles porque a nivel técnico nos encontrábamos muy bien”. Recordaba Leonardo Gutiérrez en visita realizada por Colombiabus a las instalaciones de la carrocera en marzo de 2008.

CIFRAS EN NEGRO

2006 continuó en esa tendencia de reactivación del transporte por carretera, el interés de los empresarios para renovar las unidades que aún tenían de los años noventa en sus flotillas y con pasos firmes hacia la recuperación económica del carrocero boyacense. Un ligero retoque frontal para el Polaris, con nuevo juego de luces delanteras y definitivamente la reubicación del sanitario en la parte trasera.

Tres nuevos chasises engrosan las opciones para el transportador con el Volvo B7R y el Mercedes-Benz O500RS (que convivió por cerca de un año con su predecesor OH1636) y el OH1420 para rutas cortas y servicio especial. La resurrección de la carrocera (Que estuvo al borde del cierre) llegó en 2007, con su total recuperación económica y alcanzando niveles históricos tanto de unidades producidas como vendidas que permitieron pensar con más tranquilidad en el futuro.

Pese al éxito del modelo, la gran aceptación del mismo con empresas que por primera vez incorporaban autobuses construidos por el fabricante boyacense, surgían rumores respecto a actualizaciones y cambios. Pero la fábrica sabía muy bien todo lo que podía seguir ofreciendo su propuesta “El Polaris fue el que nos salvó de la muerte, no lo queremos cambiar pronto, sí queremos mejorar cosas basándonos en resultados de lo que nos cuentan los clientes, de quienes recibimos información todo el tiempo”. Recuerda Leonardo hace 14 años.

LA INTERNACIONALIZACIÓN

Coincidiendo con esa recuperación, comienzan a rodar varios proyectos de alianzas internacionales y desarrollo de modelos para otros segmentos. En ese tiempo, se asumía la distribución y el soporte para Colombia de las unidades de climatización Hispacold (fabricadas por el grupo Irizar español), que también estuvieron instaladas sobre el Polaris.

Aunque la demanda de autobuses de carretera en Colombia disminuyó en 2009, la compañía se puso a trabajar en la recuperación de sus negocios en el exterior, con la mirada a Venezuela y Ecuador principalmente, si bien el entorno político frenó la iniciativa, sí se lograron ventas en Centroamérica, concretamente en Costa Rica.

Polaris sería la base del Spirit, que lo sucedería, siendo presentado a finales de 2011 y aún en producción. Continuó con su gran adaptabilidad, pues se ofreció con dormitorio del conductor contiguo al eje trasero, estuvo disponible en versiones más largas alcanzando los 13,2 metros de longitud, para quienes buscaran máxima capacidad. Los chasises Scania K360 y K400 con transmisión automatizada Opticruise, así como el Chevrolet LV152 que también sirvió de base para la carrocería.

Copetran, Expreso Bolivariano, Coflonorte, Autoboy, Flota Sugamuxi, Cootransbol (Líneas Concorde), Omega, El Rápido Duitama, Flota Magdalena, Continental Bus, Transipiales, Cootranar, Expreso Palmira, Flota Occidental, Coonorte, Rápido Ochoa, Cootransuroccidente, Profesionales del Transporte, Trasan, Flota La Macarena, Autofusa, Cootranshuila, Velotax, Cootransmagdalena, Cotrans (Málaga), Expreso Brasilia, Unitransco, Transportes Arimena, Tax Meta, Berlinas del Fonce, Costa Line, Trans Cables, Lidertur, Transturismo, Empresa Arauca, Especiales Cóndor, Flota Valle de Tenza, Cootragua (Super Star), Gómez Hernández y Cooperativa Torcoroma, entre otras, fueron las empresas Colombianas que durante los 13 años que estuvo el modelo en producción, se dieron el gusto de tenerlo en sus flotillas. Muchos de esos Polaris, siguen activos y con buena aceptación en el mercado del usado.

El último Polaris, saldría se la línea de producción en octubre de 2016, sobre el chasis Scania K400, encargado por Flota Occidental, curiosamente la primera compañía que había apostado por esa combinación, en 2005. Un modelo cuyos valores de confiabilidad, resistencia, sencillez, aceptación en todas las regiones y buen valor de reventa le han permitido perdurar por casi 20 años, estando vigente en las flotillas de muchas empresas de transporte.

Un autobús que salvó al constructor boyacense de su desaparición y la devolvió a sus mejores resultados económicos, fue uno de los super ventas de su categoría por varios años y marcó una filosofía para la marca, al transformarla en Un Proyecto Basado en las Personas.

