LLEGAN NUEVOS BUSES ELÉCTRICOS BYD AL SISTEMA MIO DE CALI

Redacción Colombiabus – Metrocali

SERÁN INCORPORADOS POR EL OPERADOR GIT MASIVO

Ha desembarcado en el puerto de Buenaventura, un nuevo grupo de buses eléctricos que se espera, contribuya a mejorar la calidad del servicio del MIO, experiencia de viaje de los usuarios y calidad del aire de la ciudad. Son 9 autobuses orientados al servicio complementario del sistema de transporte masivo caleño, en configuración busetón y capaces de movilizar hasta 50 pasajeros, que han llegado desde China y fabricados por BYD, el mayor fabricante de vehículos eléctricos a nivel mundial.

Los buses han sido importados y su costo es asumido por el operador GIT Masivo, que pertenece al mismo grupo empresarial dueño del concesionario Somos en Bogotá, que también está preparando sus autobuses eléctricos para la operación zonal del sistema Transmilenio en Bogotá. De acuerdo con Oscar Javier Ortiz Cuéllar, presidente de Metro Cali esta flota representa el compromiso que tiene el Sistema MIO de seguir apostándole a una movilidad sostenible.

Los buses que llegaron al puerto, tienen características técnicas muy similares a los que se alistan en Bogotá, correspondientes al modelo BYD B93S01 de 9,3 metros de largo, un motor eléctrico de 200Kw de potencia, 2.300Nm de torque, una autonomía entre 270 y 320 Km que son más que suficientes para la operación caleña. Cuentan con frenos de disco en todas las ruedas, frenos ABS y repartidor de frenado según la necesidad de cada llanta EBD, sistema elevador para accesibilidad de las personas en condición de movilidad reducida y como elemento adicional para el confort de los usuarios del sistema MIO, aire acondicionado, indispensable en Cali., que se combina con los puertos USB para recarga de dispositivos y conexión WiFi a internet.

“Los buses vienen a aportar a nuestra ciudad, al medio ambiente y estamos muy orgullosos de saber que pronto estarán al servicio de nuestros usuarios”, indicó Gonzalo Cucalón, Subgerente de GIT Masivo. Cabe recordar que los buses cuentan con regeneración de frenos, permitiendo que con cada maniobra de detención, el vehículo recupere energía y contribuya a recargar las baterías. Estos acumuladores podrán recargarse completamente en cerca de 2 horas, en estaciones instaladas en los patios del operador.

Se espera hacer una rápida nacionalización de los vehículos, para una pronta incorporación a la flota de todo el sistema. La vida útil del sistema de baterías se estima en 16 años y junto con un teóricamente menor costo de mantenimiento, debe ayudar a que al final del ejercicio el costo total de propiedad sea menor o igual al de un vehículo diésel equivalente.

BUSSCAR SE PREPARA PARA ESTAR EN LAS LICITACIONES DE BUSES ZONALES

Redacción Colombiabus – Portal Movilidad

ALEJANDRO ROBLEDO, GERENTE COMERCIAL LO EXPLICA

La licitación de buses zonales de Transmilenio, donde se espera adjudicar 1295 vehículos está en curso y se espera que los interesados, entreguen sus propuestas a más tardar el próximo 25 de noviembre. En este nuevo proceso, se ha definido que las propuestas que estén estructuradas completamente con tecnología eléctrica recibirán un puntaje adicional en la evaluación al ser cero emisiones, así como concesiones de operación por un periodo de 15 años, más extensas que las propuestas de tecnologías basadas en gas natural o diésel que podrán operar por 10 años.

Busscar es uno de los grandes conocedores de los sistemas masivos en Colombia y Latinoamérica, en nuestro país ha estado presente en todas las ciudades con su versátil Urbanuss Pluss que ha evolucionado a lo largo de los años y es capaz de carrozarse en toda clase de plataformas: piso alto o piso bajo; suspensión convencional o neumática; motor central, delantero o trasero; propulsión diésel, a gas o eléctrico; padrón, articulado, o biarticulado; además de su modelo de busetón Optimuss para rutas que circulan por calles estrechas.

La marca se prepara para participar en las 6 unidades funcionales (patios) que se están ofertando en Bogotá y prepara sus modelos para unidades con capacidad de 80 pasajeros de 12 metros de largo y otro de 50 de 9,5 metros para esta licitación, pero con vistas de poder insertarlos en el resto de la región. “Cerca del 70% puede ser de eléctricos, ronda en 900 autobuses, y un remanente será de diésel y gas dependiendo de las empresas que se presenten” estima Alejandro Robledo, Gerente Comercial y de Exportaciones de Busscar de Colombia.

“Esta licitación le otorga diez puntos, de cien, a la tecnología nacional para incentivar a la industria. No es lo mismo construir un bus para América Latina que para otra parte del mundo, los importados no siempre funcionan. Hay que conocer perfectamente los requerimientos de las vías”, complementa.

Hay tres ejes fundamentales en torno a esto: El conocimiento de las vías (condiciones y radio de giro), las exigencias de las regulaciones y el cliente. La compañía trabaja de la mano con Yutong, BYD, Scania y Volvo para tecnología eléctrica en las dos primeras marcas, así como gas natural vehicular y diésel Euro 6 en las otras dos, respectivamente.

