Archivo de la categoría: Editorial

«CON TODO EN CONTRA». EDITORIAL REVISTA 41 LATINOBUS

Redacción Colombiabus – Charlie Rodríguez

EL HEROÍSMO DE LOS TRANSPORTADORES

La doctrina impartida a las nuevas generaciones desde escuela, academia y medios de comunicación, será la culpable de nuestro fracaso como sociedad. Nada más triste, que ver como han aleccionado a los jóvenes, enseñándoles que tienen derechos, derechos y más derechos, pero ningún tipo de obligación. Que el simple hecho de crecer en medio de carencias, los hace merecedores a títulos, cargos y pagos que realmente, no se han ganado, y que la forma de combatir la corrupción, el despilfarro y la inequidad, es acabando con todo cuanto encuentren a su alcance. Ya sea infraestructura, tradiciones, monumentos, empresas, medios de transporte y hasta otras personas.

Y son los transportadores de pasajeros, al fin y al cabo, quienes terminan siempre pagando los platos rotos que no se alcanzaron a destrozar durante las cuarentenas; ya sean los que han invertido grandes sumas para hacerse operadores de los sistemas masivos, o los pequeños que aún poseen y hasta conducen un microbús urbano. Empresarios víctimas del vandalismo, la extorsión y la violencia de las protestas callejeras, que a la fecha, suman millonarias pérdidas entre buses destrozados e infraestructuras inservibles.

Las empresas de transporte especial, que poco a poco empezaban a levantarse con la aparición de la alternancia escolar, y el regreso de empleados al trabajo presencial, también se ven afectados, no sólo por los bloqueos que restringen la movilidad, sino que el temor hace que los empleadores vuelvan al tele trabajo, restrinjan las operaciones presenciales y debido a las pérdidas, limiten sus presupuestos para la contratación de servicios; ni qué decir de los colegios, más ahora que las aglomeraciones pasan factura al sistema de salud, y alejan cada vez más a los niños de las aulas privadas, mientras que las “asambleas Permanentes” de los maestros oficiales, prácticamente impiden la operación de los colegios públicos.

Si este panorama no es preocupante y desolador, ¿qué podemos decir de los transportadores de carretera, quienes son tal vez, los más afectados
por la situación de orden público en el país? Algunos de ellos, llevan más de 35 días de suspensión de actividades por temor a caer en los retenes
ilegales, mientras ven acumular con angustia sus deudas de nómina, créditos, combustibles, parafiscales y proveedores.

La olla está raspada. Los bancos, más que alivios, lo que hicieron fue lucrarse de la desgracia, refinanciando créditos hasta plazos interminables, y por su parte, los terminales de transporte no rebajan
media en sus tasas de uso y hasta se inventan cobros nuevos como el de Bogotá; para colmo de males, la Superintendencia de Puertos y Transporte, se ensaña desempolvando procesos sancionatorios por doquier y ataca sin piedad a los caídos, mientras que el gobierno nacional sigue limitando la capacidad de los buses, pero anuncia con bombos y platillos apertura de bares.

Heróes hay en todo el país, pero como los transportadores, pocos. Testarudos y emprendedores, que avanzan aún teniendo todo en contra

«LA AMENAZA NORMATIVA», EL EDITORIAL DE REVISTA COLOMBIABUS – NÚMERO 39

Redacción Colombiabus

MÁS PREOCUPACIÓN PARA LA INDUSTRIA

Durante muchos años, carroceros, academia, fabricantes de chasises y
proveedores de la industria, trabajaron para encontrar un referente que definiera los requerimientos técnicos para construir y comercializar vehículos de pasajeros en Colombia. Este objetivo se alcanzó en 2016 con la Resolución 3753 del Ministerio de Transporte, que indica el obligatorio cumplimiento de las pruebas y certificaciones, para garantizar la calidad y la seguridad en los autobuses. Ese mismo año, la Resolución 4200 estableció los parámetros para certificar la conformidad del vehículo con la normatividad técnica.

