CAIO PRESENTA MÁS SOLUCIONES ANTICOVID PARA LOS AUTOBUSES

Redacción Colombiabus – Caio Induscar

MÁS PROTECCIÓN ANTIVIRAL EN LOS AUTOBUSES

El fabricante paulista de autobuses Caio a través de su equipo de Innovación y Productos Especiales de Caio – OniPlus, reafirma su compromiso de presentar soluciones que satisfagan las necesidades del mercado y los usuarios, especialmente en este momento donde la seguridad es la respuesta.

Desde el inicio de la pandemia, la empresa ha puesto a disposición de sus clientes, elementos de bioseguridad, en el programa denominado Caio Protect. «Este conjunto de soluciones incluye a los fabricantes de autobuses Caio y Busscar, marcas comprometidas en hacer que la movilidad colectiva, tanto urbana como en carretera, sea más segura y confiable ”, manifiesta el Director Comercial del Grupo, Paulo Ruas.

Apoyabrazos, sillones, pasamanos y materiales encapsulados en PVC, reciben un aditivo durante el proceso de fabricación, que les brinda a ellos la propiedad antiviral, sin cambiar el diseño, apariencia (textura), durabilidad, limpieza y mantenimiento. de estos elementos.

Los materiales fueron sometidos a pruebas con virus de la misma familia que Sars-CoV-2, con un genoma de ARN perteneciente a la familia Coronaviridae, en las que se cuantificaron las actividades virales en muestras con y sin el aditivo antiviral. El informe resultante de las pruebas realizadas de acuerdo con la norma ISO 21702: 2019, prueba la reducción del 99,9% de partículas virales en los materiales producidos con el aditivo antiviral.

Caio Protect fue concebido a partir de estudios realizados desde el inicio de la pandemia, con un enfoque en el desarrollo de materiales y soluciones técnicas que cubran la nueva necesidad global. El conjunto de soluciones Caio Protect ya pone a disposición del mercado los siguientes elementos de bioseguridad.

Tejidos Antivirales para las zonas donde pueda haber contacto con los usuarios; kit de protección de la cabina del conductor, para separar al operador de los pasajeros; señalética de asientos y en pasillo; indicador de temperatura para realizar el tamizaje sin contacto; desinfectante de manos con activación automática y purificador de aire con plasma fotoeléctrico para eliminar agentes nocivos al interior de las cabinas, hacen parte de la oferta del constructor brasilero para garantizar confianza a los usuarios y transportadores, tanto en los modelos Caio urbanos y minibuses, como en los Busscar de carretera.

SOLARIS INICIARÁ PRUEBAS CON SUS BUSES DE HIDRÓGENO EN PARÍS

Redacción Colombiabus – Solaris Bus & Coach

PARÍS ESPERA CAMBIAR A FLOTA CERO EMISIONES EN 2025

Durante las próximas semanas, el autobús Urbino 12 hidrógeno se probará en las calles de París, conjuntamente con el operador Grupo RATP. Este último firmó en 2019 un contrato de arrendamiento y pruebas de los autobuses, que estarán en operación regular por las rutas parisinas durante varias semanas para evaluar la capacidad en tráfico diario.

El autobús de hidrógeno Urbino 12 es un vehículo de tecnología extremadamente avanzada que utiliza un conjunto de combustible células con una potencia de 70 kW para generar energía. El hidrógeno suministrado a las pilas de combustible se convierte en electricidad, que, a su vez, alimenta directamente la línea motriz del autobús, que consta de un eje con motores. El autobús también está equipado con una batería Solaris High Power que actúa como energía eléctrica adicional.

El hidrógeno se almacena en el techo en cinco tanques de última generación disponibles en el mercado. Los únicos productos de la reacción química que se produce en la pila de combustible son el calor y el vapor. El vehículo no genera ninguna sustancia nociva y gracias a su avanzada tecnología, los autobuses de hidrógeno Urbino 12 son capaces de combinar los vehículos con propulsores convencionales en su rango.

Desde su estreno en junio del año pasado, Solaris ha recibido órdenes por su Urbino 12 hidrógeno en Países Bajos, Alemania e Italia sumando cerca de 60 autobuses. RATP Group es la compañía aérea francesa más grande que atiende a millones de pasajeros diariamente en París. Es importante destacar que el operador ha decidido transformar por completo su flota de 4.700 buses a tecnologías de bajas emisiones para 2025.

REACTIVACIÓN: OPERANDO EN LA NUEVA NORMALIDAD.

Por: Charlie Rodríguez.

La noticia de la reactivación del transporte de pasajeros por carretera desde el pasado septiembre primero, movió el sentir de los empresarios entre dos extremos que plantean nuevos retos para las compañías legalmente establecidas en el país, ya que la forma de viajar cambio y las condiciones de prestación del servicio difícilmente volverán a ser las mismas que antes del inicio de la pandemia.

