Tag Archives: Coflonorte

FLOTA LA MACARENA ENCABEZA PUNTAJES EN LICITACIÓN PARA RUTAS EN LOS LLANOS ORIENTALES

UN RESULTADO QUE NO DEJÓ MUCHAS SORPRESAS

Redacción Colombiabus – William Marroquín

La gran mayoría de las catorce rutas que se han ofertado en los concursos licitatorios que iniciaron en diciembre de 2021, han muchas sorpresas: empresas que han llegado a regiones nunca imaginadas, las de mayor poderío y tradición han encajado derrotas a manos de otras empresas de menor tamaño y más jóvenes, compañías que cometieron errores de principiante con el manejo de la documentación, algunas excluidas, varias lograron resultados de gran impacto mediático, entre otros.

El concurso CR-MT-004-2021 tiene como particularidad, ofertar cuatro corredores en los llanos orientales, dos rutas buscan comunicar a la región con la capital del país en nivel de lujo y ampliar las frecuencias disponibles, mientras las otras están orientadas a comunicar poblaciones del departamento del Meta en servicio básico.

El primer corredor, busca unir las poblaciones de La Uribe con Mesetas, en un servicio básico que puede prestarse en camionetas, cuyas poblaciones están separadas por una distancia de 55 kilómetros. En este concurso, se presentaron nueve empresas, que obtuvieron la siguiente puntuación:

Para este corredor, se autoriza ampliar la capacidad transportadora en dos unidades tipo camioneta, que de acuerdo con el equipo ofertado que presentó Flota la Macarena, serán unidades Renault Trafic diésel 1.6, con capacidad 8+1. Estas vans, atenderán la ruta en los siguientes horarios:

El segundo corredor ofertado, busca mejorar la conexión entre el municipio de El Dorado, ubicado a 175Km de Villavicencio y a orillas del río Ariari. Las tres empresas con la mejor puntuación, son las que tendrán derecho a una frecuencia, presentándose 10 compañías, a las que el grupo evaluador del Ministerio de Transporte asignó la siguiente calificación:

Para este corredor, Flota La Macarena ofertó van Renault Master con capacidad 15+1, Autoboy optó por la combinación de chasis Chevrolet NKR y carrocería Marcopolo New Senior. Por su parte, en la propuesta presentada por Líneas Pereiranas, no se pudo establecer con qué tipo de vehículo nuevo atenderán la ruta. Los horarios quedaron fijados de la siguiente manera:

Una de las rutas que más interés tenía por parte de empresas de todo el país, es la que conecta a Bogotá con San José del Guaviare, que ha sido exclusividad de Flota La Macarena. Y lo seguirá siendo, pues esta compañía obtuvo la mayor puntuación tanto para este lote, sino de todas las catorce rutas que hemos revisado, de estos tres concursos:

La empresa optó por la combinación preferida por los transportadores en el segmento de grandes buses de carretera en Colombia: el chasis Scania K400 con carrocería Marcopolo Paradiso 1200 New G7, con su vistoso color naranja, adicionando una frecuencia que tendría el siguiente horario:

En el corredor Cumaral-Bogotá, Flota La Macarena tendrá compañía y pues será naturalmente uno de los grandes ganadores de estos tres concursos licitatorios: Autoboy, que curiosamente obtuvo mejor resultado que Flota Sugamuxi, empresa que opera bajo el paraguas del nombre Libertadores y que históricamente conecta a Arauca y Yopal con Villavicencio y la capital del país.

El grupo evaluador del Ministerio de Transporte, que preparó el informe preliminar, asignó la siguiente puntuación a las empresas concursantes:

Ambas compañías han optado por la combinación Marcopolo Paradiso 1200 New G7, sobre el chasis Scania K400 para atender este corredor, con punto de paso por la capital del Meta, en los siguientes horarios:

Quedan varias instanacias por resolver en este concurso: recibir las observaciones a los informes por parte de los postulantes y naturalmente dar contestación; posteriormente, generar el informe definitivo de evaluación con el acta de adjudicación. Este último documento, indicará los plazos que tienen las compañías ganadoras, para inciar la operación de las rutas.

Por lo pronto, quinees deseen presentar las observaciones, podrán hacerlo antes del 15 de marzo de 2022, a más tardar las 23:59 de ese día.

POLARIS: EL MODELO QUE SALVÓ A UNA CARROCERA DE SU DESAPARICIÓN

RETROVISOR REVISTA LATINOBUS – EDICIÓN 46

Redacción Latinobus – William Marroquín

Hace veinte años la situación para muchos carroceros nacionales era muy difícil, pues el país venía recuperándose de la peor crisis social, de orden público y económica de la historia hasta la derivada de la pandemia, ocurrida a final del siglo 20. Los constructores que se habían concentrado en la producción de autobuses de carretera, vieron como su actividad se redujo a su mínima expresión, mientras otros gracias a su portafolio para el segmento urbano no perdieron ritmo. Justamente en esta época, los grandes fabricantes brasileños llegan a Colombia, trayendo su conocimiento y capacidad de fabricar grandes volúmenes en todos los segmentos del autobús.