FLOTA LA MACARENA AHORA TOTALMENTE CERTIFICADA

Redacción Colombiabus

EL MÁXIMO COMPROMISO MOVILIZANDO A LOS COLOMBIANOS

Pensar en transportar a los colombianos por carretera, es un enorme desafío, pero llevar casi siete décadas haciéndolo y ser considerada una de las mejores del país, es exclusividad de muy pocas como Flota La Macarena, que en los últimos años ha demostrado ser mucho más de lo que usted se imagina, gracias a su organización, que la hace una referencia entre los transportadores de nuestro país. Una gestión que se refleja en sus certificaciones que demuestran el cumplimiento con elevados estándares de calidad en el servicio, el entorno de todos los colaboradores, así como en seguridad vial.

EL RETO DE INTEGRAR LOS SISTEMAS

Flota la Macarena ya venía implementando los Sistemas de Gestión de acuerdo con lo dispuesto en el decreto 1072 de 2015 del Ministerio del Trabajo, con las certificaciones ISO9001-2015 en Calidad, ISO 39001 en Seguridad Vial e ISO 45001 en Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo.  Aunque todo el proceso ya era robusto, se tenía una base muy sólida y todos los colaboradores estaban familiarizados con las certificaciones, era importante realizar la integración de los tres sistemas.

Se procedió a evaluar los requerimientos de ISO45001 para desarrollar una política que unirlo a la planeación estratégica. Tareas como revisar los objetivos del sistema integrado, hacia dónde quiere proyectarse la compañía, mejoras en los mecanismos de comunicación interna, herramientas de diagnóstico para monitorear el estado de la compañía; en qué es fuerte y en qué áreas se encuentran las oportunidades de mejora. Así las cosas, el Sistema de Seguridad y Salud en el trabajo, es uno de los nuevos componentes sujetos a seguimiento permanente.

MEJORANDO LO EXCELENTE

Flota La Macarena en 2016, fue la primera compañía en certificarse bajo estándar ISO39001 y se renovó en 2019, asumiendo un compromiso total tanto de los conductores como del personal administrativo y operativo, con una visión de cero víctimas fatales en la empresa. Las claves están en asegurar el sistema de gestión, que permita formar una cultura de Seguridad Vial en todos los colaboradores.

El trabajo va en dos vías: reducir la accidentalidad y disminuir los impactos en los viajeros si se presenta algún evento. Ha sido muy importante la implementación del Comité de Seguridad Vial en la compañía, que vela por aplicación de los cinco pilares del Plan Estratégico de Seguridad Vial (PESV). Desde la vinculación de los operadores, se asegura que tengan la aptitud y las competencias, se evalúa la capacidad de respuesta en situaciones límite al volante y la unificación en los procesos de la Flota la Macarena, pues la cultura organizacional de prevención, aplica para cualquier colaborador independientemente del medio de transporte que utilice.

Flota la Macarena participa constantemente en mesas, programas y compartiendo las mejores prácticas con los actores del transporte de pasajeros, liderando las iniciativas en Seguridad Vial a nivel sectorial. El fortalecimiento de los operadores y la creación de nuevos grupos de “Promotores en Seguridad Vial”, quienes se capacitan para ser canal de comunicación entre la compañía y lo que realmente sucede en las vías, además de trabajos de concientización para reducir los comportamientos inadecuados en la operación de los vehículos, que pueden ser recurrentes.

CULTURA DE PREVENCIÓN REFORZADA

Los indicadores de accidentalidad siguen manteniéndose bajos dentro de lo considerado para el sector transportador, con relación al parque automotor y los conductores, principales beneficiarios de la implementación de un Sistema de Gestión de Calidad Integrado. Ellos ya manejan un lenguaje y una cultura de prevención y autocuidado, su comportamiento ha cambiado, siendo ahora más conscientes de adoptar prácticas de seguridad tanto en el uso de la vía, como en la ejecución diaria de sus laborales.

La certificación que el Icontec, como ente avalador le otorga a Flota La Macarena para este Sistema de Gestión Integrado, tiene una vigencia de tres años y recibe seguimiento anualmente, también Axa Colpatria, Administradora de Riesgos Laborales revisa cada año la aplicación de las políticas ISO45001, otorgando un 98% de efectividad. La compañía está preparada para que en 2022 se renueven las certificaciones, englobando los tres aspectos fundamentales de su actividad diaria.

