PROCESOS DE FABRICACIÓN Y USO MÁS SOSTENIBLES EN LAS LLANTAS AEOLUS

Redacción Colombiabus – Aeolus Tyre Latam / William Marroquín

PESE A PANDEMIA LA OPERACIÓN EN COLOMBIA RESISTIÓ

El fin de año 2020 y el comienzo de 2021 fueron bastante complejos para toda la industria del transporte de pasajeros terrestre, pues las restricciones golpearon con dureza una vez más al sector, cortaron de tajo esa tendencia de recuperación que se venía mostrando en la movilización de personas y de paso, hacen que los empresarios retrasen o incluso cancelen decisiones de compra, tanto de sus bienes de capital como cualquier consumible.

La industria llantera tampoco fue ajena a esa tendencia «Dentro de las proyecciones nuestras, no se había contemplado que la pandemia tuviera un segundo pico tan fuerte iniciando el año. No quisimos ser tan agresivos en el tema de los números para el primer trimestre, pero la economía se volvió a parar, con el pánico y la incertidumbre que se generaron, los transportadores prefieren aguantar así necesiten llantas, siguen utilizando las que tienen hasta donde más resistan, afectando los volúmenes de ventas que esperábamos de nuestros distribuidores». Señaló Hermann Marín, CEO para Colombia de Aeolus Tyre.

Otro reto que tienen los llanteros, es lograr que tanto la producción de neumáticos, como el uso durante el ciclo de vida del producto, sean sostenibles reduciendo el consumo de recursos y disminuyendo las emisiones. Ese es un reto que viene desarrollando Aeolus desde sus instalaciones en China y cuyas directrices de fábrica también esperan aplicar en el uso colombiano.

En cuanto al tema de fabricación, la marca ha adoptado el concepto de «Desarrollo Verde» utilizando materiales nuevos, adaptando materiales y tecnologías que reduzcan el impacto ambiental donde se ubican las fábricas tanto en China como en Turquía y Brasil, donde Aeolus también se ha establecido recientemente.

Cuatro pilares respaldan esa iniciativa: El primero es Cero Emisiones, invirtiendo una gran cantidad de recursos para incorporar nueva tecnología en la maquinaria. El segundo es Cero Agua, donde el preciado líquido se recupera, se reutiliza y evitando el consumo de fuentes de recursos subterráneos. En tercer lugar se trabaja en Cero Desechos, aprovechando los recuperables, en otros casos se preparan para que los especialistas en disposición final puedan recogerlos correctamente. El Cuarto Pilar, hace referencia los procesos en plantas de las llantas TBR (radiales de bus y camión) y OTR (fuera de carretera) se trabaja para estandarización de tecnologías para recudir el consumo de energía en la fabricación de los cauchos.

Respecto a las llantas y su utilización, la serie NEO lanzada recientemente, gracias a su nuevo compuesto de sílice, ayuda a reducir el rozamiento con la superficie y en consecuencia, la resistencia al avance para ahorrar combustible. Por otra parte, se fabrican carcasas ecológicas de última generación para esta familia NEO, capaces de alcanzar hasta cuatro reencauches, para reducir el consumo de llantas nuevas y también evitar las complicaciones propias de la disposición final de los neumáticos cuando ya han cumplido su vida útil.

Es claro que las llantas de los segmentos TBR y OTR están cada vez más preparadas para aceptar reencauches y esta actividad debe ir en paralelo con la reposición de llantas, como ocurre en otros mercados, aunque en Colombia todavía existe mucha resistencia. «Los rechazos que hacen las plantas de reencauche serias y certificadas, se dan principalmente por el uso inadecuado de las llantas, se ve mucho rechazo por defectos en la pestaña que empata con el rin que es la parte más importante de la llanta, se calienta y cristaliza quedando inservible. A veces logran pasar la inspección inicial, pero cuando se hace el raspado se encuentra que el neumático está lastimado por cortaduras y atrapamiento de piedras». Indica Hermann Marin, citando situaciones donde una llanta no acepta reencauche.

El año anterior les ha dado confianza y les permite atender este año con mejores proyecciones, aunque no pueden ocultar su preocupación por el mercado de llantas para autobuses. «Nosotros seguimos siendo muy optimistas para 2021, pues logramos unos volúmenes interesantes en 2020, ya tenemos una inercia de ventas, hay muchas llantas rodando y tenemos clientes que ya han hecho reposición de producto. Esperamos un segundo semestre de año más consistente, aunque nos preocupa el segmento de pasajeros que está sumamente golpeado, las empresas están sin caja y están pasando por un momento muy difícil». Manifiesta Marín.

Deja un comentario