TENEMOS GAS NATURAL PARA RATO: VANTI COLOMBIA

600 NUEVOS BUSES A GAS ADICIONALES LLEGARÁN A BOGOTÁ

ENTREVISTA CON JOHN JAIRO CONTRERAS

El gas natural, es una de las formas que permite hacer una transición responsable del diésel a la electricidad. En Colombia desde hace muchos años, los vehículos de transporte público en tierras bajas han utilizado el gas como energético, fue aumentando su alcance a más ciudades y con el avance de la tecnología, el país se ha convertido en uno de los líderes en la implementación de este combustible en aplicaciones de pasajeros y carga.

Sólo en Bogotá ruedan cerca de 2.000 autobuses en el sistema Transmilenio, siendo la ciudad que más buses a gas natural Euro VI tiene en todo el mundo, demostración de la madurez de la tecnología, que también se va moviendo a las aplicaciones de carretera en medias y largas distancias.

Una cosa es que el transportador vaya solo e inicie por su cuenta esa ruta de la migración tecnológica y otra es hacerlo de la mano con una compañía que lo asesore, le acompañe y le recomiende cuales son las mejores condiciones para operar el energético con máxima rentabilidad. Para explicarnos más sobre los avances en la implementación de flotas propulsadas por gas natural, John Jairo Contreras, Vicepresidente de Grandes Clientes del Grupo Vanti, conversó con Latinobus.

LATINOBUS: ¿Qué ofrece Vanti para los transportadores del especial y carretera? ¿Qué se quiere lograr en esa nueva conciencia de los empresarios para migrar hacia un nuevo energético?

JOHN CONTRERAS: Hay una explosión de uso del gas natural en el transporte, Vanti es comercializadora y distribuidora de este energético, por supuesto que no tiene injerencia en el mercado de oferta de vehículos, sin embargo estamos trabajando en esa línea para maximizarla, desarrollando estaciones de servicio adecuadas para el tanqueo de este tipo de vehículos, generando incentivos en la cadena del gas junto al productor Ecopetrol, TGI como transportador y Vanti para una mayor masificación, creemos que es el camino para una sostenibilidad ambiental y económica. Nuestro trabajo es ofrecer gas a largo plazo, adaptar estaciones para un segmento más profesional y sofisticado, es el ejercicio que venimos haciendo.

LB: Tuvimos un proceso en Bogotá con la licitación de articulados para Transmilenio y seguida la implementación en el componente zonal con más vehículos a gas natural. ¿Cómo ha sido la experiencia en la capital del país que se ha dado a gran escala?

JC: La experiencia superó las expectativas, en otras ciudades ya había iniciativas exitosas pero en Bogotá existía una gran incertidumbre sobre si el uso del gas natural en un sistema de transporte como Transmilenio tendría aplicabilidad. Logramos despejar esas dudas gracias a que la cadena (Ecopetrol, Vanti, TGI) logró colocar en operación en 2016, el primer biarticulado del mundo en el sistema. Este nos permitió despejar todas las inquietudes frente al desempeño del vehículo y su comportamiento ambiental, generando confianza en los operadores interesados en presentarse a las licitaciones. El gas natural ofrecía unas ventajas comparativas frente al diésel y los eléctricos logrando que el 52% de los articulados tuviera esta tecnología. En el caso del SITP tenemos contratados 1052 buses que ruedan actualmente y vemos que hay un contagio para que las renovaciones de vehículos antiguos sean con buses movidos con gas natural, y estamos estructurando negocios por 600 unidades adicionales.

Eso significa que hay confianza y promesas cumplidas por el ahorro en consumo y dinero para el empresario del transporte, que espera tener buen desempeño operacional, estar alineado con la sostenibilidad ambiental y también lograr ahorros para el desarrollo del negocio.

LB: Muchas personas pueden tener temores y escuchan voces que corren respecto a la oferta y disponibilidad del gas, pero los proyectos demuestran que hay algo para vender y por largo tiempo ¿Sí tenemos gas?

JC: Esta pregunta siempre se hace en todos los foros donde hablamos de movilidad sostenible, Colombia es un país de gas y tenemos reservas cercanas los 3 terapies cúbicos que según las distintas fuentes publicadas, indican que alcanzan para 7 años, pero este horizonte de tiempo es la producción de gas de los campos actuales, sin embargo el país tiene enormes yacimientos de gas.

Según la ANH (Agencia Nacional de Hidrocarburos) tendríamos gas para 500 años en función de  desarrollar recursos convencionales y no convencionales. Hay suficiente gas, el asunto no es de disponibilidad del recurso, debemos resolver algunas barreras de infraestructura y la construcción de gasoductos que conecten los nuevos hallazgos con la demanda y es ahí donde tenemos que hacer el esfuerzo. Eso implica que las decisiones de construir las conexiones de campos sean rápidas y se simplifiquen, es la barrera como industria que tenemos que solventar, que es un problema más fácil en comparación si no hubiese gas, porque somos autosuficientes.

LB: Hablando puntualmente del transporte especial, donde no son grandes operadores con cientos de buses sino empresas que compran pocas unidades. ¿Cómo llega Vanti a ellos y qué se puede ofrecerles de cara a la migración?

JC: En el transporte especial está esa demanda de gas natural con empresarios que manejan flotas pequeñas, venimos trabajando en dos frentes: la conversión de vehículos y los dedicados. El primero lo conocen pues es un negocio tradicional, pero ahora con vehículos preparados de fábrica cero kilómetros con garantía y que pueden dar el máximo desempeño operacional. Arrancamos con marcas importantes que ofrecen los automotores convertidos y en el último año hemos comercializado cerca de 1.000 unidades en flotas comerciales. Los dedicados ya traen la tecnología directamente de fábrica y es el escenario deseable nuestro, que ya existen en el mundo y deben llegar más, tenemos que ser capaces de generar más oferta y eso lo logramos aumentando la demanda, con fabricantes que trabajan fuertemente a nivel global produciendo para atender demandas como la europea, que está migrando con gran velocidad al gas.

LB: A veces a la gente no se le pasaba por la cabeza tener vehículos grandes a gas, flotas de carga de gran tonelaje en empresas muy importantes que han incorporado un buen número de unidades con esta tecnología. ¿Cómo ha sido esa recepción por parte de los transportadores al pasarse al gas natural?

JC: Basta con ubicarse en las autopistas a las afueras de la capital y se está viendo cada 30 minutos una tractomula movida con gas natural, esto demuestra gran confianza en ese segmento. Tenemos cerca de 1.000 tractocamiones, desarrollados o promovidos por Vanti circulando por las rutas hacia Boyacá y la Costa Caribe cumpliendo con el desempeño ambiental. En una reunión con el Presidente de Ecopetrol, se planteaban las dudas sobre la capacidad de los vehículos para rodar por nuestra geografía tan exigente. Ese mito que el gas tenga o no la capacidad de generar ese poder energético, está resuelto con los vehículos dedicados de grandes prestaciones capaces de lograr el desempeño, derribando ese mito.

Los transportadores que han incorporado vehículos de carga con gas, demuestran confianza y contagio, la visión de Vanti es que para 2026 tengamos cerca de 14.000 tractocamiones propulsados con gas natural. Esa es una meta muy ambiciosa que nos exige contar con estaciones de servicio en todos los trayectos, instalaciones de reabastecimiento exclusivas en los patios de operación de los operadores, además de una oferta de gas a largo plazo económica y sostenible, tenemos varios desafíos, pero estamos dispuestos a enfrentarlos con gran empeño.

Deja un comentario