En este sentido, comenta: “Hay que saber cómo hacer el bus, dónde colocar las sillas, las protecciones para el conductor, cómo se manejan los equipos a bordo y demás. En este casi también depende de las zonas en las cuales se incorporarían, son muy diferentes” refuerza el ejecutivo.

Cabe recordar que al ser producto que recibe transformación sustancial en el país, partiendo de los chasises importados que son carrozados por Busscar en su planta de Pereira, los costos son muy balanceados y permiten integración con proveedores locales, dinamizando el aparato productivo y generando empleo.

“Hoy en día el 95% de los buses que ruedan en el país son fabricados en Colombia. Necesita una carrocería fuerte, garantizar que la vida útil alcance de 10 a 15 años y con una normatividad que cumpla con el control de flotas, pasajeros y seguridad que hace que cada día su construcción implique tecnología de avanzada”, menciona. Hay que tener en cuenta que en varias oportunidades se ha detectado que buses que no realizan ese ajuste para operar en las calles de las ciudades colombianas, llegan con una altura menor, así como ángulos de entrada y salida más bajos, lo que afecta el radio de giro y genera proclividad a golpearse con cada bache.

Finalmente reconoce que es importante trabajar con los fabricantes ante los nuevos retos que plantean los sistemas de las ciudades, como lo es permitir mayores alturas de chasises.

SE MUEVEN LAS OBRAS DE INFRAESTRUCTURA PARA MEJORAR EL MÍO DE CALI

Redacción Colombiabus – Metrocali

TRES OBRAS PARA LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA DE CALI

Una de las formas que permite más rápido contribuir a la recuperación económica de las ciudades, es la ejecución de obras de infraestructura por la cantidad de personas y materiales empleados en la construcción, que ayudan a dinamizar varios sectores de la producción de bienes y servicios. En la capital del Valle del Cauca, Metrocali, ente gestor del MIO, en la actualidad, se encuentra ejecutando tres importantes obras para la ciudad: Terminal de cabecera Aguablanca, Terminal intermedia Simón Bolívar y el corredor de la Troncal Oriental.

UNA TERMINAL PARA PARONES Y ARTICULADOS

La terminal de cabecera de Aguablanca se construye en la Carrera 28D entre Calle 96 y Transversal 103, oriente de la ciudad, tiene un avance de ejecución del 62%.  A la fecha, ya se concluyó con la instalación de la estructura metálica del edificio administrativo, el hall de circulación, el bicicletero y de la plataforma principal de abordaje.

Con respecto a la plataforma al muro abordador de la plataforma, esta presenta una ejecución del 90%. En cuanto a la pavimentación de vías externas (Transversal 103 y Carrera 28D entre Calle 96 y Transversal 103), su avance es del 70%, mientras que, las vías internas van en un 80%. El cerramiento perimetral de la terminal se encuentra en un 65%.

Esta terminal de cabecera contará con una plataforma principal de 250 metros de longitud, que atenderá buses articulados, padrones y complementarios. Se proyecta que cuando esté operativa, movilice alrededor de 50 mil pasajeros promedio día hábil.

UNA TERMINAL INTERMEDIA A BUEN RITMO DE EJECUCIÓN

La Terminal Intermedia Simón Bolívar tiene una longitud aproximada de 550 metros, de los cuales 350 de ellos corresponden a la infraestructura de la terminal, que a la fecha presenta un avance del 78%. En cuanto a las actividades desarrolladas se tiene un avance del 92% en la construcción del espacio público externo a la terminal, un 75% en la estructura del puente vehicular y un 88% de avance del puente peatonal.

En cuanto a la cimentación de las plataformas central, occidental y oriental esta se encuentra concluida. Por su parte, las edificaciones de la terminal referentes a la plataforma occidental, central, oriental y el edificio administrativo, avanzan en un 86%. La instalación de la cubierta para la plataforma occidental, incluido el edificio de administración, está finalizada y, la ciclorruta tiene un 87% de avance en su construcción. Esta terminal intermedia, deberá ayudar a atender la demanda cercana a la Autopista Simón Bolívar, sino además conectar la Troncal Oriental que también hace parte de las obras que esperan los caleños.

MEJORANDO LA CONECTIVIDAD DE NORTE A SUR

La Troncal Oriental en sus dos primeros tramos, ubicados en el separador central de la Autopista Simón Bolívar, adelanta el proceso de fresado (retiro de asfalto), para continuar con la excavación y la construcción de la vía nueva, por donde transitará el MIO. Este corredor le permitirá al sistema de transporte masivo de los caleños, mejorar la prestación del servicio en el Oriente, generando una conectividad Norte-Sur y Sur-Norte. En este momento, se están ejecutando los dos primeros tramos, que tienen entre ambos 12.9 kilómetros.

Esta obra tendrá corredores exclusivos para el MIO, y cada 500 metros aproximadamente estarán las estaciones de parada, con servicio de plataforma alta, es decir que el ascenso y descenso de los usuarios de los buses será por la puerta izquierda.

Esta obra contempla estaciones distintas a las que tiene el sistema actualmente, con un diseño pensado para el separador de la Calle 70 y la Avenida Simón Bolívar, así como vagones amigables con el medio ambiente en su implementación. Las paradas se denominan ‘parque estación’, porque se hará un tratamiento urbanístico y paisajístico para que los usuarios puedan acceder con facilidad a las estaciones del masivo.