TRANSMILENIO – OPERANDO EN LA NUEVA NORMALIDAD

Por Charlie Rodríguez

El sistema de transporte masivo en autobús más grande del mundo ha tenido que afrontar uno de los retos más importantes de sus historia. Siendo la columna vertebral de la movilidad en Bogotá, TransMIlenio ha debido adaptarse a funcionar en una nueva normalidad donde la protección de la salud de sus trabajadores y usuarios es la prioridad principal.

Bogotá está entrando en una etapa de nueva normalidad, y aunque el peligro del COVID- 19 sigue latente, debemos aprender a convivir
con él de manera segura. En este sentido, la corresponsabilidad y autocuidado son fundamentales para hacer del Sistema un espacio seguro, donde TransMilenio y usuarios deben poner de su parte.

Desde el inicio de la pandemia, hacia marzo de 2020, uno de los más grandes interrogantes de la sociedad capitalina estaba concentrado en la posibilidad de que el sistema de transporte se convirtiera en un foco de dispersión de la enfermedad. Por ello, una de las primeras medidas tomadas por la alcaldía de la ciudad capital, fue la de limitar la capacidad del sistema por debajo del 35% de su aforo. Sin embargo, desde el levantamiento del aislamiento preventivo obligatorio decretado por el gobierno nacional, TransMilenio ha debido adaptarse a la necesidad de los ciudadanos de continuar con su dinámica familiar, laboral y académica.

MEDIDAS CONCRETAS

En la actualidad, el sistema está operando con el 100% de su flota disponible, tanto en el componente Troncal (2.236 buses y 787 alimentadores) como en el Zonal (6.277 buses). En una ardua tarea realizada por los operadores de los diferentes componentes de movilidad, la flota es desinfectada a fondo antes de iniciar cada día de labores. Desde el mes de marzo se han realizado 595.812 procesos de lavado y desinfección en buses troncales y 688.541 en buses zonales. Pero no sólo los buses hacen parte de las tareas de limpieza: Las estaciones también son desinfectadas a diario. En total, se han realizado 858 procesos de lavado diurno con cierre de estación y 759 nocturnos fuera de horario de servicio.

Además de la limpieza física de los buses y estaciones, la generación de conciencia entre los usuarios para desarrollar la cultura del auto cuidado, ha sido uno de los estandartes del avance del sistema hacia la operación
biosegura. TransMilenio cuenta con un equipo de atención en vía compuesto por cerca de 600 personas, enfocado en difundir las buenas prácticas dentro del sistema y consejos de autocuidado para prevenir el
posible contagio de la Covid-19.

La protección de los usuarios también ha estado en la agenda biosegura de TM. Se ha realizado la entrega de 203.700 tapabocas de forma gratuita a los usuarios en portales y estaciones, se han repartido 60 galones de gel antibacterial en alianzas de responsabilidad social; se
instalaron 1.181 vallas tipo concierto para regular el acceso a los portales y estaciones con mayor afluencia de usuarios y además se han instalado elementos de señalización en el suelo para demarcar la ubicación de los usuarios al interior de las estaciones.

El equipo se encarga además de hacer regulación de filas para ingresar a buses y estaciones, orientando a los usuarios a utilizar tanto los 33 lavamanos portátiles disponibles en portales y estaciones, como los 134 lavamanos fijos de los baños de las estaciones para uso gratuito, donde a la fecha se han realizado 4.466.700 lavados de manos.

TAMBIÉN EN EL COMPONENTE ZONAL

El Sistema cuenta con 7.477 paraderos zonales y 3.500 puntos de acceso al componente troncal, razón por la cual la colaboración de los usuarios es fundamental, pues, por la complejidad y envergadura del Sistema, es imposible tener personal en cada uno de estos puntos verificando las
buenas prácticas.

Es evidente que con la nueva normalidad más personas saldrán a la calle e incrementará el número de usuarios del TransMilenio y el SITP, sin embargo, hasta el momento no se ha alcanzado el 50% de ocupación. Si bien puede que algunos buses y estaciones presenten mayor ocupación
que otros, es importante recordar que no es una representación general de Sistema, sino casos particulares, donde, por medio del monitoreo, el Ente Gestor trabaja constantemente para identificar los puntos específicos de congestión en rutas y horarios determinados, para diseñar
estrategias que contrarresten el posible sobrecupo.

Cabe recordar que más de 33.000 funcionarios y colaboradores trabajan todos los días para que el Sistema opere de la mejor manera posible y, con la colaboración y auto regulación de los usuarios, hacer de TransMilenio un espacio bioseguro.

Deja un comentario