CRÓNICA DE VIAJE – POR TURQUÍA EN BUS

Por Charlie Rodríguez

EL SERVICIO MÁS ALLÁ DE LOS VEHÍCULOS

Luego de nuestras experiencias viajando en bus por Europa y Estados Unidos, (donde el concepto del bajo costo y dar al usuario tan
sólo un asiento para movilizarse), emprendí una nueva aventura, en Marzo, antes que el mundo dejase de girar en el sentido correcto para llevarnos a un confinamiento sin fin.

Aprovechando nuestra estadía en Turquía y la visita al Busworld Turkey de 2020, decidí conocer la forma de moverse en bus, de los habitantes de este país mágico, mezcla de culturas, conocimientos y saberes, que se abre paso como puente entre el viejo continente, Asia y los países árabes. La ruta escogida fue la que conecta a Estambul con Nevşehir, la ciudad importante más cercana al poblado de Göreme, célebre por ser estar en medio de la famosa región de Capadocia, donde el vuelo en globo es una experiencia ineludible.

El terminal de transportes de Estambul no es el tradicional edificio que simula una central aeroportuaria. Es más una especie de centro comercial donde se ubican las taquillas de cada una de las empresas, en cuya trastienda se abordan los vehículos. Para este recorrido de 740 Km. decidí escoger a Kamil Koç, la empresa más famosa del país y que de paso, me genera más confianza, ya que la marca es hoy en día, propiedad del gigante Flixbus.


MUCHO POR MUY POCO

La atención en la taquilla es sumamente amable. El sólo hecho de descubrir que vengo de Colombia, pinta una sonrisa en el dependiente, quien en lugar de hacer la tradicional pregunta por Pablo Escobar, averigua por Falcao, jugador del Galatasaray de ese país. El tiquete cuesta 110 Liras Turcas (algo más de 50 mil pesos colombianos) y permite acceder a un autobús de lujo, con baño, refrigerio, atención a bordo, distribución de asientos 2-1 y entretenimiento individual provisto por Funtoro, características que llaman profundamente la atención. Luego de poner el equipaje en la bodega del vehículo, el despachador me
indica el asiento que debo ocupar y hasta pide una foto de recuerdo, para no olvidar al viajero de Colombia.

A primera vista, el vehículo que nos corresponde (un Mercedes-
Benz Tourismo, el best seller de ensamble local), no pareciera un autobús de nivel superior. Es un móvil que podría pasar desapercibido, como uno de los tantos buses de turismo que recorren los lugares representativos del país. Pero una vez en su interior, sorprende que se tengan tantos elementos de confort al servicio del pasajero, y sobre todo, la atención de Yunus, el sobrecargo que con religiosa puntualidad, nos sirve un vaso con agua fresca cada 3 horas de camino, además de ofrecernos galletas y snacks sin costo alguno.

SERVICIO, MÁS ALLÁ DEL DESTINO

El viaje inició a eso de las 9:30 de la mañana y se extendió hasta casi las 10 de la noche. Al momento de la parada a almorzar, me confundí con la información que me dio alguno de los pasajeros (la tripulación desafortundamente sólo hablaba en turco) y pensé que era sólo una pequeña detención de rutina. El resultado: me quedé sin comer. Muchas veces me habrán escuchado decir que el servicio den los buses es una tarea integral, en la que juegan tanto el “hardware” (buses, taquillas, infraestructura física, elementos de confort, etc.), como el “software” (factor humano, conductores, taquilleros, despachadores y servicio a bordo). De nada sirve tener el bus más lujoso del mundo, si quien te atiende lo hace de mala gana, la información no es clara y eres visto como un molesto elemento a movilizar. De hecho, algunos pilotos aéreos de
carga, solían decir que tenían el mejor trabajo del mundo, porque las cajas no se quejaban. El caso vivido en Turquía fue el ejemplo perfecto en el que el servicio trapasa las barreras y la vocación por hacer un trabajo sobresaliente están dentro de los valores de la compañía.

A eso de las 6 de la tarde, me “di maña” para preguntarle a Yunus (el auxiliar de bordo) por la próxima parada a comer, utilizando el traductor instalado en mi celular. A ello, me contestó que ya no habría más detenciones, y se fue. Al cabo de unos minutos regresó a mi puesto con un arsenal de paquetes de galletas y frituras. No sé como, pero el joven se compadeció de mi y trató de calmar mi hambre con lo que encontró abordo. Pero la amabilidad de Yunus no terminó ahí.

A eso de las 10 pm llegamos al terminal de buses de Nevsehir. El frio arreciaba y con el, mi desubicación llegaba a su punto máximo. Aún debía llegar a Goreme y de ahí, al hotel que había reservado para pasar la noche previa a mi vuelo en globo. Al bajar del autobús, Yunus, quien sabía de mis planes de viaje, me indicó que lo siguiera. Con algo de esa desconfianza innata que tenemos los latinos serranos, lo acompañé a las afueras de la terminal.

Tomamos un autobús urbano atestado de personas. Era una buseta Mitsubishi, con asientos de plástico, muy al estilo de Pereira o Armenia, con decenas de pasajeros de pie, muchas de ellas muchachas musulmanas cubiertas hasta el pelo. Para mi sorpresa, mi nuevo amigo pagó mi pasaje y me invitó a sentarme mientras conversábamos sobre su vida gracias a Google Translator. Al final del recorrido me llevó hasta una parada de taxis, donde podría tomar mi transporte hasta mi destino final.

Al día siguiente, en punto de las 6 de la mañana, un transporte me estaría recogiendo en el hotel para llevarme a volar en globo. Una experiencia nada económica ( 150 Euros por un vuelo de hora y media), pero absolutamente fantástica; casi 100 globos se elevan cada mañana en
Goreme llevando a los turistas a vivir la emocionante aventura del vuelo aeroestático. Casi tan emocionante como haber llegado al centro de Turquía en bus, sintiendo la calidez de su gente y el excelente servicio de Kamil Koç.

CASI UN SIGLO DE HISTORIA

Kâmil Koç Otobüsleri Anonim Şirketi es una empresa de autobuses fundada por Kâmil Koç , quien inició el transporte de mercancías en 1923, y luego empezaría a transportar pasajeros en Bursa, en 1926 . Aunque los primeros recorridos realizados eran pequeñas rutas interurbanas, con los años aumentarían su rango de acción para llegar a todos los rincones de la meseta de Anatolia.

Con más de cuatro mil empleados y más de quinientos vehículos, Kamil Koç viaja actualmente a cerca de de 250 destinos, moviendo un promedio de 35 mil pasajeros al día. Aunque los Tourismo de Mercedes son el modelo más popular en la flotilla de la empresa, también cuentan en su nómina con vehículos Neoplan, Setra y el modelo Travego de Mercedes- Benz, para los servicios más lujosos y empresariales.

En parte, el crecimiento de Kâmil Koç y de las demás empresas de transporte terrestre en Turquía, es producto de la excelente infraestructura vial, que a través de una red de autopistas conecta los principales centros urbanos del país, como por ejemplo Ankara, capital del país y escala a mitad de recorrido entre nuestros puntos de origen y destino.

Destaca en nuestro viaje el profesionalismo y disciplina del conductor, quien opera su vehículo (de transmisión manual curiosamente) con mucha suavidad y respeto por los usuarios. Como es tradicional en los viajes en bus en otras latitudes, el bus realiza paradas frecuentes que mejoran la rentabilidad, pero obviamente, aumentan el tiempo de viaje.

Deja un comentario