En la actualidad, el fabricante o importador del vehículo estaba facultado para demostrar de primera parte el cumplimiento de la normativa técnica, así como sus condiciones de seguridad y construcción. Sin embargo, el equipo jurídico del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo indicó que a los dos años de haberse acreditado la primera entidad certificadora (lo que ocurrió en marzo de 2019), se suspenderían los procesos donde el proveedor del equipo aseguraba el cumplimento de la norma, quedando un tercero, con la respectiva idoneidad, encargado de otorgar el visto bueno al autobús.

La gran preocupación que ronda nuestra industria carrocera, es la proximidad del vencimiento de los dos años transcurridos desde que se acreditó el primer ente certificador, implicando una instancia adicional para lograr que un vehículo demuestre su cumplimiento del reglamento técnico. El otro agravante, es la exigua cantidad de laboratorios certificados, que no tendrían la suficiente capacidad para realizar las pruebas a todos los carroceros, conduciendo a unos costos exageradamente altos en un momento que coincide con la peor crisis del transporte de pasajeros en Colombia. Quiere decir esto que ahora, para
poder homologar un vehículo, debería incurrirse en onerosos procesos de certificación y verificación ¡por cada una de las variantes del mismo
modelo sobre cada chasís que se monte!

Los fabricantes entienden que los procesos de conformidad ayudan a depurar la oferta y aseguran tanto la calidad como la seguridad de los
vehículos, pero la claridad en las reglas de juego y que se mantenga el escenario de competencia y costos racionales para estar certificados, es
fundamental para asegurar su supervivencia.

Actualmente la cadena industrial del autobús sufre con la reducción en el aforo, baja demanda de viajeros, enormes dificultades económicas, entre muchos males. Si los procesos de certificación no están acordes a estos padecimientos, tanto con la realidad actual de la industria y sus posibilidades de recuperación, serán un mensaje negativo para quienes por décadas han construido los vehículos en los que rueda el país y han
evolucionado a la par de las necesidades de la sociedad y sus normativas.

EDITORIAL COLOMBIABUS – EDICIÓN 37

EL FUTURO DE LA INDUSTRIA

Por Charlie Rodríguez

En medio de una mediática polémica
enaltecida por los diversos extremos
políticos que levantan sus voces en
contra y a favor, la electrificación de
los buses en las ciudades pareciera ser una tendencia
sin reversa alguna, que cambiará de manera
radical la orientación de la industria del autobús
en nuestro país. Cientos de vehículos eléctricos
empezarán a rodar por las calles de los centros
urbanos de Colombia y otro número importante
entrará a ser licitado en los próximos meses.


Sin embargo, y a pesar que los fabricantes locales
de carrocerías han realizado un descomunal esfuerzo
para trabajar de la mano con los constructores
de chasises eléctricos y presentar sus prototipos
ante los operadores, pareciera que la tendencia
a importar los vehículos completamente
terminados se estuviese imponiendo en las últimas
incorporaciones, y son dos los principales
factores que contribuyen a la toma de este tipo de
decisiones por parte de los clientes: precio y
tiempo de entrega.


Para nadie es un secreto que la tecnología de movilidad
eléctrica aún está en sus primeras etapas
de desarrollo, factor que la hace costosa y
compleja. Es por ello que los fabricantes chinos se
han “apoderado” del liderato en la comercialización
de este tipo de unidades y el escenario
comercial colombiano no es la excepción. A pesar
que una unidad eléctrica venida desde el país asiático
puede estar costando el doble que un autobús
Diesel Euro 6, un bus eléctrico de origen europeo
ó nortemericano podría multiplicar el valor base
por 2,5 y hasta por 3. Por ello, sumar al ya elevado
costo del chasís a baterías el valor de una carrocería
nacional, pone en desventaja la ecuación y
hace inclinar la balanza a favor de traer la unidad
completamente carrozada de China donde los
bajos costos de los materiales, la mano de obra y
los subsidios estatales, reducen su precio final.

