RECONECTANDO LA MOVILIDAD CON EL USUARIO: EL RETO DE TRANSMILENIO EN BOGOTÁ

NUESTRO EDITORIAL DE REVISTA LATINOBUS NÚMERO 46

Redacción Latinobus – William Marroquín

Cuando hace más de 21 años inició operación la primera ruta de Transmilenio, era claro que el esquema de transporte tradicional bogotano desaparecería. Durante este tiempo hubo varios avisos que presagiaban su extinción y durante más de diez años, las empresas existentes y pequeños transportadores estuvieron notificados de que el final de su negocio llegaría.

El ocaso de una era de casi ocho décadas, donde la administración de la ciudad perdió capacidad para prestar un servicio público esencial como la movilización urbana (entregándolo a empresas privadas), entraría en su recta final; incluso la propia Empresa Distrital de Transportes Urbanos fue ahogándose en corrupción y desgreño administrativo, llevándola a su liquidación hace más de 30 años.

Más de setenta años, en los que el sistema tradicional movilizó a los bogotanos, pero su crecimiento la condujo al desorden, generando problemas crónicos: modelo afiliador eludiendo responsabilidades, remuneración con base en pasajero recogido desencadenando la “guerra del centavo”, extensas jornadas, vehículos inadecuados y contaminantes, entre otros.

Iniciando la década pasada vino una renovación importante, acelerándose desde 2019 con el otrosí a los contratos suscritos entre TransMilenio y los operadores, quienes se comprometieron a desmontar las rutas habituales, retirar y desintegrar los vehículos sobrevivientes e incorporar autobuses de última generación con bajas o cero emisiones, mínimo ruido, confortables, accesibles y seguros.

Paradójicamente, la renovación de los buses zonales no está siendo bien recibida por la comunidad que muestra su descontento, dirigiéndose con cajas destempladas a los operadores y los medios que han informado el desmonte de las rutas, los vehículos antiguos y la llegada de los reemplazos. Desde la desafortunada politización a la que se somete el sistema, hasta reparos sobre las características de confort y seguridad de los nuevos autobuses, son el sentir de los usuarios.

Reprochan la demora con que los vehículos pasan por los paraderos, el esquema de validación que no les permite hacer los transbordos necesarios considerando que la movilidad capitalina está peor que nunca, una infraestructura vial que no ha crecido y con reducciones en los carriles aumentando los tiempos de desplazamiento. La ausencia de puntos para recargar los medios de pago autorizados aleja cada vez más al usuario del sistema y el descontento crece.

Hecha la tarea de renovación, Transmilenio debe retomar ese trabajo de acercarse a los barrios, mejorar el conocimiento del sistema y sus rutas con las comunidades, presionar para que los códigos de policía y penal se endurezcan para castigar ejemplarmente a delincuentes y defraudadores. Asimismo, Recaudo Bogotá tiene que recuperar el 35% de los puntos de recarga que perdió en junio de 2021 al terminar su contrato con Gelsa (dueña de PagaTodo).

Es inaceptable que lugares de gran afluencia de público como centros comerciales, hospitales, bibliotecas públicas, plazas y grandes hipermercados, entre otros, a los que se llega en Transmilenio, no cuenten con terminales automáticas para obtener la tarjeta personalizada y recargarla a cualquier hora, obligando a las personas a caminar largos trayectos para encontrar un lugar. Eso sí, en los propios paraderos, los revendedores de pasajes hacen su agosto en las narices de las autoridades.

También es vital acelerar la multimodalidad en los sistemas de última milla, antes que el crecimiento de los medios informales como bicitaxis termine asfixiando los barrios, a donde sólo puede llegar el autobús, que seguirá siendo eje de la movilidad bogotana, mientras que la primera línea de metro inicia su operación.

