COMIL EVOLUCIONA EN LA MEDIDA JUSTA CON SU NUEVO CAMPIONE INVICTUS 2023

UNO DE LOS ESTRENOS DE LAT.BUS 2022

Redacción Latinobus

Dentro de esa larga historia de más de 35 años de Comil, los últimos 6 años han sido bastante complicados: una segunda planta que se creó que fue abandonada a los pocos años, dificultades financieras, baja demanda e incluso haber sido admitida en procesos de recuperación judicial para honrar con sus compromisos.

En ese escenario tan complicado, debutaba en 2016 la generación Campione Invictus, que suponía el paso a formas más redondeadas para seguir la estela de un diseño que había creado escuela y lograba una enorme aceptación. El Invictus, se orientaba al segmento rodoviario de mayor capacidad, con alturas de bodega desde los 1.050mm hasta los 1.600mm y naturalmente con la versión dos pisos. La compañía ha mostrado recuperación y aunque también ha sufrido por la pandemia, también se ha preparado para el crecimiento de la demanda de los viajes por carretera en Brasil.

Para responder a ello, aprovechó LatBus para estrenar su nueva familia Invictus 2023, que también saluda a las nuevas familias de chasises de buses de carretera brasileros que llegarán para cumplir las nuevas normas de emisiones. Una puesta al día o “lavado de cara”, es lo que presenta este modelo para largas distancias.

Se distingue principalmente por sus laterales con dos tiaras que buscan también hacer parte de esos rasgos de otros constructores que se vuelven tendencia. Una en la parte trasera de las ventanas y la otra más diagonal, que conecta los ventanales superiores con las puertas de acceso para los conductores.

También le acompañan unos nuevos conjuntos ópticos y paragolpes delanteros con detalles cromados en la persiana frontal y en las cavidades donde se alojan los faros antiniebla. También la enorme puerta que cubre al motor en la parte trasera, tuvo su retoque y los espejos retrovisores adelantados estrenan estilo que además permite mejorar la visibilidad para los operadores.

Por su parte, el interior permaneció prácticamente sin cambios, aunque los soportes de portapaquetes son nuevos para darle mayor resistencia. La nueva serie Invictus 2023 de Comil se podrá carrozar sobre la serie K rodoviaria de Scania,, los O500 de Mercedes-Benz y los Volvo B13, aunque en las versiones de menor capacidad, también podrá aceptar los chasises Volksbus de motor trasero y peso bruto vehicular superior a los 18.000kg.

VOLVIÓ EL GRAN PREMIO NACIONAL DE TRACTOMULAS MOBIL DELVAC

RÉCORD DE CONCURSANTES Y PÚBLICO EN LAS TRIBUNAS

Redacción Latinotruck – William Marroquín

Estar cerca de los transportadores, fortalecer lazos amistad con ellos y alcanzar alta recordación de marca que conduzca al éxito comercial, es el espacio soñado para cualquier compañía del sector; lográndolo, tras mucho trabajo duro, paciencia,  consistencia tras varios años y recursos invertidos. Eso lo ha conseguido el Gran Premio Nacional de Tractomulas, que inició en 1988 como un homenaje a la familia transportadora y antes que una competición, buscaba ser una exhibición. El evento crece a lo largo de estos 34 años, con récord de participantes y público, que colmaron las tribunas del Autódromo de Tocancipá.

Esta edición 34, permitía a la afición volver al circuito de Tocancipá, tras las restricciones de la pandemia que obligaron la cancelación de la cita en 2020 y celebrar la edición 2021 sin el público, que permite que esta sea la reunión que más asistencia convoca en el autódromo. Por eso los 210 conductores que acudieron a inscribirse, dejando una parrilla de 150 competidores (incluyendo dos mujeres y participantes ecuatorianos) y los más de 35.000 espectadores que colmaron las tribunas del autódromo, marcaron un récord para el evento y una enorme motivación tanto para los concursantes como para las compañías que también estuvieron presentes con sus productos y servicios.