Por un lado, era absolutamente necesario terminar con el aislamiento decretado desde marzo para el Gobierno Nacional. Los cinco meses detención obligatoria las compañías agotar hasta el último recurso disponible en sus cuentas para mantenerse activas, suspender y prescindir de miles de empleados, prorrogar los plazos de los créditos de las unidades y entrar en cesación de pagos con proveedores. Un mes más sin recibir ingresos hubiese significado la quiebra total del sector.

Pero no solo la gerencia de las compañías tiene que verse a gatas para mantenerse en pie. Los pequeños empresarios y propietarios de vehículos quienes afilian sus unidades en las compañías de transporte, también sufrieron lo indecible al perder sus principales fuentes de ingreso, teniendo que recurrir a los ahorros depositados en los fondos de reposición para poder pelear en parte su delicada situación económica, proceso complejo y que en algunas oportunidades, tomo a las empresas administradoras de los recursos, fuera de base y sin liquidez. A pesar de los múltiples anuncios en medios, el Gobierno Nacional brilló por su ausencia y la que usó los supuestos recursos destinados por este a través del Bancoldex, no pasa ser más que una difusa ilusión entre los miles de requisitos y trabas que la banca de primer piso impuso a los transportadores.

EMPEZAR DE CEROS

Arrancar de nuevo no es una tarea fácil en medio de la escasez de recursos latente. Volver a activar una flota de buses requiere de amplias inversiones en contratación de personal, compra de pólizas de seguros, pago de arriendo de oficinas y sucursales y en fin toda una logística que con las arcas vacías enfrenta a los empresarios a un total incertidumbre. A pesar que los viajeros ya puede moverse sin restricciones la demanda disminuye al menos un 70%, debido al temor del contagio la tele la actividad limitada del sector turístico y a las tarifas que es que han debido de ser duplicadas, debido a la eliminación del aforo de los buses al 50% por parte de las autoridades competentes. Los costos fijos de la operación del transporte como lo son salarios, peaje, combustibles, repuestos, insumos y tasas de uso en los terminales siguen costando exactamente lo mismo; una realidad en la cual solo se puede llenar la mitad del bus, no hace viable la operación si se mantienen las tarifas anteriores.

Sin embargo, y a pesar de que en la mayoría de los corredores las compañías han respetado las tarifas, compitiendo con valores agregados como compra en línea, precios diferenciados para grupos familiares o certificaciones de bioseguridad, no faltan las empresas que se quedan sin argumentos de cada cliente y lo único que pueden ofrecer es un tiquete barato que difícilmente cubre Los costos de operación y pone en riesgo su propia sostenibilidad.

De otro lado, la nueva normalidad presenta no es dificultades tanto para las empresas como para los inversionistas: la disminución de la demanda hará que inevitablemente comiencen a sobrar buses. Ya hay compañías que incluso han notificado a sus afiliados qué es posible que sus vehículos entran en operación hasta diciembre de 2020, pues en medio de la reducción de los viajes, «no hay cama pa tanta gente».

LA DIFÍCIL SITUACIÓN DEL TRANSPORTE ESPECIAL

Si bien el transporte especial empresarial ha mantenido una limitada dinámica durante la pandemia (dada la necesidad de los empresarios de mantener alejados a sus empleados del transporte público para evitar contagios), la reactivación de este renglón de la movilización de pasajeros será la última en dinamizarse, más ahora que el teletrabajo y las actividades no presenciales están a la orden del día.

De acuerdo a las alcaldías locales de las principales ciudades del país, los colegios públicos abrirán sus puertas solo de manera gradual durante lo que resta del 2020, y el envío o no de niños a las instituciones educativas será voluntad de los padres. En el caso de Bogotá, por ejemplo, el aforo a los colegios estaría limitado al 35% de su capacidad, situación que se verá reflejada en la demanda de transporte.

De acuerdo con Lupoani Sánchez Celemín, Presidente de ACOLTES, una de las principales gremios que reúne los transportadores del servicio especialr, escolar y de turismo, de los 100,000 vehículos con que cuenta la tipología, al menos 76,000 se encuentran detenidos. «Las pérdidas del sector ascienden a los $228.000 millones» afirmó Sánchez.

Al igual que como sucedió con el transporte intermunicipal, en especial también vio pasar de largo los recursos supuestamente destinados para recuperación del sector. Según algunos empresarios, la cantidad de requisitos y garantías solicitadas por los bancos para acceder al crédito, era imposible del reunir para sus compañías que habían dejado de percibir ingreso alguno. En palabra en las instituciones financieras los transportadores son sujetos de «alto riesgo financiero».