MARCOPOLO COMIENZA ENTREGA DE SU MAYOR PEDIDO DE UNIDADES DOBLE PISO DE LA GENERACIÓN 8

54 BUSES RECIBIRÁ CATEDRAL DE BRASILIA 6X2 Y 8X2

Redacción Colombiabus – Marcopolo Brasil

La Generación 8 de Marcopolo fue uno de los hechos más relevantes de la industria del autobús a nivel mundial, en 2021 y puede decirse que fue el principal suceso en Latinoamérica. Como lo hemos mencionado en diferentes canales, la anterior G7 (todavía en producción) logró convertirse en el bus de carretera más vendido en todo el hemisferio occidental y le ha dejado el listón muy alto a su reemplazante como referente del transporte rodoviario.

No obstante, siguen llegando pedidos de la Generación 8, especialmente de los transportadores brasileros que aprovechando la reactivación y el renaciente interés de los viajeros por regresar a las rutas, se han preparado para recibir a su clientela con la mejor oferta, los autobuses más atractivos exteriormente y mejor equipados.

Ahora Viacao Catedral, operador de la capital Brasilia que desde finales de agosto de 2021 había formalizado un pedido de unidades doble piso del modelo Paradiso 1800DD Generación 8, ha recibido las primeras entregas. La compañía atiende 12 estados del país con rutas regulares, ofrece servicios de alquiler (fletamento) para excursiones, servicio turístico y empresarial, complementado con una división de transporte de paquetería.

El pedido inicial de agosto, comprendía 44 unidades, tanto en chasis Mercedes-Benz como Scania, que ahora se amplía a los 54 vehículos, convirtiéndose en la mayor orden hasta la fecha de un solo cliente para el Paradiso 1800DD Generación 8 de Marcopolo. Los vehículos, serán utilizados en las líneas de la empresa a todas las capitales del noreste, partiendo de Brasilia, Goiânia y São Paulo.

“La adquisición de Catedral es la mayor jamás realizada hasta el momento de unidades de Doble Piso Generación 8, lo que nos anima a seguir invirtiendo en el desarrollo de vehículos cada vez más sofisticados, seguros e innovadores”, destaca Ricardo Portolan, Director de Operaciones Comerciales MI y Marketing de Marcopolo.

La nueva Generación 8 Paradiso 1800 DD, son parte del programa de renovación de flota en curso de Catedral, que cuenta con una flota con una de las edades promedio más bajas del mercado brasileño. Con una longitud total de 15 metros, tienen capacidad para 33 y 60 pasajeros en las versiones con asientos cama-cama Hyper Soft y asientos semi-cama Super Soft, respectivamente.

Los espectaculares autobuses, incluyen puertos de recarga USB en todos los asientos, sanitario, refrigerador con dispensador de bebidas y audio ambiental. También cuentan con pantallas LED para proyección de películas y videos, así como streaming para entretenimiento a bordo y sistema de aire acondicionado con desempañador en la cabina del conductor, con ventilación / enfriamiento. Los vehículos también están equipados con un muro de separación total, cortinas y rutero electrónico.

El Paradiso 1800 Double Decker es el modelo de la Generación 8 de Marcopolo,que más interés ha despertado entre los operadores de transporte, por sus características de seguridad, confort y eficiencia, con los más altos estándares en el mercado. Esto debido principalmente a los más de 140 nuevos atributos presentados en el segmento rodoviario para beneficiar a conductores, pasajeros y transportadores.

Presentado en julio de 2021, la Generación 8 de Marcopolo, trajo consigo más de 60 patentes que generan ventajas importantes en comodidad, confiabilidad y costo operativo. Los modelos tienen un diseño siempre innovador, manteniendo el ADN Marcopolo y un coeficiente aerodinámico de solo 0,379 para menor resistencia al avance, junto al uso de nuevos materiales especiales que le brindan otro diferencial.

El nuevo techo está fabricado íntegramente en aluminio, con un peso reducido, mayor durabilidad y resistencia. El uso de materias primas poliméricas especiales en la fabricación de parachoques, rejilla frontal y tapa trasera, entre otros, proporciona piezas más ligeras, extremadamente resistentes, con excelentes propiedades mecánicas y una superficie ideal para la aplicación de pintura, lo que garantiza un estándar superior de calidad y acabado.