CORTE CONSTITUCIONAL PONE EN JAQUE CÁMARAS DE FOTOMULTAS

Redacción Colombiabus

ADIOS A CONFUSIÓN DE CIUDADANOS Y ENTES DE TRÁNSITO

Redacción Colombiabus

Por muchos años las cámaras de fotomultas han sido un elemento que genera polémica, enfado y confusión entre los usuarios de las vías tanto urbanas como nacionales y las inspecciones de tránsito por los argumentos empleados para justificar la instalación de los dispositivos para captar la «evidencia».

La discusión venía presentándose desde junio con un primer pronunciamiento desde el mes de junio, cuando la Corte Constitucional permitió a los libertad a los entes de tránsito la actualización de las cámaras. Sin embargo el organismo jurídico dejó en firme sentencia 038 de 2020, que ordena a todos los institutos y secretarías de tránsito a nivel nacional, detener el uso de las cámaras y otros dispositivos a manera de «cazafantasmas» sin hacer la respectiva individualización y reconocimiento facial del conductor a quien se quiera sancionar con el comparendo.

Foto: El Tiempo

La Ley 769 de 2002 que soporta el Código Nacional de Tránsito, en su artículo 129 indica que debe hacerse la debida individualización de la persona. Así las cosas, si la secretaría de tránsito no puede hacer el proceso de reconocimiento facial, sin no hay plena identificación del conductor o propietario, no podrá realizarse el fotocomparendo. De ese modo se termina parte de la persecución a los automovilistas, y un medio intimidatorio que muchas veces ha sido utilizado para sancionar a personas que nunca han conducido un automotor, peor aún, ni siquiera tenían licencia de conducción.

Los magistrados de la corte, con una amplia votación negaron la nulidad de la sentencia, inhabilitando de un plumazo las cámaras, toda vez que ninguna cuenta con la tecnología para hacer el reconocimiento. Incluso en países desarrollados tampoco existen los mecanismos para aplicar las sanciones.

Los transportadores podrán liberarse de esa presión que generaba el «infractor solidario» estaba en contra del debido proceso, puesto que quien no había participado en la maniobra de contravención ni fue testigo, podía ser indagado dejando al automovilista en una clara indefensión. Finalmente, los ciudadanos que hayan sido sancionados con un comparendo sin la respectiva individualización y sin el debido proceso podrán impugnar las multas recibidas.

Deja un comentario