En la ciudad de Duitama, en el corazón de Boyacá, su constructor más grande y representativo, con casi 25 años de historia, se resiste a morir. La crisis económica, social y de orden público de 1999 la había obligado a reducir el tamaño de la empresa, su producción y adicionalmente, a solicitar admisión en concordato para honrar compromisos con acreedores y definir un plan de salvación. La situación empeoró al no llegar a ningún acuerdo y el fabricante entró en proceso de liquidación en septiembre de 2001.

En 2002 llega el Gerente Liquidador nombrado por la Superintendencia de Sociedades, obviamente con la intención de cerrar la compañía, pero al interior de ella, existían personas que consideraban que la empresa podía ser viable en un futuro, pese a las dificultades del momento.

En 2003, el fabricante consigue una autorización especial del ente de control para producir carrocerías en medio de ese proceso, también aceptada por el liquidador. Y en septiembre del mismo año, se convoca nuevamente a los acreedores presentándoles una nueva propuesta, logrando ser aprobada por las partes implicadas.

UN BUS PARA ASEGURAR EL FUTURO

Pese a todas las dificultades y a la amenaza permanente del cierre definitivo, siempre se mantuvo la apuesta por un mejor futuro. Por eso la visión y el conocimiento a través de un proyectista externo, trabajaron en la investigación de las formas, el desarrollo y la maduración de un proyecto que permitiría tanto la recuperación como el fortalecimiento de la compañía en los años venideros: el Polaris.

Un modelo completamente nuevo que compartía pocas piezas con su modelo predecesor, el famoso Premium. Resistencia y durabilidad del conjunto, piezas termoformadas, interior sin cabina para separar espacios de conductor y pasajero, nueva gama de tapices, y los portapaquetes en cristal templado, fueron rasgos distintivos.

Siempre en su ADN formal los trazos rectos y angulosos hacían parte del diseño, mezclados con detalles curvos y orgánicos; los espejos en forma de oreja, el panel de instrumentos en fibra de vidro y el piso a doble altura, sumaban a la ecuación que apuntaba a convertirse un éxito en ventas.

Un primer bus que fue entregado un 7 de diciembre de 2003 al mejor cliente de la carrocera a lo largo de la historia: Copetran, compañía que le apostó con toda confianza a este nuevo desarrollo, en medio de las dificultades económicas del constructor. Tan marcadas, que no tenía recursos para acceder al chasis que sirviera para montar el prototipo. La cooperativa santandereana nunca perdió la fe en el constructor duitamense, poniendo a su disposición un chasis Chevrolet LV150 que permitió al modelo ver la luz.

ALTA ADAPTABILIDAD

El nuevo Polaris se convirtió rápidamente en uno de los estandartes de la respuesta nacional a los grandes constructores brasileños que habían iniciado con el suministro de carrocerías para los sistemas BRT de las ciudades colombianas, pero que también estaban ganando importante aceptación en el segmento de buses de carretera.

El modelo gustó de inmediato y tras Copetran (que recibió la primera unidad), fueron llegando pedidos de otras de las compañías que siempre tuvieron autobuses del constructor duitamense en sus flotillas: Expreso Bolivariano, Coflonorte, Expreso Brasilia y Cootransbol montaron sus órdenes de inmediato.

Gracias a esa aceptación por parte de los transportadores de carretera, el carrocero boyacense pasó de vender 35 unidades en 2003 a lograr un número que les permitió alcanzar el suficiente flujo de caja para contribuir con el pago de las deudas y aumentar la planta de personal de 60 a más de 200 colaboradores, para cumplir con los pedidos que iban aumentando.

Adicional al chasis LV150 de Chevrolet, también llegaron bastantes órdenes sobre el Mercedes-Benz OH1636 para las rutas largas y en servicio especial, pedidos para CHR7.2 y Hino RK1J. Inicialmente se fabricaron con el sanitario en la mitad, manteniendo la propuesta del constructor duitamense desde los tiempos del famoso Royal Class de 1993.

El Polaris fue la primera carrocería de un constructor 100% colombiano, que logró montarse sobre los chasises Scania. En 2005 un K124IB, ordenado por Flota Occidental saldría de la planta y rápidamente, recibirían la aprobación de la marca sueca para incorporar al catálogo de opciones el K360.

