APROBADO PROYECTO DE DESCARBONIZACIÓN PARA BOGOTÁ

Redacción Colombiabus – William Marroquín

SE PODRÁ OPTAR POR TECNOLOGIAS DIFERENTES A E-BUSES

El Concejo de Bogotá, durante la sesión realizada el 31 de mayo, aprobó el proyecto mediante el cuál se impulsa la movilidad sostenible y la electrificación del transporte en la ciudad. Esto apunta que desde 2022 se le brinde prioridad a las flotas de buses eléctricos, aunque si alguno de los procesos licitatorios que se lleve a cabo queda desierto, se podrá contratar otro tipo de tecnologías, como el gas natural y diésel euro 6, o las más limpias que existan en el momento.

El proyecto tuvo varias discusiones a lo largo de los últimos meses, durante las respectivas sesiones del cabildo distrital, donde se buscó que las directrices para las licitaciones no afecten la capacidad operativa de Transmilenio. También se buscaba garantizar que el nivel de servicio se mantenga, mientras se van realizando la transición a flotas más limpias que permitan reducir la huella ambiental.

También se abordó el tema de las bicicletas eléctricas y patinetas públicas, que pretenden facilitar la movilidad de los usuarios en su último trayecto. Varios reproches se generaron, respecto a los ingresos por publicidad y la disponibilidad de las bicicletas en todas las zonas de la ciudad, pues existen localidades donde no se generará el mismo impacto y no todos estarán dispuestos a usar los equipos de micromovilidad.

Adicionalmente se busca claridad en el dimensionamiento del sistema de bicicletas eléctricas y microvehículos individuales, así como la financiación que en principio se pretende que se cubra con la publicidad exterior visual. Tampoco se conocen los sectores donde la exposición de los anuncios genere el suficiente impacto para que permita cubrir los costos de un sistema de transporte.

Es importante tener en cuenta que la electromovilidad ha avanzado a una gran velocidad en el transporte urbano y prácticamente el panorama está muy claro en lo que respecta a vehículos padrón, especialmente los de longitudes que rondan los 12 metros. Sin embargo, en los autobuses de gran capacidad que necesita la ciudad, especialmente en el componente troncal, donde se requieren biarticulados, aún no existen modelos probados para la operación en Bogotá con tecnología eléctrica.

Esto es importante, de cara a las futuras licitaciones de las troncales de la Avenida 68, la Avenida Ciudad de Cali y la renovación de la flota de buses de la fase III de Transmilenio, que comprende la Avenida ElDorado, la Carrera Décima, que necesitarán buses articulados y mayoritariamente, biarticulados. De no encontrarse una oferta de buses eléctricos que cumplan esas características de gran capacidad, se permitiría el concurso de oferentes con tecnologías como gas natural o diésel.

Deja un comentario