BOYACÁ Y LOS GUÍO SIGUEN MANDANDO

Los primeros años de la competencia, estuvieron dominados por participantes de Bogotá hasta 1993, cuando boyacense Henry Guío Barrera se convertiría en el primer campeón de esa tierra transportadora e impulsor de una dinastía familiar, que se ha subido a lo más alto del podio en 10 de las 34 ediciones del Gran Premio Nacional de Tractomulas.

Los participantes se midieron durante los dos días en catorce pruebas: diez de ellas, para coronar al ganador de la edición 34 del Gran Premio Nacional de Tractomulas y cuatro, para otorgar el título al vencedor de la Copa Campeón de Campeones, reservada a quienes se impusieron en las ediciones del evento celebradas desde 2010. Competencias de desafío de milla para seleccionar a los mejores en velocidad y habilidad con cabezotes, unidas a las de destreza con tráiler, hicieron la selección de los semifinalistas en la tarde dominical, animados por las frenéticas tribunas que vitoreaban y aplaudían a rabiar como nunca.

A lo largo de las pruebas, Henry David Guío quien venció en la edición 2010, haría valer su experiencia de 12 años participando y su habilidad para neutralizar a sus rivales, especialmente en las zonas de frenado. Allí, con una inusitada técnica para ir desacelerando antes de tocar el obstáculo y enganchar la reversa, podía salir con la máxima potencia y obtenía las diferencias que le permitieron vencer en todas las eliminatorias y retener el título tras lograr una cómoda ventaja en la final, con José Daniel Puerto conformándose con el subcampeonato. Guío mostró motivación y autoridad, alzándose también con la Copa Campeón de Campeones, para llevarse a casa los dos títulos en disputa.

JULIÁN PEDRAZA PUSO EL ESPECTÁCULO

Nacido en Duitama, principal cuidad comercial y transportadora de Boyacá, Julián Andrés Pedraza creció entre los camiones de su familia que conduce alternando sus estudios de Administración de Empresas. En 2019 puso de cabeza el establecimiento del Gran Premio Nacional de Tractomulas, coronándose campeón con apenas 23 años y venciendo a los expertos de la dinastía Guío o al nariñense José Armando Pantoja.

Apoyado por Michelin y al mando de su Kenworth T800, llegó a la semifinal enfrentándose con Henry David Guío en una International ProStar, vencedor en la edición 2021 y a la postre campeón en 2022 en un vibrante duelo, donde la competencia con zonas de frenada y una mayor experiencia marcaría diferencias a favor de Guío, quien le superó. Pero nadie esperaba que la definición por el tercer puesto captara tanto o más la atención del público por la mezcla de inteligencia, espectáculo y dramatismo que dieron como vencedor a Julián.

Midiéndose con el bogotano Dagoberto Cuervo, también en Kenworth, recorrieron los 2.040 metros del circuito con tres puntos de frenado en las dos primeras vueltas y una de velocidad pura en la tercera. Cuervo arrancó con una pequeña diferencia a su favor, pero Pedraza no se desesperó forzando a su rival al error en las zonas de curvas, recortándole terreno, hasta llegar al último curvón antes de la recta principal, saliendo con mejor aceleración y capitalizando una distracción de Cuervo para alcanzar el tercer escalón del podio, en la eliminatoria más emocionante y disputada de todo el fin de semana.

El Gran Premio Nacional de Tractomulas demostró por qué es la mayor celebración de la familia camionera, que sólo hizo una pausa activa en medio de una actividad que nunca se detiene. Rindiéndole un merecido reconocimiento a esos hombres y mujeres que transportan el progreso de Colombia y acompañados por su patrona, La Virgen del Carmen. Todo un éxito comercial y de asistencia, que también serán un enorme desafío que la organización ya prepara para que, en 2022, el ritmo de crecimiento del certamen no se detenga.