LA APUESTA DEL TURISMO

En 2019, el número de visitantes no residentes que llegaron al país fue de 4.515.932, un crecimiento del 2.7% con respecto al 2018. También fueron positivas las cifras en ocupación hotelera, que alcanzó el 57.8% en ingresos nominales de la agencia de viajes, hubo un incremento del 3.7% y los ingresos los hoteles aumentaron el 10.6%.

Sin embargo, la crisis ha golpeado el mundo ha dejado pérdidas históricas. Según el informe «El turismo y la covid-19», elaborado por la Organización Mundial del Turismo (OMT), las llegadas de turistas internacionales que alcanzaron los 1.500 millones en 2019 (alrededor de otros 9.000 millones de personas viajaron dentro de sus países) podría bajar este año del 58% al 78%.

Viajar por Colombia es una de las mejores herramientas para contribuir a que cientos de familias recuperen sus ingresos y empleo. Promover que se haga con responsabilidad y cumplimiento con todos los protocolos de bioseguridad es fundamental.

Por otro lado, en los últimos días se han lanzado de cascadas campaña para incentivar el turismo seguro y responsable. Una de ellas es la liderada por COTELCO, ACODRÉS y ACOLTES entre otras organizaciones, que se reunieron para enviar un mensaje bajo el lema #TeEstamosEsperando, dónde reiteran que están preparados para recibir a sus visitantes manera segura. Es una alegría total para el transporte turístico la reactivación económica del país. «Después de más de 5 meses sin poder trabajar, queremos decirle a todos los visitantes, colombianos y extranjeros, que aquí hay una modalidad dispuesta a transportarlos por toda Colombia. (…) La invitación es a que viajen por las carreteras de Colombia, que vivan y disfruten este país tan hermoso, al qué se le conoce por tierra», afirmó Lupoani Sánchez.

EN 2040 HABRÁN EN EL MUNDO CERCA DE 1.3 MILLONES DE BUSES ELÉCTRICOS

Redacción Colombiabus – Arthur D Little Global

PARA 2025 SE ESTIMA QUE RUEDEN CERCA DE 650 MIL E-BUSES

Buenas perspectivas para el futuro de los buses eléctricos a nivel mundial, aunque Latinoamérica puede estar fuera de la tendencia. Según un informe de la consultora Arthur D. Little, para el año 2040, la flota mundial de autobuses propulsados por tecnologías eléctricas debería comprender 1,3 millones de unidades, lo que equivale al 50% de todos los autobuses en circulación. El estudio también indica que para 2025, deberían rodar cerca de 650 mil autobuses de ese tipo.

El trabajo se basa en la tasa de crecimiento del sector y también tiene en cuenta las inversiones anunciadas por gobiernos y fabricantes. El informe también muestra que a pesar de ser un avance tecnológico y ecológico, esta flota de autobuses eléctricos por sí sola no podrá hacer que el mundo cumpla con los objetivos del acuerdo de París de reducir la contaminación para 2030.

Una vez más América Latina debe quedar atrás. En Brasil, por ejemplo, la industria sigue presionando para que se posponga el plazo para el intercambio de tecnología diesel menos contaminante, pasando del estándar Euro V actual al Euro VI. El cambio de norma está planeado inicialmente para 2023, pero puede ocurrir después de eso dependiendo de la articulación de los fabricantes de autobuses con los transportadores que compran los vehículos. El más destacado de la región ha sido Chile, que ha contratado la adjudicación de 776 buses eléctricos en el sistema RED de Santiago.

China es considerada el mayor tenedor de la flota de buses eléctricos, con el 99% de los colectivos que circulan en el mundo, con 421 mil de 425 mil buses eléctricos. Mientras que India da pasos importantes para la electromovilidad con un plan de gobierno de 10.000 e-buses. Chile planea aumentar su número de autobuses eléctricos de aproximadamente 400 en 2019 a 2000 en 2022. Además, Chile tiene una meta nacional de transporte público 100% eléctrico para 2050 y Moscú, abandonará de autobuses diésel después de 2021 e incorporará entre 600 y 800 autobuses eléctricos al año.

Paris planea comprar más de 800 autobuses eléctricos en los próximos años. Colombia espera contar con más de 550 buses eléctricos, donde ya se adjudicaron para el componente zonal de Transmilenio en Bogotá, los 379 iniciales. En Suecia, en noviembre de 2019, Volvo anunció un pedido récord de 157 autobuses eléctricos de Transdev para prestar servicio en Gotemburgo. Mientras que Estados Unidos tiene la meta de fabricar el 33% de todos los autobuses de tránsito eléctricos para 2045.