Construir un autobús en casi todas partes del
mundo está lejos de ser un proceso automático y
robotizado, dados los bajos niveles de producción
en comparación con los automóviles y camiones.
Gracias a la gran demanda interna, los fabricantes
chinos han logrado tecnificar muchísimo su proceso
constructivo, logrando reemplazar, por
ejemplo, las piezas exteriores de fibra de vidrio
por lámina metálica estampada y las partes internas
por plásticos inyectados. Esto se traduce en
una altísima velocidad de producción y menores
tiempos de entrega, aunque no necesariamente,
en mejor calidad.

Así las cosas, la única forma de proteger a los
miles de empleos directos e indirectos que genera
la industria carrocera local, está en el apoyo que el
gobierno nacional entregue a los fabricantes, a
través de los puntajes que se den a los operadores
que carrocen en Colombia a la hora de licitar, y la
generación de estímulos laborales y tributarios
que alivianen la carga de la industria. Es hora de
honrar las promesas de campaña y demostrar que
los carroceros y emprendedores están para algo
más que una anaranjada fotografía.

EDITORIAL COLOMBIABUS EDICIÓN 36: VOLVIMOS A LA RUTA

Por: Charlie Rodríguez.

VOLVIMOS A LA RUTA

La pandemia derivada de la propagación de la enfermedad Covid-19 representado un nuevo orden global en la mayoría de las actividades humanas y el transporte de pasajeros no podía ser la excepción.

Aunque el servicio urbano continúa operando con restricciones, movilizando a aquellos que por fuerza mayor debían seguir dinamizando la cadena productiva y de suministros, la para en los segmentos especial, escolar e intermunicipal fue casi total, representando pérdidas multimillonarias para el sector, que de acuerdo con los cálculos realizados por las agremiaciones como el consejo superior del transporte y Colombiabus, involucra a casi un millón de colombianos en su cadena productiva.

Fueron cinco meses de detención que pusieron a prueba la solidez del gremio y su capacidad de adaptación pero que sobre todo, que han dejado muchas enseñanzas para todos quienes derivan su sustento de la movilización de personas, entre ellas, la necesidad de fortalecer la unión entre las compañías operadoras, de cada a presentarse ante las autoridades de transporte y el gobierno nacional como una fuerza necesaria e imprescindible para el devenir nacional esa capacidad de cohesión es la que hace que además la opinión pública, los medios de comunicación masivos y la banca, le den seriedad al caso de un a un gremio que mueve más de 200 millones de pasajeros al año.

Y es que al ver que el gobierno nacional pretende desembolsar a título de préstamos cerca de 370 millones de dólares para ayudar a la reactivación de la otrora «Aerolínea de Colombia», el escozor y descontento se agudizan durante la cuarentena los recursos estatales para apoyar al sector transporte durante la pandemia fueron íntimos, el acceso a los mismos una utopía y la persecución a través de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, la Supertransporte y el Ministerio de Protección Social, el pan de cada día.

A pesar de las adversidades, empresarios, conductores, propietarios personal de logística, la cadena de suministros del sector, carroceros, fabricantes de chasises, aseguradores y hasta nuestra revista, volvimos a la ruta fortalecidos y convencidas que somos una fuerza indispensable para el crecimiento del país una nación que se mueven bus, que se conecta a través de sus maltrechas carreteras y que necesita de sus compañías de transporte para seguir adelante.

Esta nota es un homenaje a todos quienes estoicamente logramos soportar estos meses en casa, pero que debemos continuar sobre ruedas para seguir haciendo empresa, así seamos considerados «sujetos de alto riesgo» por la banca, que no entiende que lo que realmente representa un riesgo, es dejar incomunicado al país.

Nuestros mejores deseos en el regreso a la ruta desde este, el canal del autobús en Colombia.