MARCOPOLO SIGUE INNOVANDO Y LANZA LA ESPERADA GENERACIÓN 8

Redacción Colombiabus – William Marroquín

LA ACTUAL GENERACIÓN 7 SEGUIRÁ EN PRODUCCIÓN

El reemplazo de la Generación 7 de Marcopolo, el bus de carretera más vendido de todo el hemisferio occidental y presente en más de 80 países, venía siendo tema de especulación desde 2018. No es fácil encontrar un sustituto para un modelo que ha tenido tanto éxito en ventas y que además, ha creado escuela con su diseño orientado a la fluidez aerodinámica, las superficies carenadas y la comodidad interior. Un autobús que desde el primer día fue una propuesta ganadora, conquistando a transportadores, pasajeros, conductores y aficionados.

Pues el trabajo de cerca de cinco años investigando, desarrollando nuevas soluciones, recogiendo las experiencias de transportadores del segmento rodoviario y de fretamento (alquiler) y preparándose para recibir una reactivación del transporte, ha culminado con el lanzamiento mundial de la Generación 8 o simplemente «G8» de Marcopolo, el gigante brasilero del autobús.

«Por más de 70 años, la innovación ha estado en nuestro ADN y hoy abrimos un capítulo importante en una empresa que no deja de crecer, siendo referente mundial en la fabricación de carrocerías para autobuses ofreciendo comodidad y tecnología para pasajeros, así como rentabilidad a los clientes, estamos preparados para el futuro, que será abordo de un Marcopolo» menciona James Bellini, CEO de Marcopolo.

Este nuevo lanzamiento marcará la historia de Marcopolo y otro salto para el transporte de pasajeros en carretera. Su frontal es exclusivo para esta Generación 8, con una mayor superficie del panorámico que es de diseño enterizo y sus plumillas no interfieren con la visual del conductor cuando no están encendidas. La silueta del G8 permite una mejor penetración aerodinámica respecto a la ofrecida por el G7, que ya era muy buena, reduciendo la resistencia al avance y ayudando a mejorar el consumo de combustible.

Asimismo le acompañan unidades ópticas en LED de una nueva generación, de diseño específico y mayor alcance para mejorar la visibilidad, especialmente en las noches, los faros principales tienen una forma de cuña. La trasera se orientó para buscar las proporciones adecuadas en las formas, que mantuvieran ese aire de familia, aunque el juego de luces ocupa una mayor superficie.

Al abordarlo, una escalera iluminada en cada peldaño y un pasamanos recubierto de material antibacteriano, facilitan el acceso tanto a la cabina de mando, como al salón de pasajeros. En el puesto de conducción hay que detenerse, pues es una de las áreas que más mejoras recibió destacándose el nuevo panel de control, donde sobresale una pantalla táctil que integra las funciones que antes estaban en los tableros múltiplex y está complementada por botones, lo que permite al operador accionar los mandos de dos formas, mejorando la precisión.

Otro detalle interesante, es la mayor superficie acristalada en las puertas de acceso, que ayuda a identificar objetos y especialmente reducir puntos ciegos, facilitando maniobras más seguras para la tranquilidad de los conductores.

Una silla más envolvente, con espaldar de mayor anchura y construida en una sola pieza pues el apoyacabezas está integrado, busca reducir el cansancio del profesional que dirige el vehículo. Las sillas de pasajeros, que eran uno de los componentes más apreciados de la Generación 7, fueron revisados con nuevos tonos, espumas y materiales combinando colores oscuros y pespuntes que le dan un aire más moderno, también la reclinación es más suave.

«La propuesta de la cabina del conductor buscaba brindar una mejor experiencia de uso, aumentamos el campo de visión para brindar mayor seguridad y tranquilidad en los viajes, el panel de instrumentos es completamente nuevo, con formas fluidas e incorporando nueva tecnología, con un nuevo concepto de operación incluyendo colores y formas que permitan una rápida comprensión de los mandos» destaca Alexandre Garcia, Diseñador de Interior UX en Marcopolo.

Por otra parte, se reubicaron las salidas para los puertos USB y las entradas para auriculares, quedando ahora en las carteras de asiento evitando que queden dispersos, los portapaquetes estrenan juegos de iluminación totalmente en LED, crecen en espacio para alojar objetos, además de una atractiva propuesta de estilo para los difusores de luz y climatización, las luces de lectura se encienden automáticamente. El sanitario combina tonos blancos y negro para mejorar identificación, además de ofrecer mayor espacio con una puerta más amplia, orientado a facilidad de uso.

Marcopolo se retó a construir un vehículo todavía mejor, también en la seguridad: se empleó acero de mayor resistencia en la construcción de la estructura, se aumentó la sección de las columnas laterales en un 25%, nuevos métodos de producción y unas pruebas más exigentes de colisión y volcamiento, primero simuladas digitalmente y posteriormente llevadas a la prueba real con prototipos logrando una alta preservación del habitáculo y por ende, menos posibilidades de lesionados y fatalidades.

Para la Generación 8, se trabajó creando un sistema de seguridad pasiva para proteger a los conductores y los pasaheros, se simularon pruebas de impacto frontal con intervenciones de rescate a cargo de cuerpos de bomberos. Las puebas demostraron que el nuevo kit de protección pasiva, permite ahorrar hasta 30 minutos en las tareas para liberar al conductor, extraerlo del autobus y trasladarlo a un centro asistencial.

El vehículo ofrece las cámaras en vez de los clásicos retrovisores exteriores, para poder captar todos los ángulos, evitar puntos ciegos, tener visión en cualquier condición climática o de luz y anticipar las maniobras, incluso con tecnología infrarroja para ver en la noche. Para mercados como el colombiano, se ofrecerá esta opción, que el transportador debería considerar como equipo de serie.

Marcopolo conversó con una gran cantidad de transportadores brasileros, que se unieron a los aportes de muchos clientes en Latinoamérica, ayudando a la construcción del nuevo modelo, del que se habían visto algunos rasgos en febrero de 2021. Una realidad que pronto estará en las rutas rodoviarias de Brasil, con el Grupo Aguiabranca como primer cliente, que lo operará entre Río de Janeiro y Sao Paulo, desde septiembre de 2021.

De todos modos, para facilitar la transición y permitirles mayores posibilidad es de elección a los clientes, Marcopolo mantendrá en el mercado la Generación 7, que se verá en otros mercados de manera gradual, desde 2022. Para Colombia, se espera lanzarlo durante el primer semestre del próximo año, cuando ya se vea un mejor desempeño de la industria del autobús.

Un autobús con muchos detalles de diseño, seguridad y confort que esperaban los transportadores y amantes de la marca que también llevará a las pasajeros a una experiencia de viaje mejorada. También se acerca a las creaciones europeas, un mercado a donde seguramente Marcopolo querrá llegar, pues en los demás continentes el gigante brasilero está presente, la Generación 8 seguirá reforzando la posición de la marca como referente en la industria del autobús.

Deja un comentario