540 EMPRESAS EN RIESGO DE LIQUIDACIÓN: ANDI

Redacción Colombiabus

LAS TARIFAS TENDRÁN ALZAS IMPORTANTES TRAS LA PANDEMIA

Las cosas en vez de mejorar, parecen empeorar día tras día y el anuncio de la semana anterior con la circular expedida conjuntamente entre los Ministerios de Transporte e Interior, donde habilitaba tanto a gobernadores como a alcaldes para atender las solicitudes de las empresas de transporte para para permitir que los municipios abran paso a las rutas, las situación parece más confusa, dadas las complicaciones y poner de acuerdo a varios mandatarios cuyas ciudades son origen, tránsito o destino final de los corredores.

Según la Cámara de Transporte de Pasajeros de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), la situación se agrava por que no hay una fecha clara de reactivación y cerca de 540 empresas estarían en riesgo de liquidación. Adicionalmente, el anuncio de la semana anterior no cambia en nada la situación, porque el sector requiere la reapertura completa. “Es muy complicado poner de acuerdo a los más de 1.200 alcaldes del país para mover un bus de un sitio a otro”, manifiesta Hernando Tatis, Director Ejecutivo de la organización gremial.

Foto: William Marroquín

Marino Quintero de ASOTRANS, una de las organizaciones gremiales del transporte de pasajeros más antigua, también se refiere a la necesidad de una apertura amplia del sector, que no sólo ayude a la recuperación económica, sino a combatir el aumento rampante de la piratería. También es un consenso de los dirigentes el aumento de las tarifas de los tiquetes cuando se confirme la reactivación, en parte por la ocupación reducida a la que se han visto obligados los empresarios del transporte en cada autobús, que no puede superar el 50% de su capacidad, además de los sobrecostos en la adopción de las medidas de bioseguridad.

Aunque el transporte intermunicipal formal ha tenido que incrementar las tarifas, los piratas están operando en muchos trayectos con precios exageradamente altos. Se conocen casos donde han llegado a ofrecer $120.000 por un viaje entre Bogotá e Ibagué, cuando antes de la pandemia podía llegar a los $30.000. «Por ejemplo, una ruta en transporte ilegal en la ruta Bogotá Villavicencio se está pagando en 150.000 pesos, cuando eso no pasa de 25.000 en transporte legal. Hemos detectado casos entre Medellín y la Costa Caribe de 750.000 pesos, cuando el incremento en el servicio formal no es más de 50%» recalca Hernando Tatis.

De otra parte, lo recursos de los programas de ayuda del Gobierno Nacional, como el cupo especial de crédito Transporte Responde de Bancóldex, no han surtido el efecto, debido a las exigencias de los bancos de primer piso, pese al respaldo para acceder a crédito del Fondo Nacional de Garantías, que puede llegar hasta el 90% del saldo capital insoluto en caso de siniestrarse la obligación. Esto le permite al intermediario financiero reducir el valor de su provisión contra su ingreso y en teoría, debería mitigar el riesgo de crédito (pérdida económica derivada por el impago de la obligación). “La recuperación va a ser muy difícil y de aquí a diciembre más de la mitad de las empresas entrarían en cesación de pagos y derecho a la quiebra” finaliza Marino Quintero de ASOTRANS.