TRANSMILENIO GANA PLEITO CONTRA ANGELCOM POR TARJETAS DE RECAUDO

ANGELCOM TENDRÁ QUE PAGAR LOS COSTOS JUDICIALES

Redacción Colombiabus

TransMilenio acaba de ser notificada de un millonario fallo arbitral que le va a ahorrar a la empresa cerca de 14.000 millones de pesos. El resultado tiene que ver con un pleito que venía desde la administración de Gustavo Petro por el uso de las tarjetas de TransMilenio, que cambió por un decreto expedido durante su periodo como alcalde y con la entrada en funcionamiento de la Fase III del sistema en 2012, cuando apareció por primera vez la tarjeta de recaudo TuLlave.

El tema no ha generado muchos comentarios tras la tormenta desatada por el proyecto del cambio de los colores a los autobuses eléctricos, que costaría cerca de 5.000 millones de pesos. La historia del pleito entre Transmilenio y Angelcom, viene desde 2014, cabe recordar que la segunda compañía era la encargada de las tarjetas y el recaudo del sistema durante la operación de las fases I y II con las recordadas Tarjetas Capital y las Tarjetas Monedero.

Cuando se hizo efectivo el cobro de horas «pico y valle» durante la administración Petro, Angelcom destinó más recursos para generar plásticos adicionales para preveer el aumento de la demanda, por la mayor cantidad de personas que se sentirían motivadas a utilizar el sistema durante las horas «valle» con el precio diferencial. La compañía manifiesta que invirtió cerca de $10.000 millones, que a la fecha se estiman en $14.000 millones, correspondientes al valor esperado de indemnización.

Sin embargo, el laudo arbitral acaba de fallar a favor de TransMilenio al advertir que en el contrato con Angelcom estaba claro que esa firma debía asumir los riegos de la operación, entre los que se señala el ingreso de otros actores y el cambio de tarjetas. Así las cosas, no encontraron fundamento jurídico que diera pie a la suma que Angelcom estaba reclamando. Además, acogió todos los argumentos presentados por a defensa de TransMilenio, representado por el abogado Juan Camilo Neira.

No es la primera vez que Angelcom aparece ante los estrados judiciales por temas relacionados con las tarjetas. Existe todavía un pleito pendiente en los tribunales contenciosos en los que Angelcom demandó la adjudicación de la Fase III. Y en 2015, la Superintendencia de Industria y Comercio le había formulado pliego de cargos por presunta obstrucción del proceso de integración de los medios de recaudo y pago de las tres fases del sistema Transmilenio.

¿UN SISTEMA ZONAL TODAVÍA MÁS COLORIDO?

Redacción Colombiabus

UN CAMBIO QUE SE VENÍA ESTUDIANDO HACE VARIOS MESES

Aunque hasta hace pocos días estalló la polémica por la propuesta de cambiar el color a los autobuses de Transmilenio, el hecho de la inversión estimada en $5.000 millones a cargo de la administración distrital para cambiar el color de los autobuses eléctricos que se espera inicien dentro de pocas semanas su operación en el componente zonal.

Los colores zonales fueron definidos en 2010 cuando se estructuró el proyecto del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). Desde diversos movimientos políticos se recordó que los buses que van a ser pintados fueron adquiridos en la administración de Enrique Peñalosa y como son zonales, deben quedarse de color azul. Además advierten que el costo del cambio de pintura, lo asumirá Enel-Codensa.

Aunque la intención viene desde febrero, cuando El Distrito le envió una carta a los operadores, planteándoles la posibilidad de cambiar el color de los buses, según su estándar de emisión. Obviamente la propuesta se entregó en unas condiciones muy diferentes, antes de la declaratoria de la pandemia, desde el principio los propietarios de los buses estuvieron en desacuerdo y ratificándolo con la nueva realidad económica, en un año donde el índice de validaciones del sistema cayó drásticamente debido a las medidas de distanciamiento social, el teletrabajo y el aumento de los desplazamientos en vehículos particulares, motos y bicicletas.

El proyecto, que implica cambiar el color de los autobuses por amarillo para los que cuenten con tecnologías diésel y gas, además del verde fluorescente para los eléctricos, ha generado revuelo en los operadores y desconcierto entre los ciudadanos que han expresado su desacuerdo a través de otros medios, por los traumatismos que podrían generarse.

Empezando por cambiar la identidad de un sistema que cumplió 20 años, que sería un costo por encima de lo económico. Además contando las estimaciones de los operadores, que calculan que pintar completamente un autobús, puede costar cerca de $30 millones. Para no hablar del¿ los trámites para obtener la autorización del cambio de color, retirar temporalmente los buses de la operación para el proceso de pintado y además la disponibilidad de los técnicos de mantenimiento de cada empresa que tendrían que volcarse en esa tarea o conseguir personal adicional. Si toda la flota tuviera que hacer el cambio, el gasto sería superior a los $64.000 millones, lo que equivale a 10 días de recaudo en condiciones normales, antes de pandemia cuando el sistema funcionaba a plena capacidad.

