VIAÇÃO GARCIA Y BRASIL SUL ESPERAN PEDIDO DE 31 BUSES MARCOPOLO GENERACIÓN 8

ESPERAN ALCANZAR 85% DE LAS CIFRAS DE PREPANDEMIA

Redacción Colombiabus – Viacao Garcia

La Generación 8 de Marcopolo es una realidad y mientras el Grupo Aguia Branca se prepara para recibir el primer bus en pocas semanas, otras empresas no quieren perder la estela y esperan la reactivación del transporte rodoviario brasilero con nuevas unidades. Así lo ve el Grupo Viação Garcia – Brasil Sul, uno de los más grandes en el país y cliente importante de Marcopolo, que anunció su nuevo pedido de buses.

Según la empresa, para las líneas interestatales, se han pedido 10 vehículos Paradiso G8 1800 Double Decker. En este caso, los autobuses vienen con 56 asientos, 48 ​​asientos semi-cama en el segundo nivel tapizados en cuero ecológico con siete escalones reclinables, reposapiernas más anchos con apoyo regulable en altura del pasajero y cortinas que separan los asientos, y ocho sillas cama en el primer piso reclinables 180 grados, mamparas individuales y un kit de confort compuesto por almohada y manta con el estándar de la cadena hotelera Bourbon.

Para el funcionamiento en líneas interurbanas con rutas más cortas, esperan 12 Paradiso G8 1200. Estos cuentan con 42 asientos con asientos semi-cama en cuero ecológico y espacio más amplio para las piernas con apoyo regulable. Finalmente, en servicio de alquiler (fretamento) se pidieron 9 buses Viaggio 800 con transmisión automática y suspensión neumática. Los vehículos, con chasis Mercedes-Benz, operarán en las líneas de la compañía en siete estados (São Paulo, Paraná, Santa Catarina, Rio Grande do Sul, Rio de Janeiro, Mato Grosso Sul y Minas Gerais). Las primeras entregas tendrán lugar finalizando septiembre y se espera que para noviembre, el grupo tenga sus 31 buses trabajando.

Los vehículos de esta nueva generación tienen una estructura diseñada para garantizar una mayor seguridad para pasajeros y conductores. Los sistemas son altamente tecnológicos, con énfasis en el frenado automático y de emergencia; asistencia en la conducción de caminos con curvas; control interno de la presión y temperatura de los neumáticos; análisis de objetos de hasta 200 metros con advertencia sobre la relevancia de cada uno; alarma en caso de salida involuntaria del carril de conducción; control electrónico de estabilidad, entre otros que hacen que la conducción sea la más segura del mercado, gracias al equipamiento de los chasis Mercedes-Benz.

El grupo se decidió por los Marcopolo G8, por el hecho que también ofrecen más comodidad al conductor con el nuevo asiento de espuma en forma de caparazón que «abraza» al conductor, según los vehículos. Nuevos faros, mayor visibilidad de los obstáculos y un sistema de cámaras con visión nocturna son otros atributos que hacen que la conducción sea más segura. El diseño completamente renovado de los vehículos también ha permitido mejorar el coeficiente aerodinámico, que ya era muy bajo en la Generación 7, brindando un ahorro de combustible del 3% al 5%.

Actualmente, el Grupo trabaja con el 60% del movimiento mensual en relación al año 2019, antes de la pandemia del covid-19, y debería llegar al 85% a fines de 2021. Para el vicepresidente del Grupo, Estefano Boiko Junior, este es el momento de retomar las operaciones. “Brindar a los clientes comodidad y seguridad siempre ha sido nuestra prioridad”, dijo.

También, el presidente del Grupo, José Boiko, refuerza la importancia de adoptar protocolos de bioseguridad. «Hacemos todo lo posible para monitorear todos los puntos de contacto e implementar procedimientos de servicio seguros, incluida la adquisición de la nueva flota de autobuses de última generación que brindarán mejores experiencias a los pasajeros».

Deja un comentario