HEMOBÚS DE URUGUAY: PORQUE LA VIDA VALE

William Marroquín – Fotos: Pablo Chagas

UN PROYECTO ÚNICO EN SU TIPO SALVA VIDAS EN URUGUAY

El límite es el cielo y siempre nos hemos referido a la gran capacidad de los diseñadores para construir «buses a la carta», vehículos pensados para operar como aulas móviles, consultorios, almacenes y todas las aplicaciones que un cliente desee, donde ingenieros y diseñadores ponen a prueba toda su capacidad para construir vehículos funcionales y que pueden llegar a donde otros ni siquiera se atreven a intentarlo.

Una de las aplicaciones donde los vehículos especiales demuestran más su versatilidad, es cuando se construyen para operar como consultorios y hospitales móviles, como el caso del Hemobús, un autobús que opera en Uruguay que fue resultado de un deseo de mucho tiempo de la Fundación Hemovida y el Hemocentro de Maldonado, en el país del este de sudamérica.

Los directivos de la Fundación Hemovida y el Hemocentro de Maldonado, se dieron cuenta que era más fácil ir a buscar a los donantes que esperar a que ellos llegaran a los centros de salud, por eso empezaron a buscar la forma de contar con un vehículo que les permitiera esa facilidad de desplazarse y prestar el servicio de toma de muestras de sangre en cualquier población.

UNIENDO FUERZAS

El hemocentro naturalmente es rodante, pero para permitir que los donantes disfruten de un amplio espacio y con la calidad de atención, para quienes no podían acudir a los lugares para toma de muestras. Para completar los 350.000 dólares que costó la fabricación del autobús, La Fundación Hemovida lideró el proyecto en representación de la comunidad, haciendo aporte de sus propios recursos que sumados a las donaciones, cenas solidarias y carreras deportivas organizadas para recaudar fondos pemitieron la apropiación de recursos para encargar un autobús único en su tipo.

Un chasís Volvo B420R, de los mismos que ruedan en Colombia en configuración 6X2 permite el balance entre desempeño, economía y seguridad para que los médicos, pacientes y equipos se transporten con máximo confort. Cuenta con el motor Volvo D11C Euro 5, de 10.8 litros de desplazamiento que entrega 420HP y 1989Nm de torque, que se entregan a las ruedas a través de la transmisión automatizada I-Shift que hace muy cómoda la operación del autobús doble piso, con todo los sistemas de seguridad activa de Volvo ofrecidos en Latinoamérica.

Para tener el máximo espacio y confort se confió a Marcopolo la carrocería, construida en su planta de Caxias do Sul, cuyo interior fue armado por los especialistas de Noronha Pinturas en Brasil, según las especificaciones del equipo de Hemocentro.

MÁXIMO ESPACIO PARA TRABAJAR

Foto: Gastón Britos

El diseño ha tenido en el recorrido de los donantes desde que abordan hasta que dejan el autobús: en el primer piso, cuenta con sala de espera, seis sillones donde los médicos toman las muestras de sangre de los pacientes, además de un sitio para la recuperación tras el procedimento de recolección de sangre; mientras que en el nivel superior se ubican dos consultorios.

También está equipado con tres heladeras para conservar las donaciones, siete equipos de aire acondicionado, pantallas ambientales de entretenimiento, sistema de audio múltiple, iluminación interior en LED, además del cableado y conexiones a red para garantizar la transmisión de datos. Todo este equipo permite el trabajo con máximo confort de los dos conductores que operan el vehículo, un médico, cuatro profesionales especialistas en hemoterapia y personal administrativo.

El autobús rueda por las carreteras uruguayas durante cuatro días a la semana, en los que puede recolectar en una jornada diaria cerca de 80 donaciones de personas entre los 18 y 65 años de edad. A través de las redes sociales se publica la programación para conocer las provincias que recorrerá y las poblaciones donde se recibirán a los donantes. Asimismo se aprovecha el tiempo de los pacientes para que reciban conocimientos sobre seguridad vial, toda vez que los accidentes de tránsito son una de los principales eventos donde se requieren transfusiones sanguíneas. Un proyecto único en el mundo, que está siendo monitoreado por la Organización Panamericana de la Salud, para extender su aplicación en otros países de Latinoamérica.

Deja un comentario