SPRINTER 25 AÑOS DEL PIONERO DE SU CLASE

Por: William Marroquín.

Más de 4 millones de unidades vendidas en tres generaciones en alrededor de 140 países, construida en 6 plantas con miras a surtir la demanda mundial, cerca de 50 modelos base que permiten obtener casi 1.700 versiones para quien necesita un utilitario ligero de gran capacidad y economía con las características de tecnología y seguridad, propios de un vehículo que lleve la estrella de las tres puntas como emblema. Es un abrebocas de lo que ha sido el Sprinter de Mercedes-Benz, que significa mucho más que el primer vehículo comercial de la marca en tener un nombre y no una combinación de letras con números al designarlo; una leyenda viva que tras 25 años, sigue acumulando récords.

NACE UNA ESTRELLA

Daimler debía desarrollar un vehículo que continuara ese legado de calidad, economía y seguridad orientado a un utilitario ligero, cuyo concepto original venía desde 1955 con el L319 y continuó con el T1 en 1977. Llegada la década de los noventa, no sólo se buscaba desarrollar un sucesor de la famosa van de los setentas: se quería contar con un vehículo productivo ligero, que respondiera a los desafíos logísticos que en ese entonces se vislumbraban. Internamente conocida como T1N, contaba con carrocería más aerodinámica, bajo consumo de combustible, frenos de disco en todas las ruedas, ABS con diferencial automático de frenado ABD, tres variantes de distancia entre ejes, pesos brutos desde 3.200Kg hasta 5.000Kg, múltiples opciones de configuración, manejo propio de un automóvil, 4 motorizaciones iniciales entre Diésel y gasolina, además de acuerdos con transformadores certificados y especialistas en carrocerías, para aumentar sus posibilidades.

En Colombia la vimos llegar desde finales de 1998, aprovechando el cambio de representación de la marca, que pasaba de un distribuidor a ser asumida directamente por la fábrica, con soporte de la casa matriz de Stuttgart y con una mayor agresividad en los segmentos de vehículos comerciales. Buscando continuar con la tipología de las “Aerovans”, dominado hasta el momento por las camionetas de origen estadounidense de transmisión automática, pero con características de comportamiento propias de Norteamérica. Importada con origen argentino, inicialmente tuvo el motor OM602 de 5 cilindros en línea, 2.9 litros y 129HP con inyección directa, llegó en dos versiones para nuestro mercado de pasajeros: una como chasis que sirvió de plataforma para los carroceros boyacenses Tecnicar y AGA que desarrollaron minibuses so bre ella, además de la esperada versión van de 19 pasajeros, con su carrocería de origen.

El planteamiento del Sprinter en pasajeros, sería aún más apreciado por los transportadores con la llegada a principios del nuevo milenio de las versiones 313CDI y 413CDI, con la diferencia importante del crecimiento en la distancia entre ejes, alcanzando los 3.550mm y 4.025mm respectivamente; compartiendo la misma mecánica con tracción trasera, transmisión manual de 5 marchas y destacándose el propulsor diésel OM611LA de 4 cilindros, primero con alimentación common-rail de alta presión en estrenarse en automóviles de pasajeros que rápidamente hizo tránsito al Sprinter. Con 2.151cc de desplazamiento, entregaba los mismos 129HP con un consumo todavía menor, gracias al sistema de alimentación y una amplia zona de torque entre 1.600 y 2.400 vueltas.

El programa de estabilidad electrónica ESP, ofrecido a partir de 2002, incrementó notablemente sus características de seguridad activa. Su adaptabilidad y la necesidad de mayor economía en ciertas rutas de peajes costosos, llevaron a ofrecer una versión 313 Colombia, con llanta trasera sencilla y una capacidad de pasajeros ligeramente menor, sin sacrificar distancia entre ejes. El carácter de utilitario liviano global del Sprinter, se reforzó al ensamblarse en Japón (llamado Transporter TN1), Vietnam, Estados Unidos (con escudos y parrillas tanto de Freightliner como Dodge) e Irán.