Los premios y distinciones que ha recibido la transportadora por sus certificaciones, son resultado de ese compromiso por ofrecer a los colombianos un transporte de calidad, seguro e inspirador de confianza, donde los conductores como piedra angular de la operación se superan a sí mismos dentro de un ambiente que fomenta la cultura de la prevención y cero accidentalidad.

FLOTA LA MACARENA – OBTIENE NUEVO PREMIO EN SEGURIDAD VIAL

Redacción Colombiabus

MÁXIMO COMPROMISO CON LA SEGURIDAD VIAL

Una de las empresas de transporte intermunicipal más reconocidas por la calidad de su organización y su compromiso con la seguridad vial ha sido Flota La Macarena, que hace tres años se convirtió en la primera empresa del sector en obtener la certificación ISO39001.

Adoptando un sistema de gestión en Seguridad Vial conforme a la norma ISO39001, Flota La Macarena y su filial Colombia Travel Tours han mejorado los indicadores de reducción de siniestros y reducido el riesgo de lesiones graves o fatalidades en accidentes de tránsito. En línea con ese compromiso y gracias al trabajo desarrollado, ambas compañías han sido reconocidas nuevamente con los Sellos Oro y Plata por parte de la Red Empresarial de Seguridad Vial.


En cada uno de los cinco pilares, se definieron unas tareas a implementar, estas hacen parte de ese conjunto de mejores prácticas que Flota La Macarena y Colombia Travel Tours aplican al interior de las compañías y adicionalmente, apoyan su adopción en otras empresas integrantes de la Red Empresarial de Seguridad Vial.


Todo ese conjunto de tareas aplicadas, junto con valores agregados que ofrece la compañía como el grupo de auditores certificados en Seguridad Vial, la certificación ISO39001, la infraestructura para el control vehicular y la experiencia de cerca de 67 años conducen al éxito de las buenas prácticas que le han permitido a Flota La Macarena y Colombia Travel Tours, alcanzar este reconocimiento.

Así, se han podido vencer obstáculos en la implementación de un verdadero esquema de seguridad vial como la resistencia al cambio y las prácticas inadecuadas, la incertidumbre y las complicaciones que podían retrasar el proceso. También se generan acciones que pueden ser modelo para replicarlas en otras compañías como la concientización de los conductores, la velocidad para responder ante emergencias y evaluar la situación crítica, así como implementar un sistema con base en ISO39001.

De esta forma la Red de Seguridad Empresarial, le ha otorgado a Flota La Macarena el Sello Oro y a su filial Colombia Travel Tours el Sello Plata   que distingue a las compañías que son modelo por la adopción de las mejores prácticas para tener una operación de cero siniestros, reduciendo los impactos económicos y manteniéndolas como referentes en el sector de transporte de pasajeros intermunicipal.


FLOTA LA MACARENA CERTIFICADA EN BIOSEGURIDAD.

Redacción Colombiabus.

El transporte de pasajeros ha sido uno de los sectores más golpeados durante los meses de aislamiento preventivo y hace pocas semanas inició su ruta de recuperación económica, en una nueva realidad donde los empresarios enfrentan grandes retos para motivar a los usuarios a desplazarse en autobús, garantizándoles el cumplimiento de las mejores prácticas de bioseguridad para inspirar confianza en las compañías y tranquilidad al viajar.

La Macarena, tiene una gran historia de más de 66 años viajando por Cundinamarca, Boyacá, Tolima y con un gran arraigo en los llanos, donde han hecho un impresionante esfuerzo por llegar no sólo a ciudades principales, sino a poblaciones alejadas. Una empresa que destaca por su gran organización y el manejo adecuado de sus procedimientos, con sus certificaciones ISO9001 en calidad, ISO 45001 en gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo; siendo además la primera compañía de transporte de pasajeros en Colombia en obtener la certificación ISO39001 en Seguridad Vial.

TRANSMITIENDO CONFIANZA A SUS VIAJEROS

Consciente que los procesos de bioseguridad también necesitan un respaldo y una certificación que demuestre su adecuada adopción para asegurar que vehículos e instalaciones se encuentran libres de agentes patógenos, el pasado 15 de septiembre le fue otorgado a la compañía, de manos del Icontec, tanto el sello que demuestra la conformidad en Operaciones Bioseguras, como la marca Check-In Certificado, también otorgada por el mismo ente certificador, que ha desarrollado este nuevo distintivo junto al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Así las cosas, Flota La Macarena se destaca por ser la primera empresa de transporte de pasajeros del país en recibirlos.