“La mayor dificultad para lograr la homologación de Scania, es que nos veían muy pequeños, la carrocera tiene mucho prestigio y peso en Colombia, pero a nivel internacional tenemos poco reconocimiento. Ese fue el problema para acceder a ellos y que nos permitieran siquiera comenzar el proceso de homologación, tuvimos que perseguir mucho, pero una vez que estuvieron en la planta, las cosas fueron relativamente fáciles porque a nivel técnico nos encontrábamos muy bien”. Recordaba Leonardo Gutiérrez en visita realizada por Colombiabus a las instalaciones de la carrocera en marzo de 2008.

CIFRAS EN NEGRO

2006 continuó en esa tendencia de reactivación del transporte por carretera, el interés de los empresarios para renovar las unidades que aún tenían de los años noventa en sus flotillas y con pasos firmes hacia la recuperación económica del carrocero boyacense. Un ligero retoque frontal para el Polaris, con nuevo juego de luces delanteras y definitivamente la reubicación del sanitario en la parte trasera.

Tres nuevos chasises engrosan las opciones para el transportador con el Volvo B7R y el Mercedes-Benz O500RS (que convivió por cerca de un año con su predecesor OH1636) y el OH1420 para rutas cortas y servicio especial. La resurrección de la carrocera (Que estuvo al borde del cierre) llegó en 2007, con su total recuperación económica y alcanzando niveles históricos tanto de unidades producidas como vendidas que permitieron pensar con más tranquilidad en el futuro.

Pese al éxito del modelo, la gran aceptación del mismo con empresas que por primera vez incorporaban autobuses construidos por el fabricante boyacense, surgían rumores respecto a actualizaciones y cambios. Pero la fábrica sabía muy bien todo lo que podía seguir ofreciendo su propuesta “El Polaris fue el que nos salvó de la muerte, no lo queremos cambiar pronto, sí queremos mejorar cosas basándonos en resultados de lo que nos cuentan los clientes, de quienes recibimos información todo el tiempo”. Recuerda Leonardo hace 14 años.

LA INTERNACIONALIZACIÓN

Coincidiendo con esa recuperación, comienzan a rodar varios proyectos de alianzas internacionales y desarrollo de modelos para otros segmentos. En ese tiempo, se asumía la distribución y el soporte para Colombia de las unidades de climatización Hispacold (fabricadas por el grupo Irizar español), que también estuvieron instaladas sobre el Polaris.

Aunque la demanda de autobuses de carretera en Colombia disminuyó en 2009, la compañía se puso a trabajar en la recuperación de sus negocios en el exterior, con la mirada a Venezuela y Ecuador principalmente, si bien el entorno político frenó la iniciativa, sí se lograron ventas en Centroamérica, concretamente en Costa Rica.

Polaris sería la base del Spirit, que lo sucedería, siendo presentado a finales de 2011 y aún en producción. Continuó con su gran adaptabilidad, pues se ofreció con dormitorio del conductor contiguo al eje trasero, estuvo disponible en versiones más largas alcanzando los 13,2 metros de longitud, para quienes buscaran máxima capacidad. Los chasises Scania K360 y K400 con transmisión automatizada Opticruise, así como el Chevrolet LV152 que también sirvió de base para la carrocería.

Copetran, Expreso Bolivariano, Coflonorte, Autoboy, Flota Sugamuxi, Cootransbol (Líneas Concorde), Omega, El Rápido Duitama, Flota Magdalena, Continental Bus, Transipiales, Cootranar, Expreso Palmira, Flota Occidental, Coonorte, Rápido Ochoa, Cootransuroccidente, Profesionales del Transporte, Trasan, Flota La Macarena, Autofusa, Cootranshuila, Velotax, Cootransmagdalena, Cotrans (Málaga), Expreso Brasilia, Unitransco, Transportes Arimena, Tax Meta, Berlinas del Fonce, Costa Line, Trans Cables, Lidertur, Transturismo, Empresa Arauca, Especiales Cóndor, Flota Valle de Tenza, Cootragua (Super Star), Gómez Hernández y Cooperativa Torcoroma, entre otras, fueron las empresas Colombianas que durante los 13 años que estuvo el modelo en producción, se dieron el gusto de tenerlo en sus flotillas. Muchos de esos Polaris, siguen activos y con buena aceptación en el mercado del usado.

El último Polaris, saldría se la línea de producción en octubre de 2016, sobre el chasis Scania K400, encargado por Flota Occidental, curiosamente la primera compañía que había apostado por esa combinación, en 2005. Un modelo cuyos valores de confiabilidad, resistencia, sencillez, aceptación en todas las regiones y buen valor de reventa le han permitido perdurar por casi 20 años, estando vigente en las flotillas de muchas empresas de transporte.