UNA SEGUNDA GENERACIÓN

Se habían vendido en el mundo cerca de 1.7 millones de Sprinter entre 1995 y 2006. Para reforzar las múltiples posibilidades de configuración, se creó el portal de los carroceros con toda la información necesaria buscando atender las solicitudes de los clientes. Bajo la denominación NCV3, llegó la nueva serie que mereció ser premiada como la van profesional del año en Europa, aunque tardó un poco en llegar a los mercados latinoamericanos que siguieron recibiendo la Sprinter de primera generación por unos años más.

El nuevo Sprinter introdujo varias innovaciones: puerta corrediza del compartimento de carga extra ancha, el techo aún más alto y cuatro opciones de longitudes (5.245, 5.910, 6.945 y 7.345mm) junto con el incremento de las distancias entre ejes: 3.250, 3.665 y 4.325mm. Un tren motriz optimizado que recibió nuevos motores y transmisión manual de 6 marchas; el motor OM651 no cambiaba en desplazamiento, pero llegaba con mayor y mejor respuesta gracias a su turbocargador de doble etapa, permitiéndole entregar hasta 148HP. En seguridad activa mejoró el equipamiento, de manera que al ABS se le agregaban el control de tracción ASR, el servofreno de emergencia BAS, el reparto electrónico de frenado EBV y control de estabilidad ESP adaptativo.

Se continuó produciendo en Alemania, se ensambló también en Argelia, China y Rusia (que siguió construyendo la primera generación llamada Sprinter Classic), mientras que en las instalaciones en Argentina era fabricada con destino a más de 50 países, aunque tuvieron que esperar hasta 2012 para disfrutarla en su propio mercado, lo mismo que los integrantes de Mercosur (Uruguay, Brasil y Paraguay) y Colombia.

De la segunda generación, Colombia recibió la versión de pasajeros corta de 3.665mm de distancia entre ejes que no tuvo tanta difusión y se conoció como Combi en otros mercados. En nuestro país se llamó 415CDI, y tenía capacidad de hasta 15 personas, mientras que la más larga y apetecida 515CDI se denominaba en otras naciones como Minibus, y permitía llevar hasta 19 ocupantes mas conductor. Ofrecían mayor amplitud interior, gracias al rediseño de los portapaquetes, además del aire acondicionado Konvekta KL20 de techo, con un atractivo diseño aerodinámico. También se ofreció la 415CDI SUSI (Super Single), con la longitud de la 515, pero con llanta trasera sencilla para las cada vez más costosas rutas de peaje colombianas.

COLOMBIA ESPERA LA TERCERA GENERACIÓN

2018 marcó la llegada mundial de la nueva Sprinter y su tercera generación, donde la conectividad es la gran estrella. Con una inversión de 2.500 millones de euros, es desarrollada completamente por Mercedes-Benz Vans, buscando presentar la primera solución integral a la medida, orientada a una gama mayor de industrias y necesidades de transporte ligero.

Con nuevos servicios de conectividad, versiones eléctricas y soluciones que mejoran el espacio interior, es un vehículo que quiere mantenerse como la referencia en seguridad, diversidad e integración con sistemas de administración de flota para lograr que los negocios sean cada vez más eficientes. Un producto disponible con tracción delantera, trasera o en las cuatro ruedas

La tercera generación de Sprinter combina un diseño progresivo con características de comodidad y seguridad que normalmente sólo se encuentran en los automóviles de pasajeros. Los servicios de Mercedes PRO connect y el sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience) crean nuevas posibilidades para la gestión tanto de compañías con grandes flotas como en empresas más pequeñas. La gama de variantes sigue siendo impresionante: se pueden ensamblar más de 1.700 versiones diferentes a partir de las posibles combinaciones de carrocerías, chasis, tipos de tracción, tonelajes y equipamiento.

Pronto llegarán buenas noticias al portafolio de Mercedes-Benz vans en Colombia y Automotores la Floresta, distribuidor autorizado de Daimler en Bogotá y el Eje Cafetero, estará esperando a los transportadores que quieran reencontrarse con la serie Sprinter para pasajeros, y seguir trabajando con el líder del segmento

Deja un comentario