Estas certificaciones aportan un gran valor para la empresa transportadora porque contribuyen a la seguridad, implementando las mejores prácticas frente al Covid-19; minimizan riesgos de propagación de virus al evitar fallas en los protocolos; reducen riesgos de sanciones ante una evaluación por parte de las autoridades; generan confianza entre viajeros, inversionistas y demás interesados; y finalmente, mejora la reputación de Flota la Macarena, reafirmando su compromiso para evitar contagios.

Los certificados son válidos hasta septiembre de 2022 y la compañía podrá usarlo en todos sus elementos visuales, destacando ese esfuerzo para no sólo cumplir, sino superar además los estándares relacionados con medidas sanitarias de seguridad.

La certificación de Operaciones Bioseguras del Icontec, es una evaluación para la verificación de la implementación y aplicación sistemática de protocolos de Bioseguridad que minimicen riesgos para los trabajadores, clientes, visitantes y proveedores.

Este sello aporta a la seguridad al implementar las mejores prácticas y recomendaciones frente al COVID-19, minimizando el riesgo de propagación de la pandemia por fallas en la implementación de los protocolos. Reduce además los riesgos de sanciones frente a potenciales visitas de las autoridades, generando confianza a todas las partes interesadas, facilitando la recuperación y reactivación de la Organización.

Es la manera más efectiva para lograr mejorar la reputación de las organizaciones, al demostrar el compromiso de la Organización para evitar contagios por el COVID-19.

El sello de bioseguridad, “Check in certificado, COVID-19 bioseguro”, es una certificación creada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, con el apoyo de ProColombia e Icontec, que tiene como principales objetivos generar confianza entre los viajeros y consumidores, minimizar los riesgos de contagio del virus e incentivar el turismo en el país.

“Obtener este respaldo es voluntario y podrá ser usado por prestadores de servicios, áreas y atractivos turísticos que certifiquen el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad una vez comience la reactivación del sector”, explicó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo.

Según el viceministro de Turismo, Julián Guerrero, “con esta certificación se invita a los empresarios del sector a identificar sus negocios con su imagen y a seguir todas las medidas de bioseguridad, para que los turistas hagan “check-in” con confianza, ya sea en un hotel, restaurante, bar o cualquier sitio turístico. La idea es hacerlos sentir que están entrando a un espacio protegido para ellos”.

FLOTA LA MACARENA CERTIFICADA EN BIOSEGURIDAD

Redacción Colombiabus

TRANSMITIENDO CONFIANZA A VIAJEROS Y VISITANTES

El transporte de pasajeros ha sido uno de los sectores más golpeados durante los meses de aislamiento preventivo y hace pocas semanas inició su ruta de recuperación económica, en una nueva realidad donde los empresarios enfrentan grandes retos para motivar a los usuarios a desplazarse en autobús, garantizándoles el cumplimiento de las mejores prácticas de bioseguridad para inspirar confianza en las compañías y tranquilidad al viajar.

Flota La Macarena, tiene una gran historia de más de 65 años viajando por Cundinamarca, Boyacá, Tolima y con un gran arraigo en los llanos orientales, donde han hecho un impresionante esfuerzo por llegar no sólo a ciudades principales, sino a poblaciones alejadas. Una empresa que destaca por su gran organización y el manejo adecuado de sus procedimientos, con sus certificaciones ISO9001 en calidad, ISO45001 en gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo; siendo además la primera compañía de transporte de pasajeros en Colombia en obtener la certificación ISO39001 en Seguridad Vial.

Consciente que los procesos de Bioseguridad también necesitan un respaldo y una certificación que demuestre su adecuada adopción para asegurar que vehículos e instalaciones se encuentran libres de agentes patógenos, la compañía ha recibido de manos de Icontec, tanto el sello que demuestra la conformidad en Operaciones Bioseguras, como la marca Check-In Certificado, también otorgada por el mismo ente certificador, que ha desarrollado este nuevo distintivo junto al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Estas certificaciones aportan un gran valor para la empresa transportadora porque contribuyen a la seguridad, implementando las mejores prácticas frente al Covid-19; minimizan riesgos de propagación de virus al evitar fallas en los protocolos; reducen riesgos de sanciones ante una evaluación por parte de las autoridades; generan confianza entre viajeros, inversionistas y demás interesados; y finalmente, mejora la reputación de Flota la Macarena, reafirmando su compromiso para evitar contagios.

Los certificados son válidos hasta septiembre de 2022 y la compañía podrá usarlo en todos sus elementos visuales, destacando ese esfuerzo para no sólo cumplir, sino superar además los estándares relacionados con medidas sanitarias de seguridad.