Un autobús que salvó al constructor boyacense de su desaparición y la devolvió a sus mejores resultados económicos, fue uno de los super ventas de su categoría por varios años y marcó una filosofía para la marca, al transformarla en Un Proyecto Basado en las Personas.

FONDO AUSTRALIANO COMPRA CONCESIÓN BRICEÑO-TUNJA-SOGAMOSO

Redacción Colombiabus

La Agencia Nacional de Infraestructura y el fondo de inversión australiano, Macquarie, lograron un acuerdo para la compra del proyecto Briceño-Tunja-Sogamoso a CSS Constructores, del grupo Solarte. Con la llegada de Macquarie a este proyecto se garantizarán los recursos de operación y mantenimiento de este corredor de 206 km de longitud y es el primer paso para que este grupo inicie la inyección de recursos al sector infraestructura

Cabe destacar que Macquarie Capital es el brazo de inversión, mercados de capitales y asesoría de Macquarie Group, un grupo financiero diversificado, listado en la bolsa de valores de Australia, que emplea a más de 15.000 personas en más de 27 países. Macquarie ha estado en el rubro de la inversión en infraestructura por más de 25 años y actualmente tiene más de US$380.000 millones de activos bajo su gestión a en el mundo y cuenta con inversiones en Brasil, Chile, México y Perú.

Foto: Bnamericas

Esta es la primera transacción de Macquarie en proyectos de infraestructura concesionada en Colombia. Macquarie ofrece gran conocimiento, experiencia global y una tradición de trabajo conjunto y cercano con las comunidades a las que sirve con equipos dedicados a los negocios de América Latina. El grupo cuenta con oficinas en Ciudad de México y Sao Paulo y con esa transacción, el Gobierno colombiano espera que próximamente ingrese a otros proyectos.

INICIAN VIAJES DESDE BOGOTÁ AL CORAZÓN DE BOYACÁ

Redacción Colombiabus

BOGOTÁ SE CONECTA CON TUNJA, DUITAMA Y SOGAMOSO

Desde el miércoles 26 de agosto, se ha oficializado el regreso del transporte intermunicipal entre Bogotá y el corazón de Boyacá, a través del corredor vial que comunica a Tunja, Duitama y Sogamoso con la capital del país. De esta manera se dará inicio a la reactivación económica de la cadena del autobús en la región, eliminando a partir del próximo 1 de septiembre, las excepciones que debían presentar los pasajeros y permitiéndole a los viajeros, acceder al transporte formal que cumple con todos los protocolos de bioseguridad, quienes además estaban siendo presa del transporte ilegal.

De esta manera, los despachos han iniciado desde las 6:00AM en cada sentido, desde Bogotá hacia cada una de las ciudades y viceversa. Hay que tener en cuenta que en este nuevo escenario de movilización de pasajeros, los viajes deben ser de terminal de origen a la terminal de la población destino. Cabe aclarar que el reinicio de operaciones no se hará con la totalidad de las frecuencias, sino que para cada destino, operarán un estimado de 25 a 30 despachos entre las compañías que atenderán el corredor (Rápido Duitama, Autoboy, Cootransbol, Coflonorte y Flota Sugamuxi).

Los autobuses seguirán con la ocupación de máximo 50% de las sillas disponibles, lo que ha supuesto un incremento en el precio de los tiquetes, tal como ha sucedido en los demás corredores nacionales. En la medida que la ocupación por vehículo aumente, se podrán ajustar las tarifas, aunque no es fácil regresar a los precios que se manejaban antes de la declaratoria de pandemia. Los protocolos de bioseguridad se realizarán de manera coordinada entre terminales y empresas transportadoras. En la entrada de las terminales se hará el proceso de tamizaje, la toma de temperatura y la desinfección; luego, llegan al bus y se hace nuevamente el proceso de tamizaje, el registro en las planillas y el uso obligatorio de tapabocas durante todo el recorrido. De igual manera, si el pasajero presenta algunos síntomas, debe informarle de inmediato al conductor, quien está preparado para trasladar a la persona que presenta los síntomas a un centro de atención lo más pronto posible.

También es importante mencionar que el reinicio de las frecuencias atendidas por las empresas legalmente autorizadas, es apenas el comienzo de un largo y posiblemente lento proceso de recuperación económica tras casi 180 días de aislamiento obligatorio, que llevó a la parálisis casi total del transporte intermunicipal de pasajeros. Donde las empresas con sus propios recursos y los de sus inversionistas han tenido que enfrentar la situación, con ayudas del gobierno que nunca fueron vistas por quienes derivan su sustento del autobús y con una gran cantidad de conductores cesantes, que esperan el llamado para volver a sentarse detrás del volante.