ALSTOM CERRARÁ SU DIVISIÓN APTIS A FINES DE 2021 A MENOS QUE ENCUENTRE COMPRADOR

Redacción Colombiabus – William Marroquín / Le Figaro

CERCA DE 150 BUSES SE HAN VENDIDO HASTA LA FECHA

Cuando el gigante francés Alstom, líder mundial en sistemas ferroviarios, navegación y transmisión eléctrica, presentó su autobús eléctrico Aptis en 2017, no sólo era la primera vez que la compañía se diversificaba hacia un sector diferente al de los ferrocarriles, sino que pretendía juntar el espacio de un tranvía con la flexibilidad de un bus.

Un bus con valores como su gran accesibilidad gracias a que incorpora una plataforma a nivel de suelo; más precisión en las paradas y una nueva experiencia para el usuario gracias a la vista de 360º que se puede contemplar desde el interior. El espacio interno, además, es flexible, lo que mejora la calidad del viaje y sus 20 metros cuadrados de piso bajo también son novedad.

Sin embargo, han aparecido muchos actores en este escenario de la electromovilidad, varios con productos de gama más baja y por ende más económicos, y que han logrado quitarle negocios a clientes que tenía Alstom casi listos. La empresa, que había registrado el pedido de 87 autobuses eléctricos, tiene un plan de producción hasta otoño de 2021 y aún debe entregar 62 vehículos. Sus autobuses eléctricos, con una capacidad de 100 pasajeros y una autonomía de 250 kilómetros, se habían entregado principalmente a la ciudad de Estrasburgo. También estuvieron en demostración en ciudades como Barcelona e incluso en Latinoamérica, en las rutas del sistema RED de Santiago de Chile.

Aptis fue creada en 2018 como compañía filial de Alstom y manifiesta que la brecha en las necesidades de los operadores en Francia y Europa en el mercado de buses eléctricos y una mayor competencia, han reducido significativamente los pedidos. Por ello la planta de Hangenbieten, en las afueras de Estrasburgo que actualmente emplea a 141 personas, planea finalizar sus actividades para finales de 2021, a menos que Alstom logre encontrar un comprador de la división Aptis.

El establecimiento de un Plan de Protección del Empleo (PSE) de «cese de actividad» comenzó hace pocos días con una primera reunión entre la dirección de la empresa y los representantes de los trabajadores. De acuerdo con la ley Florange creada para proteger a empresas y accionistas franceses, el grupo se ha comprometido a encontrar un comprador, con la ayuda de la Agencia de Desarrollo de Alsacia. La ciudad de Estrasburgo, de la que forma parte el municipio de Hangenbieten, donde se encuentra el centro de producción, pidió al grupo Alstom que busque «activamente» un comprador para preservar los puestos de trabajo de la planta.

Deja un comentario