PREOCUPACIÓN POR PROYECTO DE SOBRETASA A COMBUSTIBLES

Redacción Colombiabus

AL PROYECTO LE QUEDAN POCAS SEMANAS PARA SU TRÁMITE

Cuando la Corte Constitucional estudió una acción de inconstitucional, que dejó sin efecto a la fijación por decreto de la base gravable para estimar la sobretasa a los combustibles líquidos, emitiendo su sentencia C-030 de 2019. En ella se argumentó que no existía precisión suficiente y clara para definir la base sobre la cuál establecer la sobretasa, y adicionalmente, le otorgó al gobierno un plazo de dos años para presentar un nuevo proyecto que permitiera subsanar el error.

Esta disposición impidió a diferentes entes territoriales, obtener recursos para financiar obras de infraestructura y otros desarrollos, aunque también, disminuye el impacto sobre la estructura de costos de los transportadores de todas las modalidades, pues afecta el insmo más importante de la operación: el combustible.

Sin embargo, los dos años de plazo que concedió la Corte Constitucional, están por vencerse y por ello, se ha radicado ante el congreso un proyecto que propone una nueva base de cálculo y una nueva justificación para establecer la sobretada, en un momento crítico, no solo por la emergencia económica y social del país debido a la pandemia, sino que también puede hacer parte de las reivindicaciones de los transportadores.

El documento del proyecto propone que, para la tarifa general, la tasa para municipios y distritos sea de $940 para gasolina corriente y $1.314 para gasolina extra. En el caso de departamentos las tarifas serían de $330 en corriente y $562 para extra. Para el caso de Bogotá, se plantea un valor de $1.270 y $1.775, respectivamente. La sobretasa al ACPM para consumo en municipios zonas de frontera se liquidará con una tarifa de $204 por galón para el producto nacional y $114 por galón para el producto importado, mientras que en el resto de zonas del país, se propone una tarifa general de $301.

Un pulso entre transportadores y entes territoriales, mientras los ponentes del proyecto esperan que sea aprobado antes del 20 de junio, fecha límite que fijó la Corte Constitucional.

Les invitamos a consultar el proyecto, sus ponentes y su justificación en el siguiente enlace:

Mas de 5.000 autobuses daimler con mejoras para renovación del aire

Redacción Colombiabus – Daimler Buses

FILTROS DE ÚLTIMA GENERACIÓN Y SEPARACIÓN SON AYUDAS

Tras la pandemia se ha visto que uno de los aspectos que más seguridad y confianza puede transmitir a los usuarios del transporte en todo el mundo, es la calidad del aire y la capacidad de los vehículos para renovarlo constantemente, manteniéndolo además libre de impurezas.

En esa línea, Daimler Buses está invirtiendo en el más alto nivel de seguridad gracias a los filtros activos que operan junto con los sistemas de aire acondicionado establecidos. Más de 5000 autobuses de las marcas Mercedes-Benz y Setra, ahora tienen a bordo filtros multicapa de alto rendimiento construidos progresivamente.

El conjunto de soluciones, incluye una capa funcional anti-viral que filtra hasta el 99 por ciento de los aerosoles en el interior. Una pegatina claramente visible en la zona de embarque, identifica a los vehículos con este equipamiento permitiendo que el aire se pueda renovar por completo en un tiempo que toma entre uno y cuatro minutos.

Setra – Erfolgreiche Nachrüstaktionen Setra – successful retrofitting campaigns

Para proteger a los conductores de autobuses de enfermedades infecciosas, Daimler ha modernizado 5000 autobuses urbanos, autobuses programados de larga distancia y autocares de las marcas Mercedes-Benz y Setra con puertas de protección para el conductor. Estos elementos divisorios con superficies acristaladas, ya sea en vidrio de seguridad o policarbonato, también están disponibles para vehículos nuevos y como soluciones de actualización.

freno temporal a CREACIÓN DE OPERADOR DE TRANSPORTE PÚBLICO para BOGOTÁ

Redacción Colombiabus

SE ARGUMENTA NO TENER LOS SUFICIENTES ESTUDIOS

Un proceso que ha estado recorriendo los últimos doce meses, relacionado con la creación de un operador de transporte público para Bogotá, ha sufrido una detención en seco, tras conocerse la orden de un juzgado administrativo del circuito de la capital, de suspender provisionalmente el proyecto, tras los señalamientos de aparente falta de estudios que concluyan sobre la necesidad de constituir el operador.

El Plan Distrital de Desarrollo, aprobado a finales de mayo por el Concejo de Bogotá, buscaba que ese operador atendiera vacíos de mercado y de cobertura en la capital colombiana, ademas de garantizar la continuidad en la prestación del servicio público de transporte masivo. Asimismo, tendría las facultades para operar sistemas de cables aéreos, trenes regionales y hasta ciclorrutas.

Obviamente, existieron versiones a favor y en contra del proyecto. Experiencias como Medellín o algunas de Santiago de Chile, avalaban la iniciativa; aunque casos como los de Transcaribe en Cartagena o Ciudad de México, generaron detractores. Para no hablar que hace 30 había sido liquidada la Empresa Distrital de Transporte Urbano (EDTU) que por muchos años estuvo operando los trolebuses de origen rumano (DAC) o los Uritzky de la extinta Unión Soviética, pero que terminó siendo inviable, además de ser foco de desgreño y corrupción.

Los operadores privados presentaron una demanda, con base en lo dispuesto en la ley 488 de 1998. Esta regula el ejercicio de la función administrativa, determina la estructura y define los principios y reglas básicas de la organización y funcionamiento de la Administración Pública. Según el artículo 69 de la misma, aunque el proyecto tenga aprobación de las autoridades de los municipios, deberá acompañarse del estudio demostrativo que justifique la iniciativa, con la observancia de los principios señalados en el artículo 209 de la Constitución Política.

Así las cosas, queda pendiente la propuesta de tener un operador de transporte público para Bogotá, así como la decisión del Distrito. Si puede encontrar una forma de reversar este pronunciamiento judicial, si presenta los ajustes y somete a discusión los resultados de los estudios o un aplazamiento para que en próximas administraciones se retome la idea.