169 OBSERVACIONES RESPONDIÓ TRANSMILENIO EN LICITACIÓN DE BUSES ZONALES

Redacción Colombiabus

¿SERÁ UNA LICITACIÓN CREADA SÓLO PARA BUSES ELÉCTRICOS?

Uno de los proyectos más importantes para la industria del autobús en Colombia, es el resultado de la licitación para provisión y operación de la flota de buses zonales del sistema Transmilenio de Bogotá, que tiene como objetivo adjudicar seis (6) contratos de concesión para 6 unidades funcionales (patios) que pueden llegar hasta 15 años para las tecnologías eléctricas y 10 años para otros tipos.

Cabe recordar que la publicación de los pliegos licitatorios tuvo lugar en julio de 2020 y septiembre fue un mes clave, pues tuvo lugar la audiencia pública a cargo de Transmilenio para aclarar inquietudes respecto a las condiciones requeridas para participar y la fijación de riesgos, donde se define quien debe asumirlos. De esa audiencia y las diferentes objeciones presentadas por los postulantes, se llegó a la conclusión de aplazar por 12 días el proceso y reajustar el cronograma, que en este momento tiene prevista para el 1 de diciembre, la audiencia pública de adjudicación de la flota.

Foto: Oscar Flórez

Durante la audiencia, representantes de BYD, Yutong, Engie, Transdev, Allison Transmission, Voith, Transfondo, Brigard & Urrutia Abogados, Sunwin, Zhongtong Bus, Codensa, Engie, Celsia, EVBox, Fiduoccidente y otras compañías junto con sus bufetes de abogados, presentaron sus objeciones y solicitudes de aclaraciones a Transmilenio. De ellas se ha entregado un primer que responde a 169 requerimientos formulados por los postulantes, que ha sido publicado en la plataforma SECOPII del portal Colombia Compra Eficiente.

Entre algunas respuestas de carácter técnico a las observaciones, se encuentra la negativa de Transmilenio a modificar el anexo de condiciones para que los busetones tengan la obligatoriedad de equipar transmisiones automáticas con retardadores, en aras de mejorar la seguridad, que había sido formulada tanto por Voith como por Allison Transmission. Se despejaron dudas respecto a la incorporación de los sensores de peso, que serán exigidos únicamente para los buses orientados a prestar servicios de alimentación.

También Transmilenio ha atendido las peticiones respecto a uno de los puntos más complicados como es los documentos, permisos y certificaciones relacionadas con los lotes donde deberán ubicarse los diferentes autobuses, aunque aún no está claro el panorama respecto a la consecución de los mismos. Ajustó lo relacionado con algunos riesgos de tasa de cambio, entre otros requerimientos.

El último plazo para solicitarle a Transmilenio aclaraciones, vence el 13 de octubre y en 19 del mismo mes, deberán entregarse las respuestas a las objeciones finales, en un cronograma donde la presentación de la propuesta definitiva deberá entregarse el próximo 10 de noviembre y la audiencia de adjudicación que se celebrará el 1 de diciembre.

Todas las respuestas de Transmilenio a las inquietudes presentadas por los postulantes, se encuentran en este documento que puede ser consultado y descargado:

SE INCENDIA BUS EN EL TÚNEL DEL SUMAPAZ DURANTE LA OPERACIÓN RETORNO


Una delicada situación se vivió en la tarde del pasado lunes durante el regreso de los viajeros a la capital del país, luego de la semana de receso y el puente festivo del día de la raza, debido al incendio de un vehículo de la empresa Cootransfusa en el túnel del Guillermo León Valencia, que conecta al municipio de Melgar en el Tolima con el interior. El vehículo de placas THV577, un Hino FC9J con carrocería Laser Splendor, se encontraba identificado con el número interno 8077.

El vehículo tipo busetón habría presentado una falla eléctrica que fue advertida kilómetros antes de la conflagración por algunos de los pasajeros del automotor; sin embargo el conductor habría continuado la marcha hasta iniciarse el fuego en la parte delantera del vehículo.

Por fortuna los 24 pasajeros abordo del vehículo lograron evacuar el autobús con afectaciones menores por el humo concentrado dentro de la estructura, mientras que los demás vehículos que se encontraban dentro del túnel no fueron alcanzados por las llamas, que fueron sofocadas con algo de dificultad en el acceso, por el cuerpo de bomberos adscrito al concesionario Vía 40 Express.

Debido al suceso, el paso por este punto de la carretera que comunica a Bogotá con Girardot tuvo que ser cerrado. Se habilitó en contraflujo el recorrido antiguo que bordea el río Sumapaz, y pasa por el punto denominado «Naríz del Diablo».